World + 71 more

Plan Global de Respuesta Humanitaria: COVID-19 (abril - diciembre) - Actualización del GHRP al mes de mayo

Format
Appeal
Source
Posted
Originally published

Attachments

Prólogo del Coordinador del Socorro de EmergenciaPrólogo del Coordinador del Socorro de Emergencia

La pandemia de COVID-19 nos está perjudicando a todos. Pero los efectos más devastadores y desestabilizadores se sentirán en los países más pobres del mundo.

Nos enfrentamos a la mayor desaceleración económica de la que se tenga memoria. El sistema humanitario se está preparando para un drástico aumento de los conflictos, la inseguridad alimentaria y la pobreza a medida que las economías se contraen y desaparecen los ingresos por exportaciones, las remesas y el turismo.
Los confinamientos y la recesión económica pueden significar una pandemia de hambre para millones de personas.

Ahora que los países con sistemas de salud débiles intentan combatir el virus, podemos esperar un aumento del sarampión, la malaria, el cólera y otras enfermedades a medida que se suspendan las vacunaciones, los sistemas de salud sucumban bajo la presión y se interrumpan los suministros médicos.

Si no apoyamos a los países más pobres en su lucha contra la pandemia, estamos dejando que el virus se propague sin control y vuelva a circular por el mundo.
Nadie quiere que eso suceda. Ni tampoco que se produzca un colapso económico y una inestabilidad en los países frágiles y pobres.

Redunda en interés de todos reunirnos para dar una respuesta urgente y coordinada a esta pandemia en los entornos más frágiles del mundo. El Plan Global de Respuesta Humanitaria COVID-19 es el principal vehículo de recaudación de fondos de la comunidad internacional para hacerlo. Esta actualización del Plan se basa en amplias consultas en los países y refleja las necesidades en tiempo real. Reúne los llamamientos de la OMS y de otros organismos humanitarios de las Naciones Unidas. Las organizaciones no gubernamentales y los consorcios de ONG, que a menudo son los que están en la primera línea de la respuesta, han sido decisivos para ayudar a dar forma al plan y pueden acceder a la financiación a través de éste.

Los confinamientos, los toques de queda y las restricciones a la circulación del personal y la carga, que forman parte de la estrategia para frenar la transmisión del virus, están afectando a las operaciones humanitarias.
Pero a pesar de estos obstáculos, los recursos se están desplazando rápidamente sobre el terreno y tienen un impacto inmediato. El Plan Global de Respuesta Humanitaria ha apoyado la habilitación de instalaciones para el lavado de manos en lugares vulnerables como los campamentos de refugiados; la distribución de guantes, mascarillas quirúrgicas, respiradores N95, batas y gafas protectoras para ayudar a los países vulnerables a responder a la pandemia; y la creación de nuevos centros de transporte desde los que se puedan transportar los suministros por vía aérea.

El Plan da prioridad a las necesidades de los más vulnerables, entre ellos las personas de edad avanzada, las personas con discapacidad y las mujeres y niñas. Dado que la pandemia ya ha aumentado los niveles existentes de discriminación, desigualdad y violencia de género, el Plan incluye medidas específicas para garantizar que se aborden las vulnerabilidades de esos grupos. Este plan también incluye programas que responden al rápido crecimiento previsto de la inseguridad alimentaria.

Todo lo que se ha logrado hasta ahora sólo ha sido posible gracias a la generosa financiación que han aportado los donantes. Los avances sólo podrán continuar si se dispone de fondos adicionales.

Al reunirnos para combatir este virus, insto a los gobiernos ricos a que su respuesta sea proporcional a la magnitud del problema que enfrentamos.

Pido a los gobiernos ricos que tomen dos medidas. En primer lugar, que prometan su apoyo a este plan global de respuesta humanitaria para la COVID-19. Requiere 6.700 millones de dólares. En segundo lugar, que continúen apoyando los planes de respuesta humanitaria existentes.
Si se desvían fondos de estas operaciones para abordar la crisis de COVID-19, las consecuencias podrían ser graves y potencialmente mortales para quienes ya corren un mayor riesgo en los contextos humanitarios. Esta pandemia no se parece a nada que hayamos enfrentado en nuestra vida. Esto no es algo rutinario. Se necesitan medidas extraordinarias.

De un vistazo

REQUERIMIENTOS (US$) $ 6.710 M
FONDOS RECIBIDOS (US$) $ 923 M
PAÍSES 63

Alcance de los objetivos, países incluidos

Desde la publicación del Plan Global de Respuesta Humanitaria (GHRP), el 25 de marzo de 2020, la pandemia de COVID-19 se ha extendido a los 54 países con crisis humanitarias en curso a diferentes escalas, velocidades y niveles de gravedad. Sobre la base de su vulnerabilidad y capacidad de respuesta, se incluyeron en esta actualización otros nueve países y Djibouti, como parte del Plan Regional de Respuesta para los Migrantes del Cuerno de África y el Yemen, con lo que el número de países abarcados por este plan asciende a 63.

Las necesidades financieras totales han aumentado de 2.000 millones de dólares a 6.710 millones de dólares. Este importante aumento se debe a la rápida evolución de las necesidades humanitarias, la inclusión de países adicionales, el aumento del costo de los suministros esenciales de salud y de otro tipo, y el transporte aéreo y marítimo.
Hasta la fecha (5 de mayo), se han recibido 923 millones de dólares, y se ha comunicado que se han recibido otros 608 millones de dólares aparte del GHRP, con lo que el total recibido para la respuesta humanitaria a la COVID-19 asciende a unos 1.500 millones de dólares. Las necesidades del GHRP se dirigen a las personas más vulnerables y constituyen una pequeña parte de los 90.000 millones de dólares que se necesitan en total para apoyar al 10 por ciento de las poblaciones más pobres afectadas por la pandemia en todo el mundo.

Las necesidades adicionales para la respuesta de emergencia relacionada con la COVID-19 agravan el ya importante déficit de financiación de los planes de respuesta humanitaria a nivel mundial. En el momento de redactar el presente informe, sólo se había recibido el 13 por ciento de los fondos solicitados en el Panorama Humanitario Global (GHO). Este déficit es dramático, ya que las necesidades humanitarias existentes antes del brote han empeorado, en particular debido al deterioro de la situación de la seguridad alimentaria, las interrupciones de la cadena de suministro y el conflicto en curso. En particular, el número de personas en situación de inseguridad alimentaria aguda podría casi duplicarse, pasando de 135 millones en 2019 a 265 millones debido al impacto económico de COVID-19.

En diciembre de 2019, las Naciones Unidas proyectaron una necesidad de 28.800 millones de dólares en el GHO para su respuesta a las necesidades humanitarias en 2020.
Estableciendo un paralelismo con la crisis mundial de 2008-2009, cuando las necesidades humanitarias aumentaron en un 54 por ciento, todos los indicios apuntan a que las necesidades humanitarias aumentarán considerablemente a finales de 2020 debido a los efectos secundarios de la COVID-19.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs
To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.