World

Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular - Informe del Secretario General (A/76/642)

Attachments

Resumen

Este informe se presenta en cumplimiento de la resolución 73/195 de la Asamblea General, de 19 de diciembre de 2018, en la que la Asamblea solicitó al Secretario General que, haciendo uso de la Red de las Naciones Unidas sobre la Migración, la informara cada dos años sobre la aplicación del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, las actividades del sistema de las Naciones Unidas al respecto y el funcionamiento de los arreglos institucionales. Este informe responde también a la solicitud formulada por la Asamblea en su resolución 73/326, de 19 de julio de 2019, de que el Secretario General que, “como parte del informe bienal que precederá a cada foro, y haciendo uso de la Red, proporcione orientación para las deliberaciones durante el foro, incluidas las mesas redondas y el debate sobre políticas previstos, y que publique el informe por lo menos 12 semanas antes de cada foro”. El informe se basa en los aportes y los resultados de los exámenes regionales del Pacto Mundial, así como en las consultas específicas a los Estados Miembros y a las partes interesadas y en los debates con las entidades del sistema de las Naciones Unidas. La redacción del informe fue supervisada por el Comité Ejecutivo de la Red, integrado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la Organización Internacional para las Migraciones, la Organización Internacional del Trabajo, la Organización Mundial de la Salud y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

I. Introducción

  1. Nunca han sido tan evidentes la necesidad de un marco de cooperación en materia de migración y la capacidad de previsión de los Estados Miembros y de las partes interesadas a la hora de elaborar el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular. El primer Foro de Examen de la Migración Internacional, que tendrá lugar en mayo de 2022, brinda a la comunidad internacional una oportunidad fundamental de reforzar la pertinencia y el carácter oportuno del Pacto, evaluar sus efectos hasta la fecha y asegurarse de que sirva para preparar a las sociedades para los retos del futuro.

  2. Desde la adopción del Pacto el 10 de diciembre de 2018, la migración internacional ha sido un fenómeno omnipresente y de gran importancia. Esto ha quedado particularmente en evidencia en la respuesta ante la pandemia de enfermedad por coronavirus (COVID-19), tanto para bien como para mal. El grupo de los migrantes ha sido uno de los más afectados, ya sea por el mayor riesgo de infección por COVID-19, el acceso restringido o inexistente a los servicios de salud y de protección social, la pérdida de puestos de trabajo, la discriminación, las prolongadas separaciones familiares, la incapacidad para acceder al aprendizaje en línea y a los servicios a la infancia, o los retornos inseguros y en condiciones indignas.

  3. En muchos países se ha reconocido y celebrado como corresponde el papel esencial que desempeñan tantos migrantes como proveedores de servicios esenciales, participantes fundamentales en las cadenas de suministro y fuentes cruciales de apoyo a sus familias y comunidades. A la hora de dar respuesta a la pandemia y a sus repercusiones, numerosos Estados mostraron previsión al romper las barreras, mediante políticas o prácticas, a fin de asegurar un acceso no discriminatorio a la atención sanitaria y a las vacunas y verificar que los trabajadores migrantes se mantuvieran empleados, incluso adaptando las vías regulares. Otros detuvieron las deportaciones y aceleraron el uso de alternativas a la detención de inmigr antes. También se ha observado la resiliencia de los flujos de remesas como fuentes fundamentales de apoyo a las familias y comunidades.

  4. Dichos ejemplos servirán de componente importante del Foro de Examen de la Migración Internacional y de su documento final. También será importante reconocer y abordar los numerosos déficits que siguen existiendo, entre ellos la forma en que la gobernanza de la migración, ya sea como respuesta ante la COVID-19 o no, deja a demasiados migrantes en situaciones desesperadas de vulnerabilidad o les deniega la capacidad de actuar por sí mismos. Toda omisión en incluir expresamente a los migrantes en los planes de vacunación socava nuestro compromiso con los objetivo s de salud pública más amplios y de lucha contra la desigualdad, y menoscaba el solemne compromiso que asumieron los Estados Miembros en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de no dejar a nadie atrás.

  5. También es importante reconocer que la pandemia de COVID-19 ha reconfigurado en muchos sentidos la migración internacional. Las cambiantes restricciones en materia de movilidad y de requisitos de entrada han alterado profundamente la mecánica y las oportunidades de admisión, estadía, trabajo y retorno. Sin embargo, resulta claro que muchos de esos problemas anteceden a la pandemia. La discriminación, la xenofobia, la desinformación y la estigmatización de los migrantes o las minorías asociadas a la migración siguen siendo virulentas. En este entorno, los migrantes son vilipendiados e incluso considerados como amenazas. Resulta inaceptable que en el mundo actual miles de migrantes se vean expuestos a tanto sufrimiento y desaparezcan o mueran durante su trayecto migratorio.

  6. Los principios rectores, objetivos y acciones propuestas del Pacto sirven de hoja de ruta para afrontar esos retos. De hecho, como se muestra en el presente informe, a lo largo de la pandemia ha quedado demostrado el valor del Pacto como referencia y guía para los Estados en su labor dirigida a lograr que la migración dé buenos resultados para todos.

  7. En el contexto de las nuevas transiciones, debe promoverse la visión del Pacto a fin de facilitar y reconocer los beneficios de una migración segura, ordenada y regular para todos, y aumentar el potencial del Pacto de promover el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los esfuerzos realizados a ese respecto, incluso a través de compromisos concretos en pro de la aplicación del Pacto, serán parte integral de la próxima fase de realización de la visión del Pacto. En particular, el próximo Foro de Examen de la Migración Internacional brinda la oportunidad de aprovechar el poder del multilateralismo para proporcionar orientaciones concretas en tres ámbitos de importancia general y común.

  8. El primer ámbito se refiere a cómo se puede dar un nuevo impulso a las sociedades inclusivas y cómo asegurarse de que los migrantes se integren de forma más efectiva en las comunidades y economías, ya sean de destino, de tránsito o de origen, y no se les defina simplemente por su situación migratoria.

  9. El segundo ámbito se refiere a cómo seguir fomentando la migración regular a través de vías diversificadas, oportunidades de regularización y reintegración sostenible, al tiempo que se abordan las repercusiones de la pandemia y se hacen los preparativos para la intensificación de los efectos del cambio climático y la evolución de nuestras sociedades y economías.

  10. El tercer ámbito tiene que ver sobre cómo reducir las vulnerabilidades que socavan los derechos o el bienestar de los migrantes, sus familias y sociedades, incluidas las tragedias derivadas de la migración irregular y precaria y las respuestas a ellas.

  11. Las lecciones que ha dejado la pandemia brindan una provechosa oportunidad de recalibrar una gobernanza de la migración receptiva a las cuestiones de género y adaptadas a las necesidades de la infancia a nivel local, nacional, regional y mundial, a efectos de cumplir los compromisos del Pacto, de la Agenda 2030 y de la declaración de la conmemoración del septuagésimo quinto aniversario de las Naciones Unidas para todos los migrantes, y de hecho para todas las personas. De cara al primer Foro de Examen de la Migración Internacional, en el presente informe se hace un llamamiento a los Estados para que actúen de forma concertada con el fin de promover un mundo en que realmente se fomenten los derechos, la dignidad y el bienestar de los migrantes, sobre la base de la cooperación y el derecho internacional.

Sinopsis de la migración y los migrantes: datos y tendencias mundiales

  • El número de personas que viven fuera de sus países de nacimiento o ciudadanía ha experimentado un fuerte crecimiento en las últimas décadas, alcanzando la cifra de 281 millones en 2020.

  • En consecuencia, los migrantes internacionales como porcentaje de la población mundial pasaron del 2,8 % en 2000 al 3,6 % en 2020.

  • A finales de 2020, 35,5 millones de niños, o 1 de cada 66 niños en todo el mundo menores de 18 años de edad, vivían fuera de su país de nacimiento.

  • En 2019, había más de 169 millones de trabajadores migrantes en el mundo.

  • Durante el período 2015-2020, el flujo neto de migrantes que se desplazaron de las regiones menos desarrolladas a las más desarrolladas se estimó en 2,8 millones anuales.

  • La pandemia tal vez haya reducido la cifra total de migrantes internacionales en unos 2 millones para mediados de 2020.

  • Entre el 1 de enero de 2019 y el 24 de noviembre de 2021, se registraron más de 8.436 muertes de migrantes en todo el mundo; otras 5.534 migrantes desaparecieron y se les da por muertos.

  • En 2020, los flujos de remesas registrados oficialmente hacia los países de ingreso bajo y mediano ascendieron a 549.000 millones de dólares, solo un 1,7 % menos que el total correspondiente a 2019.

  • En su punto álgido a mediados de diciembre de 2020, las medidas relativas a los viajes, las restricciones a la movilidad y los cierres de fronteras aplicados por los Gobiernos en el contexto de la pandemia de COVID-19 superaron los 111.000 y en noviembre de 2021 seguían vigentes más de 25.000 restricciones de entrada relacionadas con la pandemia.