World

Gobiernos se comprometen a donar mil millones de dólares para apoyar la labor de ACNUR en 2022

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original
Niña yemení juega con un gatito en el asentamiento que ha dado acogida a personas desplazadas internas en Saná, Yemen (noviembre de 2021). © ACNUR/Reem Al Wajih

El día de hoy, donantes gubernamentales se comprometieron a donar 1.054 millones de dólares (USD) para apoyar la labor de ACNUR en 2022. Se trata de una donación sin precedentes que permitirá dar continuidad a programas vitales alrededor del mundo, en favor de millones de personas que se han visto obligadas a huir. Además, estos donantes se comprometieron a donar 808 millones de dólares (USD) adicionales en apoyo a los programas que ACNUR implementará a partir de 2023.

“Agradezco el voto de confianza que nos dan nuestros donantes. Estos fondos son esenciales para continuar apoyando a las personas refugiadas, desplazadas internas y apátridas. Además, un compromiso de este tipo es una muestra de solidaridad hacia las comunidades y los países de acogida”, comentó Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

“Sin embargo, aunque estos fondos resultan cruciales, temo que no bastarán si se consideran los crecientes desafíos que predecimos habrá en 2022 y si se consideran las necesidades de las personas que han sido desplazadas por el cambio climático, los conflictos y la pandemia de COVID-19, tres problemas que el mundo no ha logrado resolver”, añadió. “Para cerrar este desastroso capítulo de violencia, enfermedades y dificultades, debemos emprender más acciones en estos rubros”.

El Llamamiento Mundial de ACNUR para el año 2022 abarca las operaciones en 136 países y territorios; además, se basa en un presupuesto aprobado de 8.994 millones de dólares (USD). Este monto refleja el costo inherente en brindar asistencia a una cifra nunca antes vista de personas desplazadas por la fuerza sobre todo en las situaciones de emergencia en África y Medio Oriente, así como millones de personas que han tenido que abandonar sus hogares en lugares como Afganistán, Etiopía, Myanmar y Venezuela, entre otros.

En respuesta a estas y otras crisis, las actividades clave que ACNUR llevará a cabo en 2022 se enfocan en la protección de la infancia y de las personas refugiadas, preparación de emergencia, distribución urgente de artículos de primera necesidad, ayuda en efectivo para las personas en mayor situación de vulnerabilidad, salud y seguridad alimentaria, prevención y respuesta a la violencia de género, agua y saneamiento, apoyo nutricional, alojamiento, educación, medios de vida, energías limpias, protección ambiental y apoyo para personas apátridas.

Aunque las cifras de desplazamiento forzado se han mantenido al alza (había 84 millones de personas desplazadas por la fuerza a principios de 2021), y a pesar de que los planes y el presupuesto para el año 2022 se contraponen con un posible aumento en la cifra, aún hay un atisbo de esperanza.

En particular, se han logrado avances en la inclusión de las personas refugiadas, desplazadas y apátridas en los sistemas nacionales de educación, salud y protección social a pesar del debilitamiento causado por la pandemia. Los gobiernos adquirieron compromisos en ese sentido a través del Pacto Mundial sobre los Refugiados; estos compromisos aún deben ser financiados. “Además de la ayuda humanitaria, es importante que la comunidad internacional parta de los avances alcanzados en los últimos años y que brinde aún más apoyo bilateral a países y comunidades que han dado acogida a una gran cantidad de personas refugiadas”, señaló Grandi.

ACNUR también ha observado un aumento en el número de lugares de reasentamiento que los Estados han puesto a disposición; asimismo, aplaude que se hayan reabierto vías complementarias de empleo, estudios y reunificación familiar. Con el impulso de las acciones tomadas para acabar con la apatridia, ACNUR está ampliando los esfuerzos para eliminar el innecesario limbo jurídico en el que se encuentran millones de personas.

Aunado a ello, las contribuciones voluntarias constituyen casi la totalidad de los fondos que ACNUR recibe. De igual forma, además de los fondos recibidos el día de hoy de donantes gubernamentales, representantes de los socios nacionales de ACNUR en el sector privado se comprometieron a donar 315 millones de dólares (USD) adicionales para el año 2022. ACNUR agradece también a los donantes que contribuyeron con apoyo plurianual o con una financiación flexible de 398 millones de dólares (USD), es decir, fondos no asignados o parcialmente asignados.

Notas para la prensa:

El llamamiento mundial de ACNUR para el año 2022 describe los desafíos que la agencia prevé y los planes que ha diseñado para superarlos. Asimismo, incluye los puntos de vista del Alto Comisionado; de la Enviada Especial de ACNUR, Angelina Jolie; de la Alta Comisionada Auxiliar para la Protección, Gillian Triggs; del Alto Comisionado Auxiliar para las Operaciones, Raouf Mazou; y de Kelly T. Clements, Alta Comisionada Adjunta, quien explica los cambios que ha habido dentro de ACNUR. El llamamiento concluye con un poderoso mensaje de Mursal Mohammadi, una periodista afgana refugiada.

En un inicio, se aprobó un presupuesto de 8.616 millones de dólares (USD) para las operaciones de ACNUR en el año 2021; sin embargo, debido a la COVID-19 y a raíz de la situación en Afganistán, Etiopía y Venezuela, el presupuesto total ascendió a 9.248 millones de dólares (USD). Al 20 de octubre de 2021, ACNUR seguía operando con un déficit del 48% en la financiación.

Para obtener más información con respecto a este tema, favor de contactar a:

  • En Ginebra, Shabia Mantoo, mantoo@unhcr.org, +41 79 337 7650
  • En Nueva York, Kathryn Mahoney, mahoney@unhcr.org, +1 347 443 7646