World + 14 more

Hábitat para la Humanidad: Memoria América Latina y el Caribe 2019

Format
Other
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Mensaje del Vicepresidente de área

Senona y Enelio son un matrimonio de adultos mayores que viven en República Dominicana. Hasta hace poco, vivían en una casa hecha de palos, madera y zinc. Todos los materiales de su vivienda estaban en mal estado, la estructura no tenía una altura adecuada y, por ende, estaba a punto de colapsar. Es el retrato de una vivienda inadecuada, una en la que todavía viven millones de latinoamericanos.

Después de varios años trabajando fuera, tengo la oportunidad de regresar al país que me vio nacer y me encuentro con casos como los de esta pareja. Historias que nos invitan a celebrar, pero que también nos recuerdan que tenemos aún mucho trabajo por hacer para alcanzar nuestra visión de un mundo en el que cada persona tenga un lugar digno para vivir.

Estamos llamados a continuar impactando la vida de millones de familias y esto solo será posible si nos apropiamos de nuestros valores y trabajamos con humildad, sabiendo que podemos colaborar en la solución del problema independientemente de nuestra posición. Nuestro fundador Millard Fuller nos enseñó que, sin importar nuestra posición social, nuestras creencias políticas o religiosas, o la función que tenemos dentro de la organización; todos podemos colaborar para la solución del problema de la vivienda inadecuada.

Tenemos que actuar con responsabilidad, no solo en la utilización de los recursos que nos han sido asignados, sino también sabiendo que tenemos que responder a nuestros donantes, colaboradores y principalmente a las familias que necesitan una solución habitacional.

Finalmente, debemos tener valentía, para reconocer que, aunque el problema de la vivienda inadecuada es más grande nosotros mismos, tenemos que ser valientes y tratar de solucionarlo, apoyándonos en actores de la sociedad civil, gobiernos, sector privado, individuos, donantes institucionales, de manera que todos sumemos esfuerzos para el bien de las familias más necesitadas de la región.

Hoy Senona y Enelio gozan de una casa segura, con la altura adecuada y mucho más espacio. Las condiciones de vida de estos adultos mayores han mejorado notablemente. Esto fue posible gracias a la labor de Hábitat para la Humanidad República Dominicana. Y este es solo uno de los muchos ejemplos de los logros que hemos cosechado juntos durante este año fiscal 2019; período en el cual logramos impactar la vida de más de 2 millones de personas en Latinoamérica y el Caribe con los diferentes programas que Hábitat para la Humanidad promueve en nuestra región.

Esto es fruto de las extraordinarias labores diarias que realizan los programas nacionales en los países, el equipo de la oficina de área, los voluntarios que colaboran con sus recursos y esfuerzo, los donantes, aliados estratégicos y todos quienes creen en que cada persona merece una vivienda digna y, con ello, una oportunidad para un mejor futuro.

A todos ustedes gracias por hacer esto posible y también por darme el privilegio de unirme al trabajo en esta hermosa, pero también necesitada región. Latinoamérica y el Caribe necesitan a Hábitat. Nos necesitan.

Atentamente,

Ernesto Castro García
Vicepresidente de área, América Latina y el Caribe
Hábitat para la Humanidad