World + 24 more

Panoramas alimentarios futuros: Reimaginando la agricultura en América Latina y el Caribe

Format
Analysis
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Por Michael Morris, Ashwini Rekha Sebastian y Viviana Maria Eugenia Perego Con la participación de John Nash, Eugenio Díaz-Bonilla, Valeria Piñeiro, David Laborde, Timothy S. Thomas, Pradeep Prabhala, Joaquín Arias, Carmine Paolo De Salvo y Miriam Centurión

Introducción: la agricultura y los sistemas alimentarios de América Latina y el Caribe requieren atención

La agricultura y los sistemas alimentarios de la región de América Latina y el Caribe (ALC) se encuentran en una encrucijada. La menor visibilidad de la agricultura y la ganadería a ojos de los responsables de la formulación de políticas públicas en una región como ésta, en rápido proceso de urbanización, ha contribuido a la percepción de que la importancia de la agricultura ha disminuido, y que la atención puede sin perjuicio desplazarse a otras prioridades.

Esta percepción es errónea: el papel que desempeña la agricultura no ha perdido relevancia. Por el contrario, las contribuciones de la agricultura y los sistemas alimentarios son vitales para un conjunto diverso de objetivos de desarrollo, incluidos el crecimiento, la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria y nutricional, y la resiliencia al clima. Tal como pone de relieve este informe, las fuerzas que configuran la evolución de la agricultura y los sistemas alimentarios de ALC están creando interesantes oportunidades para promover cambios transformacionales, cuyos efectos se sentirán en múltiples niveles: nacional, regional y global.

Lo que sucede en la agricultura y los sistemas alimentarios de ALC no solo tiene importancia en la región, sino también en todo el mundo. La agricultura y los sistemas alimentarios de la región son el origen de dos importantes bienes públicos globales. En primer lugar, ALC es la primera región del mundo en términos de exportaciones netas de alimentos, y sus exportaciones agrícolas ayudan a estabilizar el abastecimiento de alimentos y a reducir la volatilidad de los precios internacionales de los alimentos, aportando beneficios a los consumidores de todo el mundo. A comienzos de 2020, la pandemia del coronavirus (COVID-19) desencadenó una crisis humanitaria y económica sin precedentes que amenazó la vida y los medios de subsistencia en todo el mundo. Debido a la crisis, más de 250 millones de personas de todo el mundo estuvieron en riesgo de padecer hambre aguda en los siguientes doce meses, incluidos cientos de millones de habitantes de ALC que quedaron sumidos en la pobreza y sufrieron consecuencias económicas devastadoras. Las alteraciones en el abastecimiento global de alimentos asociadas a la pandemia del COVID-19 pusieron de relieve la importancia de la región de ALC como exportadora principal de alimentos, y señalaron nuevas oportunidades para fomentar una mayor cooperación económica intrarregional en términos de producción, comercio y tecnología. En segundo lugar, ALC es una importante proveedora mundial de servicios ecosistémicos. La Cuenca del Amazonas, los bosques de América Central y otros biomas de la Región Andina y el Cono Sur albergan grandes reservas de biodiversidad, capturan grandes cantidades de carbono y realizan funciones reguladoras de la atmósfera, que afectan a los patrones climáticos de todo el mundo. ALC seguirá produciendo estos dos bienes públicos globales solamente si la agricultura y los sistemas alimentarios de la región evolucionan de manera que se eviten las amenazas y se capitalicen las oportunidades. Si las complejas disyuntivas entre el crecimiento de la economía, la reducción de la pobreza, la alimentación de la población, la mejora de la nutrición, la protección de la salud humana y la preservación de los recursos naturales no se gestionan con éxito en ALC, el coste para la humanidad será extremadamente elevado.

1.1 Objetivos del informe

El propósito de este informe es mejorar la comprensión de las oportunidades transformacionales ofrecidas por la agricultura y los sistemas alimentarios de ALC con el fin de contribuir al crecimiento, al empleo, a la seguridad alimentaria y nutricional, y al mismo tiempo sostener los recursos naturales de la región y ayudar a mitigar el cambio climático. Esto se conseguirá describiendo cómo las fuerzas de la oferta y la demanda están transformando la agricultura y los sistemas alimentarios de ALC, analizando de qué forma las tendencias a largo plazo y los disruptores a corto plazo podrían afectar el desempeño futuro, e identificando medidas que los responsables de formular políticas puedan adoptar para facilitar el surgimiento de una agricultura y unos sistemas alimentarios modernos y dinámicos, capaces de realizar las múltiples funciones que se espera de ellos.

El informe mira al futuro: adopta una perspectiva de largo plazo y tiene en consideración un horizonte temporal hasta el año 2030. El calendario se eligió con el fin de que se extendiera en el futuro lo suficiente como para permitir la transformación potencial del sector en la región, teniendo en cuenta el impacto de las tendencias actuales y las disrupciones potenciales, pero no tanto como para situarse por debajo de la línea de visión de los actuales responsables de formular políticas. Además, el horizonte elegido está armonizado con la agenda de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecida por las Naciones Unidas para que la comunidad mundial la cumpla en la próxima década, que puntualiza metas específicas que deben cumplirse de aquí al 2030. La armonización es apropiada porque el desempeño futuro de la agricultura y los sistemas alimentarios de ALC tendrán una influencia directa sobre el éxito (o el fracaso) de una serie de ODS, debido a su impacto sobre el crecimiento, el empleo, la seguridad alimentaria y nutricional, y el medio ambiente.

1.2 Organización del informe

Incluyendo la introducción, el informe contiene seis secciones. La sección 2 aborda el tema del desempeño reciente de la agricultura y los sistemas alimentarios de ALC, y resume brevemente la contribución de estos sistemas a un conjunto diverso de objetivos de desarrollo que incluyen el crecimiento, la creación de empleo, la seguridad alimentaria y nutricional, y la sostenibilidad del ecosistema. La sección 3 se ocupa de la gobernanza de la agricultura y los sistemas alimentarios de ALC, y evalúa la eficacia de las políticas públicas y las inversiones de apoyo para materializar los resultados de desempeño deseados. La sección 4 analiza los factores impulsores que configuran la evolución de la agricultura y los sistemas alimentarios, y distingue entre las tendencias (fuerzas demográficas, tecnológicas y económicas de avance lento, cuyos impactos se sentirán de forma gradual) y los disruptores (fuerzas de movimiento rápido y a menudo inesperadas, como pueden ser los avances tecnológicos o los cambios de políticas que podrían dar lugar a un cambio rápido). La sección 5 examina el camino que queda por recorrer, utilizando el análisis de escenarios para considerar de qué forma los resultados futuros de desempeño podrían verse afectados por los diversos factores impulsores. La sección 6 describe una serie de acciones propuestas que pueden determinar la transformación de la agricultura y los sistemas alimentarios, para conseguir resultados que estén armonizados con los objetivos a largo plazo de la sociedad, y ofrece algunas reflexiones finales sobre lo que depara el futuro.