World + 1 more

Reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: “La agricultura resulta esencial para lograr una paz y seguridad duraderas”, afirma la FAO

El Sr. QU Dongyu, Director General de la Organización, señala que los conflictos siguen siendo la principal causa del hambre en el mundo

Nueva York – El Sr. QU Dongyu, jefe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), pidió hoy una mayor financiación para la agricultura a fin de garantizar la disponibilidad de alimentos y el acceso a ellos en situaciones de crisis, tras señalar que los conflictos “siguen siendo el factor individual que más contribuye al hambre”.

“Mi mensaje hoy es más pertinente que antes: la agricultura es una de las claves para lograr una paz y una seguridad duraderas”, aseguró el Sr. QU Dongyu, Director General de la FAO, en un debate del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebrado en Nueva York y titulado “Mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales: conflictos y seguridad alimentaria”.

A pesar de su importancia esencial, el Sr. QU señaló que solo el 8 % de la financiación total destinada al sector de la seguridad alimentaria humanitaria se asignaba a la agricultura. Entretanto, se corre el riesgo de que la guerra en Ucrania provoque un aumento del ya creciente número de personas amenazadas por la inseguridad alimentaria en el mundo.

El número de personas aquejadas de inseguridad alimentaria aguda aumentó hasta alcanzar casi los 193 millones en 2021, 40 millones más que en 2020, y está previsto que aumente todavía más este año, según el Informe mundial sobre las crisis alimentarias. El Afganistán, Somalia, Sudán del Sur y el Yemen ya están en peligro de sufrir una hambruna.

El último aumento es el resultado de varios factores, en particular la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) y la crisis climática.

Sin embargo, los conflictos continúan siendo el factor individual que más contribuye al hambre en el mundo. Entre 2018 y 2021, el número de personas en situación de crisis en países donde el conflicto era la principal causa de la inseguridad alimentaria aguda se incrementó un 88 %, es decir, algo más de 139 millones de personas, afirmó el Sr. QU.

La guerra entre la Federación de Rusia y Ucrania, dos de los principales proveedores mundiales de trigo y aceite de girasol, ha perturbado las exportaciones y la logística y ha afectado gravemente a la disponibilidad de alimentos. Además, el incremento de los precios de la energía y los fertilizantes está poniendo en riesgo la próxima cosecha mundial. Según las hipótesis más recientes de la FAO, el conflicto podría causar un incremento de la subalimentación crónica en 18,8 millones de personas adicionales para 2023.

El papel de la FAO

En 2021, la FAO prestó ayuda a más de 30 millones de personas en todo el mundo mediante programas de fomento de la resiliencia y asistencia agrícola de emergencia. En el Afganistán, por ejemplo, la FAO proporcionó a 3 millones de personas paquetes de cultivo de trigo que cuestan solo 160 USD cada uno y satisfacen las necesidades de cereales básicos de una familia de siete miembros durante un año entero. En Etiopía, a pesar de las dificultades de acceso, las semillas y el material de plantación proporcionados por asociados de la FAO y el Grupo de Agricultura permitió a los agricultores locales producir 900 000 toneladas de alimentos, es decir, cinco veces más que la ayuda humanitaria y los suministros de alimentos comerciales que entraron en la región.

Sin embargo, siguen existiendo desafíos graves

Para evitar la aceleración de las tendencias de la inseguridad alimentaria aguda en los próximos meses y años, el Sr. QU destacó la importancia de aumentar la producción de alimentos a nivel nacional proporcionando efectivo e insumos esenciales para el cultivo de cereales y hortalizas, así como de proteger al ganado con tratamientos, vacunas, piensos y agua.

“Las cadenas de suministro agroalimentario y las cadenas de valor deben fortalecerse con la participación de los sectores público y privado en apoyo de los pequeños agricultores y los hogares”, declaró.

El Sr. QU también pidió a la comunidad internacional que asignara nuevos recursos para sostener la producción agrícola en contextos complicados e invirtiera más en innovación y nuevas tecnologías, especialmente en la gestión de los recursos hídricos, así como en sistemas más transparentes de información sobre los mercados.

“Los Miembros necesitan con urgencia transformar sus sistemas agroalimentarios a fin de hacerlos más eficientes, más inclusivos, más resilientes y más sostenibles, con miras a lograr una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor sin dejar a nadie atrás”, señaló el Sr. QU.

La reunión en Nueva York fue presidida por el Sr. Antony Blinken, Secretario de Estado de los Estados Unidos de América (que ocupan actualmente la presidencia rotatoria del Consejo de Seguridad), y en ella participaron también el Sr. António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, y el Sr. David Beasley, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos.

Contactos

Nicholas Rigillo
Oficina de Prensa, FAO
Nicholas.Rigillo@fao.org

Oficina de Prensa, FAO
(+39) 06 570 53625
FAO-Newsroom@fao.org