World

Evitemos una década perdida: Hay que actuar ya para revertir los efectos de la COVID-19 sobre la infancia y la juventud

Attachments

MENSAJES FUNDAMENTALES

El problema

  • La COVID-19 es la peor crisis para la infancia en los 75 años de historia de UNICEF. Si no se actúa, el mundo se enfrentará a una década perdida para los niños, y los Objetivos de Desarrollo Sostenible se convertirán en un sueño imposible.

  • En menos de dos años, 100 millones de niños más se han sumido en la pobreza, un aumento del 10% desde 2019.

  • En el mejor de los casos, se necesitarán entre siete y ocho años para recuperarse y volver a los niveles de progreso anteriores a la crisis.

  • La profunda disparidad en la recuperación de la pandemia está ampliando la brecha entre los países más ricos y los más pobres. Mientras que los países más ricos se están recuperando, los más pobres se han endeudado en exceso y los avances en materia de desarrollo son cada vez más escasos. La tasa de pobreza sigue aumentando en los países de ingresos bajos y en los países menos adelantados.

El peligro

  • Para que el mejor escenario posible se haga realidad, debemos actuar ahora.

  • Incluso antes de la pandemia, alrededor de 1.000 millones de niños en todo el mundo, y la mitad de todos los niños de los países en desarrollo, sufrían al menos una privación grave, al no tener acceso a la educación, la salud, la vivienda, la nutrición, el saneamiento o el agua.

  • El mundo se encuentra en una encrucijada. Debemos decidir si protegemos y ampliamos los logros alcanzados en materia de derechos de la infancia a lo largo de los años, o si sufrimos las consecuencias de un retroceso en el progreso y la pérdida de una década para los niños y jóvenes de hoy, algo que nos afectará a todos, en todas partes.

Pero hay esperanza

  • Lejos de sentirse impotentes ante los retos, los niños y jóvenes de hoy en día aceptan el cambio y los desafíos, y siguen adelante con resiliencia y valentía. En lugar de limitarse a aceptar un futuro ya determinado, han decidido pasar a la acción. La generación joven de hoy tiene más esperanza y cree que el mundo se está convirtiendo en un lugar mejor.

  • Las crisis actuales también presentan una oportunidad única para que el mundo se reimagine a sí mismo: como un colectivo justo, seguro e interdependiente en el que todos los niños y niñas tengan las mismas posibilidades de alcanzar su potencial.

  • Durante 75 años, UNICEF ha sido el principal arquitecto y defensor de los derechos de la infancia en el mundo, y su trabajo en favor de todos los niños, especialmente en tiempos de crisis, es hoy más importante que nunca.

  • No es el momento de mostrarse cautos. Es el momento de trabajar juntos y construir un futuro mejor.

Esto es lo que debe ocurrir

  • Lograr que nuestro futuro colectivo –nuestros niños y niñas– sea el primero a la hora de recibir las inversiones y el último a la hora de sufrir recortes.

  • Este programa de acción se basa en los 75 años de experiencia, investigación y práctica de UNICEF y en sus 75 años escuchando a los niños y jóvenes.

  • Para responder y recuperarse, y para reimaginar el futuro de todos los niños, UNICEF pide:

    • Invertir en protección social, capital humano y gasto público para lograr una recuperación resiliente que incluya a todos
    • Poner fin a la pandemia y revertir el alarmante retroceso que se ha producido en la salud y la nutrición de la infancia, aprovechando, entre otras cosas, el papel fundamental que desempeña UNICEF en la distribución de la vacuna contra la COVID-19
    • Reconstruir de manera más sólida garantizando una educación de calidad, protección y buena salud mental para todos los niños y niñas, aplicando entre otras cosas nuevos enfoques para acabar con las hambrunas, proteger a los niños del cambio climático y reimaginar el gasto que se destina a paliar los desastres.