Presidente del BID Insta a Eliminar Violencia Contra la Mujer en el Día Internacional de la Mujer

Report
from Inter-American Development Bank
Published on 08 Mar 2013 View Original

El lema del Día Internacional de la Mujer de este año es muy motivador: “Una promesa es una promesa: momento de pasar a la acción para acabar con la violencia contra las mujeres”. Este mensaje hace eco de la urgente necesidad de eliminar este mal a nivel mundial, a la vez que impulsa las iniciativas que promueven una vida sin maltrato a las mujeres de América Latina y el Caribe.

En la región, la última década ha sido testigo de importantes avances en igualdad de género. Las mujeres permanecen durante más tiempo en la escuela que los hombres y ya representan más de la mitad de los estudiantes universitarios. Su representación política y participación en los mercados de trabajo también alcanzan niveles históricos; sus mayores ingresos laborales contribuyeron en un 30 por ciento a la reducción de la pobreza.

Estos datos alentadores, sin embargo, contrastan con las altas tasas de violencia de género que aún asolan a los países de la región. La violencia contra las mujeres tiene graves consecuencias más allá de las terribles secuelas físicas y psicológicas que inflige a sus víctimas. Su repercusión trasciende a familias, comunidades y al estado de nuestras economías. Las víctimas son menos productivas y generan menos ingresos, y la cantidad de recursos públicos destinados a la prevención, detección y servicios de atención es significativa.

El BID fue la primera institución multilateral en abordar el problema de la violencia de género en América Latina y el Caribe. En la actualidad, el Banco apoya dos pilares importantes de la respuesta de la región a este tema. Por un lado, apoyamos intervenciones integrales y multisectoriales que combinan servicios de calidad para las víctimas, con actividades que brindan nuevas oportunidades económicas a las mujeres y las informan de sus derechos. Para lograrlo, estamos financiando la creación de “ventanillas únicas” que facilitan su acceso a servicios integrales en un solo lugar. Son centros como Ciudad Mujer en El Salvador, que además ayudan a que las mujeres alcancen la independencia económica necesaria para tener una oportunidad real de poner fin a la violencia en sus vidas. Por otro lado, el BID apoya programas de prevención a nivel comunitario para cambiar patrones y comportamientos que reduzcan la violencia contra la mujer.

Además de estas inversiones, el BID tiene una política que promueve la igualdad de género y elimina riesgos asociados a este tema en todas sus operaciones. En 2011 y 2012, el Banco invirtió más de $56 millones para promover la igualdad de género, incorporó el tema en más de 50 operaciones de préstamo, y capacitó a más de 2000 miembros del personal del BID y agencias ejecutoras en sectores como agua y saneamiento en áreas rurales, transporte público, promoción de las exportaciones, y acceso a financiamiento para negocios creados por mujeres.

Esta visión transversal de la igualdad de género en todas las operaciones del BID, sumada a los proyectos centrados específicamente a trabajar los temas de violencia contra la mujer, son muestra del compromiso del Banco con los países de la región, para convertir a la violencia contra las mujeres en un flagelo del pasado.