World

Fortalecimiento de la preparación frente a emergencias sanitarias: aplicación del Reglamento Sanitario Internacional (2005)

Format
Analysis
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

CONSEJO EJECUTIVO
148.ª reunión
Punto 14.2 del orden del día provisional
EB148/19

Informe interino sobre los progresos realizados por el Comité de Examen acerca del funcionamiento del Reglamento Sanitario Internacional (2005) durante la respuesta a la COVID-19

Informe del Director General

De conformidad con las peticiones formuladas por la Asamblea de la Salud en las resoluciones WHA73.1 y WHA73.8 (2020), el Director General tiene el honor de trasladar al Consejo Ejecutivo, en su 148.ª reunión, el informe interino de los progresos realizados por el Comité de Examen acerca del funcionamiento del Reglamento Sanitario Internacional (2005) durante la respuesta a la COVID-19 (en el anexo).

ANTECEDENTES

1. El Comité de Examen acerca del funcionamiento del Reglamento Sanitario Internacional (2005) durante la respuesta a la COVID-19 fue convocado por el Director General el 8 de septiembre de 2020, en respuesta a la petición formulada por los Estados Miembros en la resolución WHA73.1 (2020), y de conformidad con el artículo 50 del Reglamento Sanitario Internacional (2005) (RSI o Reglamento). El Comité está integrado por 21 miembros seleccionados y propuestos para el cargo por el Director General a partir de la Lista de Expertos del RSI, los cuales abarcan una amplia gama de conocimientos especializados y son adecuadamente representativos desde el punto de vista geográfico y de género. Preside el Comité el Profesor Lothar H. Wieler (Alemania), con el apoyo de una Vicepresidenta, la Profesora Lucille Blumberg (Sudáfrica), y un Relator, el Dr. Preben Aavitsland (Noruega).

2. El mandato del Comité consiste en analizar el funcionamiento del RSI durante la respuesta a la COVID-19, examinar la situación de la aplicación de las recomendaciones pertinentes de los anteriores Comités de Examen del RSI y, en última instancia, formular recomendaciones técnicas al Director General sobre el funcionamiento del Reglamento y sobre la eventual necesidad de introducir modificaciones. En el presente informe se resume la labor realizada por el Comité de Examen hasta el 8 de diciembre de 2020.

PROCESO

3. El Comité celebra una reunión plenaria virtual de 3 horas cada semana y cuenta con el apoyo de la Secretaría del RSI de la OMS. Asimismo, lleva a cabo sus trabajos a través de tres subgrupos dedicados a la preparación, la alerta y la respuesta, los cuales se reúnen prácticamente todas las semanas durante una hora. Dirigidos por el Dr. Jean-Marie Okwo-Bele, el Dr. Mark Salter y el Profesor James LeDuc, respectivamente, los subgrupos deliberan sobre cuestiones específicas, llevan a cabo entrevistas e informan de sus conclusiones en la reunión plenaria semanal. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 51.2 del Reglamento Sanitario Internacional (2005), el Comité también celebra cada mes una reunión abierta a la que asisten más de 100 representantes designados por los Estados Miembros, los organismos de las Naciones Unidas y agentes no estatales que mantienen relaciones oficiales con la OMS. Hasta la fecha, han presentado declaraciones ante el Comité los representantes designados por 33 Estados Miembros, ya sea individualmente o como parte de grupos específicos de Estados Miembros, así como cuatro representantes de organismos de las Naciones Unidas y agentes no estatales que mantienen relaciones oficiales con la OMS.

4. El Comité coordina su labor con la del Comité Independiente de Asesoramiento y Supervisión para el Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS (IOAC) y con la del Grupo independiente de preparación y respuesta frente a las pandemias, a través de sus respectivas Secretarías y de llamadas mensuales entre sus Presidentes.

5. El Comité ha mantenido entrevistas con los Presidentes de los anteriores Comités de Examen, los Presidentes de los Comités de Emergencia actuales y anteriores, el Presidente y el Vicepresidente de la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN), el Jefe de la Subdivisión de Examen Periódico Universal de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Presidente del IOAC, investigadores especializados en medidas relativas a los viajes, 14 Centros Nacionales de Enlace para el RSI y personal de la Sede y de las oficinas regionales y las oficinas en los países de la OMS. Está previsto que realice más entrevistas.

6. La Secretaría del RSI de la OMS ha facilitado al Comité los documentos de información y apoyo pertinentes. Está previsto que se lleven a cabo análisis más a fondo de las capacidades en materia de preparación, las medidas relativas a los viajes y la legislación nacional.

PRIORIDADES

7. El Comité está examinando las siguientes cuestiones fundamentales:

  • En conjunto, ¿cómo ha funcionado el RSI durante la COVID-19, hasta el momento? ¿Cómo ha contribuido el Reglamento a la respuesta mundial?

  • ¿Cómo se interpretan y desempeñan las funciones y responsabilidades que corresponden a la Secretaría de la OMS y a los Estados Partes en virtud del RSI?

  • ¿En qué medida estaban preparados los Estados Miembros para responder a la COVID-19?

  • ¿Cómo pueden ayudar los actuales instrumentos y enfoques para la evaluación y el seguimiento de la preparación a aumentar la eficacia de la respuesta de los países? ¿Cómo se pueden utilizar los exámenes colegiados universales para ayudar a mejorar la aplicación del RSI?

  • ¿Cómo se intercambió información en el marco del RSI durante los primeros días del brote? ¿Necesita la Secretaría de la OMS un mandato más firme y claro para reaccionar en caso de que los Estados Partes no proporcionen información? En caso afirmativo, ¿cuál sería el mejor modo de formular y aplicar este mandato?

  • ¿Son claros y comprensibles los criterios para determinar la existencia de una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII) y las consecuencias que conlleva su declaración? ¿Qué ventajas y desventajas tiene introducir un nivel intermedio de alerta? ¿Cómo podría aplicarse este nivel intermedio de alerta? ¿Qué alternativas pueden considerarse?

  • ¿Cómo cumplieron la Secretaría de la OMS y los Estados Partes sus obligaciones con respecto a las medidas sanitarias adicionales en relación con el tráfico internacional?

  • ¿Cómo están funcionando los mecanismos actuales de colaboración y coordinación para la alerta y respuesta mundial ante brotes epidémicos? ¿Qué hay que cambiar o mejorar?

CONCLUSIONES PRELIMINARES

Evaluación general

8. Los Estados Miembros y los expertos han mostrado un apoyo muy amplio al Reglamento como piedra angular del derecho internacional en materia de salud pública y seguridad sanitaria. No obstante, también hay acuerdo en que es necesario mejorarlo en algunos aspectos para que el mundo esté mejor preparado ante la próxima pandemia.

9. Hace falta una definición más clara de las funciones y responsabilidades que incumben respectivamente a la Secretaría de la OMS y a los Estados Partes, así como una mejor comprensión de las limitaciones que imponen las disposiciones del Reglamento Sanitario Internacional (2005) a la Secretaría de la OMS.

10. El apoyo político de alto nivel y los recursos disponibles para la aplicación del Reglamento son insuficientes e irregulares tanto a escala nacional como internacional. El Comité ha solicitado documentación relativa a la financiación de todas las actividades vinculadas a la aplicación del Reglamento en la OMS y de todo el personal que contribuye a ella (Sede, oficinas regionales y oficinas en los países). Por otro lado, se está recabando información de los Centros Nacionales de Enlace para el RSI sobre su estructura, funcionamiento e interacciones a nivel intergubernamental y regional, así como sobre el apoyo político y la financiación que destinan los países a la aplicación del Reglamento.

11. El artículo 54 requiere que los Estados Partes y el Director General informen a la Asamblea Mundial de la Salud sobre la aplicación del Reglamento. También dispone que la Asamblea de la Salud examine periódicamente el funcionamiento del Reglamento. Los informes anuales que presenta la Secretaría del RSI a la Asamblea Mundial de la Salud contienen amplia información sobre el desarrollo de las capacidades básicas, obtenida a partir de la información facilitada por los propios Estados Partes en sus informes anuales, así como de mecanismos voluntarios adicionales como la evaluación externa conjunta, los exámenes posteriores a la acción y los ejercicios de simulación. El Reglamento no establece un mecanismo independiente para vigilar y evaluar el grado general de cumplimiento por parte de los Estados Partes o de la OMS de todas las obligaciones que les corresponden, más allá del desarrollo de las capacidades básicas.

12. La ausencia de un mecanismo sólido de evaluación del cumplimiento y rendición de cuentas fue señalada durante las entrevistas como un factor que reducía los incentivos para alcanzar unos niveles de preparación y cooperación adecuados de acuerdo con el Reglamento y desalentaba la notificación oportuna de los eventos y la información de salud pública. Esas críticas se plantearon en particular en relación con la adopción de medidas sanitarias adicionales en vista de sus consecuencias sociales y económicas de alcance transfronterizo. La incorporación de un sistema sólido de evaluación del cumplimiento fue señalada también como un enfoque que podría fortalecer el marco general del Reglamento y su credibilidad como instrumento jurídico; cabría considerar la posibilidad de incluir en este enfoque un mecanismo de examen colegiado universal.

13. Otro terreno en el que hay margen de mejora según el Comité es el fortalecimiento de las actividades mundiales de alerta y respuesta ante brotes epidémicos, en el que cabría considerar, entre otras cosas, la posibilidad de aumentar la coordinación y la cooperación con la GOARN. A petición del Comité, la GOARN está realizando una encuesta para determinar los problemas que dificultan una participación más eficaz en las actividades de alerta y evaluación de riesgos y en las operaciones de respuesta, así como el apoyo necesario para lograrla.

14. El Comité está analizando el Reglamento artículo por artículo para comprobar si las deficiencias percibidas en su eficacia durante la respuesta a la COVID-19 son de concepto o si se deben a dificultades derivadas de la aplicación.

15. El Comité está estudiando si se puede aumentar la eficacia del Reglamento mediante la introducción de modificaciones y anexos específicos, o si hay otras formas de lograr que la OMS y los Estados Partes entiendan del mismo modo las acciones que se esperan de ellos.