Intercambio internacional de experiencias sobre reducción de riesgos de desastres

Compartir acciones y estrategias desde el enfoque de salud para mejorar la reducción de riesgos, la preparación y la respuesta frente a emergencias y desastres fue el objetivo del Seminario Internacional Reducción de riesgos en el sector salud, desarrollado por el Ministerio de Salud Pública – MSP, el Instituto de Altos Estudios Nacionales – IAEN, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud – OPS/OMS.

El enfoque de la reducción del riesgo es un tema fundamental. Entre 2005 y 2015 el Marco de Acción de Hyogo propició el trabajo en la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres. El referente que actualmente promueve las acciones para la reducción de riesgos de desastres hasta 2030 es el Marco de Sendai, que enfatiza la gestión del riesgo de desastres como un mecanismo para evitar que se produzcan nuevos riesgos, la reducción del riesgo existente y reforzar la resiliencia, de las comunidades frente a las amenazas naturales, de origen humano, ambientales, tecnológicas y biológicas”.

En el evento de inauguración del Seminario participaron el viceministro de Vigilancia y Gobernanza de la Salud, Carlos Durán; el director del IAEN, Fernando López Parra; y la asesora de Vigilancia de la Salud y Enfermedades Transmisibles de la OPS/OMS en el Ecuador, Aída Soto.

Fernando López Parra destacó esta iniciativa interinstitucional para llevar adelante este Seminario Internacional. “El enfoque de los riesgos naturales y humanos que tienen que ver con la salud de los seres humanos, es una visión importante y enriquecedora para los sistemas de planificación y gestión de política pública”, expuso.

Aída Soto expuso que el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud implican que todas las personas y las comunidades tengan acceso, sin discriminación alguna, a servicios integrales de salud, adecuados, oportunos, de calidad, determinados a nivel nacional, de acuerdo con las necesidades, así como a medicamentos de calidad, seguros, eficaces y asequibles. Esta condición fundamental debe mantenerse en situaciones de emergencia y desastre, pero el aumento de la vulnerabilidad incrementa la necesidad del desarrollo de servicios de salud resilientes.

Asimismo, la Asesora de la OPS/OMS enfatizó en la importancia del Plan de acción para la reducción de riesgos de desastres 2016-2021, aprobado por el 55 Consejo Directivo de la OPS/OMS en 2016, que promueve el conocimiento del riesgo de desastres, la gobernanza de la gestión, promover hospitales seguros e inteligentes y la capacidad del sector salud para la preparación, respuesta y recuperación frente a emergencias. Enfatizó también la importancia del Reglamento Sanitario Internacional como uno de los referentes más importantes para abordar la gestión del riesgo.

Por su parte, Carlos Durán resaltó la promoción de la salud y prevención como fundamentales para la gestión de riesgos. Seguimos avanzando para el cumplimiento de las metas de Sendai, constituyéndose en un conjunto de oportunidades para garantizar un sistema de salud eficaz y resiliente en situaciones de emergencia y desastres, expuso.

La salud pública es un factor fundamental para la reducción de riesgos de desastres. Al habitar en un país con múltiples amenazas es importante generar una amplia reflexión sobre la importancia de la gestión del riesgo, y en este contexto destacó el intercambio de experiencias y conocimientos para fortalecer la gestión de riegos de desastres en el sistema nacional de salud, destacó el Viceministro.

Posterior a la inauguración, Roddy Camino, consultor en Emergencias y Desastres de la OPS/OMS en el Ecuador, expuso la importancia del Plan de acción para la reducción del riesgo de desastres 2016-2021, que incluye cuatro líneas: Conocimiento del riesgo de desastres en el sector de la salud; gobernanza de la gestión del riesgo de desastres en el sector de la salud; hospitales seguros e inteligentes y capacidad del sector de la salud para la preparación, la respuesta y la recuperación frente a las emergencias y los desastres.

Destacó también los enfoques transversales de este Plan: acciones centradas en las personas; enfoque multiamenaza; enfoques de género, equidad, etnicidad, derechos humanos y discapacidad; responsabilidad compartida entre las instituciones y las autoridades nacionales y subnacionales y los sectores público y privado.

La Organización Mundial de la Salud, el 1 de Julio de 2016, creo el Nuevo Programa de Emergencias en Salud, que tiene el compromiso de salvar vidas y reducir el sufrimiento en situaciones de crisis, ya estén provocadas por conflictos, brotes epidémicos o desastres. Las acciones abarcan todo el ciclo de gestión de riesgos, lo que incluye colaborar con los países para abordar las emergencias antes de que se produzcan mediante la mejora de la prevención y la preparación y, asimismo, ayudar en la respuesta a la emergencia y, una vez que ha pasado el evento inicial, en la recuperación. El Programa también dirigirá y coordinará la respuesta sanitaria internacional para contener los brotes epidémicos y llevará a cabo operaciones de socorro y recuperación eficaces para las personas afectadas.