Hay que romper la cadena de desesperación que origina catástrofes humanitarias, dice el Presidente del FIDA

Report
from International Fund for Agricultural Development
Published on 18 Feb 2016 View Original

Roma, 18 de febrero de 2016 – Ante los nuevos datos que revelan que el número de refugiados que llegan a Europa sigue aumentando vertiginosamente, los altos funcionarios gubernamentales que asistieron a la última jornada del 39º período de sesiones del Consejo de Gobernadores del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) renovaron su compromiso de invertir en los pequeños agricultores y reducir la pobreza en los países en desarrollo.

Tras reafirmar que el desarrollo rural desempeña un papel fundamental en la estabilización de las comunidades y la reducción de la migración y los conflictos, el Presidente del FIDA, Kanayo F. Nwanze, dijo a los líderes presentes que “si trabajamos conjuntamente a fin de lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible —empezando por la ‘pobreza cero’ y el ‘hambre cero’— podemos romper la cadena de desesperación” que conduce a situaciones de emergencia y catástrofes humanitarias.

Durante la conferencia de dos días, celebrada en Roma con la participación de altos funcionarios gubernamentales en representación de 176 Estados Miembros del FIDA, se hicieron llamamientos urgentes en apoyo de una mayor inversión en los pequeños agricultores para lograr la seguridad alimentaria, la adaptación al cambio climático y la prosperidad equitativa, y eliminar finalmente las causas profundas que originan los conflictos y las migraciones.

El Presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, prometió que Italia seguiría desempeñando un papel fundamental en la erradicación del hambre y la pobreza, que describió como elementos “insidiosos”.

Matarella llamó la atención sobre el creciente número de refugiados que huyen del conflicto en Siria e instó a actuar a los dirigentes de todas las naciones. “Salvar vidas humanas y ayudar a quienes huyen de la guerra o la miseria es un deber moral, un deber para toda sociedad que se defina a sí misma como libre, democrática y verdaderamente respetuosa de los derechos humanos”, afirmó.

El Dr. Mohamed Ibrahim, empresario mundialmente conocido y fundador de la Fundación Mo Ibrahim, fue el ponente de la Serie de Conferencias del FIDA. El Dr. Ibrahim reprochó a los gobiernos africanos que no hubieran cumplido sus compromisos de invertir en el desarrollo agrícola y rural. Afirmó que era esencial que crearan oportunidades para los jóvenes en el sector agrícola, de modo que pudieran resistir a la peligrosa tentación del extremismo.

“Si no hay trabajo, no hay esperanza”, dijo, añadiendo que África tenía más personas hambrientas y desnutridas que ningún otra región del mundo. ”Somos, con diferencia, el continente menos productivo en el sector agrícola; pero existen oportunidades porque tenemos más tierra arable sin cultivar que en ningún otro sitio.”

En un debate de expertos sobre el sector privado, que contó con la participación de Sunny Verghese, Cofundador y Director Ejecutivo del Grupo Olam International, se destacó la necesidad de emprender iniciativas valientes que refuercen el vínculo entre los pequeños agricultores y los mercados. Los participantes en dicho debate subrayaron que todos —los gobiernos, el sector privado, las instituciones financieras como el FIDA, las empresas pequeñas y medianas y los pequeños agricultores— tienen un importante papel que cumplir.

Un segundo debate de expertos, moderado por el Vicepresidente Adjunto del FIDA, Périn Saint-Ange, se centró en soluciones innovadoras para hacer frente a los numerosos desafíos mundiales tratados durante estas dos jornadas: como inversiones en tecnologías agrícolas, enfoques para el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes y el uso de nuevas tecnologías para mejorar la formulación y la gestión de los proyectos de desarrollo rural.

En una conversación con Saint-Ange previa al debate de expertos, la Dra. Ismahane Elouafi, Directora General del Centro Internacional de Agricultura Biosalina (ICBA), dijo que el mundo se encuentra en una encrucijada debido a la sobreexplotación de sus recursos naturales y que la región de Cercano Oriente y África del Norte ya padece uno de los mayores problemas de escasez de agua del mundo.

“El cambio climático afecta sobre todo a la población pobre y marginada”, añadió. “Nos acechan enormes desafíos y debemos actuar ya.”

Entre los resultados del Foro Campesino, una reunión bianual que se celebra coincidiendo con el Consejo de Gobernadores del FIDA, los organizadores anunciaron un plan para aumentar la inclusividad de la plataforma de diálogo, invitando a que también participen en ella a pastores y criadores de ganado, y fomentar su descentralización mediante la creación de vínculos más estrechos sobre el terreno con los agricultores familiares y las pequeñas explotaciones agrícolas.

Comunicado de prensa n.º: FIDA/09/2016

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 17 600 millones de dólares estadounidenses en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a unos 459 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Contacto:
James Heer
División de Comunicaciones del FIDA
Tel.: (+39) 065459 2550
Correo electrónico:
j.heer@ifad.org