World

Una crisis dentro de una crisis: Agravamiento de las necesidades de salud mental ante la COVID-19

Hoy, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja publicó un nuevo informe en el cual se detalla un aumento en el sufrimiento psicológico provocado por la pandemia de COVID-19 y se ponen de relieve las acciones esenciales para responder a lo que podría calificarse como una crisis dentro de otra crisis.

El nuevo informe sobre la importancia de la salud mental y el apoyo psicosocial ante la COVID-19 ('The greatest need was to be listened to: The importance of adapting mental health and psychosocial support during COVID-19'), elaborado por especialistas en salud mental de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, reúne perspectivas y recomendaciones que parten de la experiencia de los últimos seis meses, a fin de ayudar a otros profesionales, Gobiernos y organizaciones comunitarias a responder a las necesidades crecientes en este ámbito.

Subraya la importancia de brindar atención a personas cuya salud mental se ve afectada, sus comunidades y la sociedad en su conjunto.

Agravamiento de las necesidades de salud mental existentes en comunidades afectadas por conflictos

La pandemia ha generado necesidades de salud mental y apoyo psicosocial históricas, para víctimas del virus, sus familiares, el personal de salud y otros actores que intervienen en la respuesta al brote, así como para el público en general. Esta situación ha agravado el sufrimiento psicológico que padecen miles de personas.

Las restricciones impuestas por el confinamiento, la falta de interacción social y la profundización de las dificultades económicas inciden en la salud mental y el acceso a la atención de las personas.

El aumento de la angustia en comunidades en todo el mundo se ha puesto de relieve en una encuesta realizada por la consultora Ipsos para el CICR en siete países. Algunos de los resultados principales:

  • el 51% de los adultos perciben que la COVID-19 afectó de manera negativa su salud mental;
  • cerca de dos tercios de los encuestados en siete países coincidieron en que cuidar tanto de su salud mental como de su salud física se ha vuelto más importante ahora que antes de la crisis de la COVID-19; y
  • casi tres de cuatro personas consideran que el personal de primera línea y los equipos de respuesta tienen más necesidades de apoyo en salud mental que la población promedio.

Desde el inicio de la pandemia, se ha elevado la demanda al CICR por parte de trabajadores de la primera línea en todo el mundo que necesitan apoyo: personal médico, voluntarios, docentes, trabajadores sociales, encargados de recoger cadáveres, dirigentes comunitarios y muchas otras personas que siguen luchando para atender a los demás.

Las dificultades asociadas con sus funciones intensifican sus propias preocupaciones y necesidades individuales y sociales. Se debe prestar apoyo en favor de la salud mental y el bienestar de estas personas, a fin de que puedan continuar atendiendo a otras de manera idónea.

Debemos invertir en atención de salud mental

El apoyo en salud mental debe estar integrado en la primera respuesta a emergencias humanitarias, incluida una pandemia, como componente esencial en sistemas de respuesta de emergencia nacional e internacional. Los Estados y las partes interesadas clave deben destinar esfuerzos a apoyar los sistemas sanitarios por medio de financiamiento, dotación de personal, instalaciones, equipos de protección personal y la integración de la salud mental y el apoyo psicosocial en las estrategias sanitarias nacionales para que las necesidades en la materia se satisfagan de manera idónea y sin demoras.

Más información sobre salud mental y apoyo psicosocial:

En una palabra
La pandemia mundial puede aumentar los niveles de estrés de manera exponencial