Una segunda revolución: 30 años de derechos de los niños y las niñas y la agenda pendiente

preview

Prólogo

La Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, adoptada hace 30 años, ha contribuido a una transformación de proporciones históricas. En casi todos los indicadores, la calidad de vida de los niños y las niñas es por lo general mucho mejor hoy que hace 30 años. Hoy reciben vacunas, se alimentan de manera sana, viven en condiciones seguras y van a la escuela centenares de millones de niños y niñas más que entonces. Las leyes y las políticas reconocen los derechos de la infancia de un modo sin precedentes.

Pero no es momento de celebraciones. En los barrios marginados, las zonas de conflicto, los centros de inmigrantes y las aldeas remotas hay millones de niños y niñas cuyas vidas no han mejorado. Tienen hambre, están enfermos y no tienen acceso a la educación. Muchos sufren violencia, abusos, explotación o descuido. A menudo esto se debe a la discriminación de la que son objeto por su raza, casta o religión, identidad de género (especialmente hacia las niñas), orientación sexual o por tener alguna discapacidad. Son los niños y las niñas que se han dejado atrás. Su situación supone un incumplimiento grave de las promesas que se hicieron a los niños y las niñas en 1989.

La Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas es el tratado más ampliamente ratificado de la historia. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) han sido acordados por todos los gobiernos. La Convención y los ODS van de la mano.
No podremos alcanzar los ODS sin hacer realidad los derechos de todos los niños y niñas y viceversa.

El presente informe apela a los Estados para que cumplan sus compromisos con un vigor, una urgencia y una imaginación renovados para que todos los niños y niñas puedan crecer sanos, con acceso a la educación, protegidos de la violencia y con la libertad de elegir cómo quieren vivir sus vidas.

Pero esta tarea no la pueden lograr solo los Estados. Nosotros, como las seis principales ONG internacionales dedicadas a la infancia en todo el mundo, creemos que nuestra aportación es importante.

Estamos comprometidos a colaborar con otros para desarrollar soluciones prácticas que garanticen los derechos de los niños y las niñas y para mantener los principios de la CDN. Por nuestra parte, nosotros nos esforzaremos por mejorar nuestra propia rendición de cuentas ante los niños y las niñas y por apoyarles para que influyan sobre las decisiones que moldean sus vidas. También trabajaremos con otros para supervisar los avances y defender los derechos de los niños y las niñas.

Actuemos por el interés superior de los niños y las niñas. Es hora de cumplir lo prometido.

Anne-Birgitte Albrectsen, Plan International
Meg Gardinier, ChildFund Alliance
Norbert Meder, SOS Children’s Villages International
Delphine Moralis, Terre des Hommes International Federation
Andrew Morley, World Vision International
Helle Thorning-Schmidt, Save the Children International