Informe Sobre Desarrollo Humano en África 2016: Acelerar los progresos en favor de la igualdad de género y del empoderamiento de las mujeres en África

Report
from UN Development Programme
Published on 28 Aug 2016 View Original

Prólogo

El presente Informe sobre Desarrollo Humano en África 2016, dedicado a la igualdad de género, toma el relevo del Informe sobre Desarrollo Humano en África 2012, en el que se analizaba la importancia de garantizar la seguridad alimentaria de todos los africanos. Ambos informes persiguen un mismo objetivo: tratar lo que cabe considerar dos puntos inconclusos de la agenda en el marco de la trayectoria de desarrollo de África. Los dos han sido reconocidos como prioridades importantes para los Gobiernos y los ciudadanos de los países africanos.

El informe de este año acerca de la igualdad de género examina las iniciativas en curso de los países africanos dirigidas a acelerar el empoderamiento de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad —en el hogar y en la comunidad, en la salud y en el rendimiento escolar, en el lugar de trabajo, y en la participación y el liderazgo político—. Si bien en la mayoría de los países se ha avanzado de manera notable en numerosos frentes, la igualdad de género todavía está lejos de resultar satisfactoria para las mujeres y las niñas africanas.
A fin de hacer frente a la brecha entre los géneros, este informe aborda la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en África desde un enfoque basado en la economía política.

Uno de sus mensajes clave es que dedicar una atención más coordinada a la igualdad de género aportará un estímulo significativo, necesario desde hace mucho tiempo para acelerar el desarrollo humano y el crecimiento económico de todo el continente y dotarlos de una mayor inclusividad.

Las políticas y programas que hacen hincapié en el aprovechamiento del potencial de las mujeres constituyen un importante motor económico y social en favor de un desarrollo más inclusivo y sostenible. Por el contrario, las políticas y los programas que —involuntariamente— dejan de lado o marginan a las mujeres jamás tendrán éxito a largo plazo. Tampoco se alcanzará un crecimiento inclusivo si el empoderamiento de las mujeres se compartimenta o se considera una actividad independiente de las que se perciben tradicionalmente como las funciones principales de gobierno.

En pocas palabras, acelerar los progresos en favor de la igualdad de género es una función principal de gobierno que abarca iniciativas multisectoriales en las que participan las entidades de las administraciones locales y nacionales, los agentes no gubernamentales, las organizaciones de la sociedad civil y el sector privado. De igual modo, ese modo holístico de impulsar la igualdad de género coincide con la ambiciosa agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que los Gobiernos africanos y el conjunto de la comunidad internacional han fijado para los próximos 15 años, al tiempo que la potencia. Adoptar un enfoque holístico en relación con la igualdad de género favorecerá asimismo la consecución de la Agenda 2063: el África que Queremos.
Por tanto, el Informe sobre Desarrollo Humano 2016 proporciona un marco para la puesta en práctica del ODS 5, relativo a la igualdad de género, en particular, y de todos los ODS, en general.

Por último, hay que destacar que este informe se ha redactado con el propósito de fomentar el debate sobre políticas y la discusión acerca de los pasos necesarios para que la igualdad de género se integre de manera más amplia en las agendas nacionales y en los diálogos sobre políticas que se mantienen en toda África. Asimismo, el informe se ha elaborado con diversos destinarios en mente: los encargados de la formulación de políticas y los profesionales africanos, otras organizaciones de desarrollo, el sector privado, la sociedad civil, el ámbito académico y los ciudadanos de África, jóvenes y mayores. Esperamos que el informe propicie y estimule discusiones activas y consensos acerca de las sendas que cada país africano puede tomar para afrontar este reto esencial para el desarrollo y derecho humano fundamental: la igualdad de género.

Helen Clark
Administradora Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo