World

Informe Anual de UNICEF 2021: Proteger los derechos de la infancia en tiempos de crisis

Attachments

Puntos destacados

En 2021, segundo año consecutivo de la pandemia de COVID-19, UNICEF colaboró incansablemente con sus aliados para proteger los derechos de la infancia frente a las consecuencias crecientes de la COVID-19 y otras amenazas, como los conflictos armados y el cambio climático.

UNICEF prosiguió su labor para mitigar los efectos de estas crisis sobre los niños, fortaleciendo al mismo tiempo los sistemas nacionales con el fin de llegar a los niños y las comunidades más marginadas y excluidas y de fomentar la preparación y la resiliencia ante futuras perturbaciones. Este trabajo fue posible gracias a las firmes alianzas establecidas en el sector público, el sector privado, la sociedad civil y el sistema de las Naciones Unidas, así como a la financiación voluntaria.

Este informe presenta los principales logros de UNICEF para la infancia y la juventud en 2021, entre los que destacan los siguientes:

  • En su papel de coordinador de adquicisiones del Mecanismo COVAX, UNICEF dirigió la adquisición y el suministro de vacunas contra la COVID-19. A través de COVAX, en 2021 se enviaron 958 millones de dosis (entre ellas, dosis donadas) a 144 países.
  • Prestar servicios para la prevención del retraso en el crecimiento y otras formas de malnutrición, que beneficiaron a cerca de 336 millones de niños y niñas.
  • Pese a las interrupciones en los servicios causadas por la pandemia, llegar a 154 millones de niños y niñas con prácticas vitales para detectar la emaciación por medio de intervenciones sencillas a nivel comunitario y administrar tratamiento a casi 5,5 millones de niños y niñas.
  • Atender mediante cuatro visitas prenatales como mínimo al 64% de las mujeres en los 50 países comprendidos en el Plan de Acción para todos los recién nacidos y brindar atención postnatal al 65% de las mujeres.
  • Facilitar el acceso a la educación de 48,6 millones de niños desescolarizados, entre ellos 6,4 millones de niños en tránsito y 31,7 millones de niños en situaciones humanitarias.
  • Llevar a cabo intervenciones de prevención y atención a 7,6 millones de niñas adolescentes en peligro de contraer matrimonio prematuro por medio de programas impartidos conjuntamente con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).
  • Ampliar el acceso de 69,9 millones de personas al agua potable y el saneamiento básico y facilitar el acceso de 59,6 millones de personas al saneamiento básico desde 2018 hasta 2021, lo que supone la consecución de dos metas ambiciosas.
  • Abogar por la liberación de niños y niñas detenidos, una acción que supuso un cambio importante en materia de políticas. Desde el inicio de la pandemia se ha puesto en libertad a más de 45.000 niños y niñas detenidos en 84 países.
  • Encabezar un cambio positivo de las políticas y las actuaciones en un 92% de los países programados mediante la promoción mundial de cuestiones como las vacunas, la educación, la salud mental, el agua, el clima y la nutrición y protección de la infancia en situaciones humanitarias.
  • Dar respuesta a 483 crisis humanitarias nuevas y crónicas en 153 países.
  • Adquirir suministros y servicios de unos 11.150 proveedores, por valor de 7.200 millones de dólares.