World

Orientación programática para la salud sexual y reproductiva en contextos humanitarios y frágiles durante la pandemia de la COVID-19

Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

La presente orientación refleja información actualizada a principios de abril de 2020, pero está sujeta a cambios a medida que se adquieren más conocimientos y mayor experiencia sobre cómo abordar la COVID-19 y asegurar la continuidad de los servicios de salud esenciales durante esta pandemia. Solicitamos tenga a bien verificar las actualizaciones de nuestros materiales y seguir compartiendo cualquier experiencia que pueda resultar pertinente.

META

Mantenimiento de servicios esenciales de salud sexual y reproductiva preventivos, de promoción y curativos en contextos humanitarios y frágiles durante la amenaza y el período de brote de la epidemia de COVID-19

OBJETIVO

Brindar orientación programática para la toma de decisiones sobre salud sexual y reproductiva, incluidos servicios para la salud materna y del recién nacido, en contextos humanitarios y frágiles ante la amenaza o la realidad de la COVID-19

ÁREA DE ENFOQUE

Contextos humanitarios y frágiles

1. ORIENTACIÓN GENERAL

La experiencia de epidemias pasadas ha demostrado que la falta de acceso a servicios de salud esenciales y el cierre de servicios no relacionados con la respuesta a la epidemia dieron como resultado un número de fallecimientos mayor que la cantidad de muertes ocasionadas por la epidemia misma.

A medida que el mundo enfrenta la pandemia de la COVID-19, es importante asegurar que los servicios y las operaciones de salud esenciales continúen abordando las necesidades y los derechos en materia de salud sexual y reproductiva (SSR) de las personas que viven en contextos humanitarios y frágiles.

  • En primer lugar, al comprender que los riesgos de que se produzcan hechos adversos por complicaciones médicas superan los potenciales riesgos de transmisión del COVID-19 en establecimientos de salud, la disponibilidad de todos los servicios y suministros críticos, conforme se definen en el Paquete de Servicios Iniciales Mínimos (PSIM) para SSR, debe continuar. Esto incluye la atención durante el parto para todos los nacimientos, la atención obstétrica y del recién nacido, la atención después del aborto, los servicios de aborto seguro en la máxima medida que lo admita la ley, la anticoncepción, la atención clínica para sobrevivientes de violaciones, y la prevención y tratamiento del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Debería identificarse una organización de SSR que asuma el liderazgo y coordine la implementación del PSIM para SSR y se ocupe de la planificación de servicios integrales de salud sexual y reproductiva, en caso de que aún no existan. Es esencial que la coordinación de los servicios de SSR se integre con la coordinación más amplia de respuesta a la pandemia.

  • Los servicios de salud sexual y reproductiva integrales deberían mantenerse mientras el sistema no enfrente una demanda excesiva a raíz de la gestión de casos de COVID-19. Esto incluye todos los aspectos de la atención prenatal y posnatal, la atención del recién nacido, el apoyo para la lactancia, servicios de planificación familiar y anticoncepción, servicios de detección de cáncer cervical y la atención para quienes sufren violencia por parte de sus parejas. Estos servicios deben seguir estando disponibles, por el máximo tiempo posible, para todas las personas que los necesiten, incluidos adolescentes y otras poblaciones que a menudo quedan marginadas, como las personas con discapacidad.

La posibilidad de reducir o modificar los servicios de rutina solamente debería considerarse a efectos de (1) asegurar que se brinde apoyo para responder a la epidemia y a la gestión de casos de COVID-19 y/o (2) para evitar la exposición indebida al riesgo de contraer el virus en un establecimiento de salud durante un brote de la epidemia y/o cuando se ha confirmado la transmisión comunitaria. Debería identificarse un organismo de SSR líder para coordinar a todos los actores y planificar la forma en que los servicios integrales puedan reanudarse con la mayor celeridad posible