World

En defensa de un multilateralismo renovado para hacer frente a la pandemia de enfermedad por coronavirus (COVID-19) y a otros desafíos mundiales - Informe del Experto Independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y (A/HRC/48/58)

Format
UN Document
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Consejo de Derechos Humanos
48o período de sesiones
13 de septiembre a 1 de octubre de 2021
Tema 3 de la agenda
Promoción y protección de todos los derechos humanos,
civiles, políticos, económicos, sociales y culturales,
incluido el derecho al desarrollo

Resumen

El Experto Independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo dedica su cuarto informe temático presentado al Consejo de Derechos Humanos a la necesidad de contar con un multilateralismo renovado para hacer frente a la pandemia. En este informe, el Experto examina en qué medida la pandemia constituye una prueba muy seria para el multilateralismo y de qué manera podría ofrecer la oportunidad, como se ha propugnado en diferentes foros, de conseguir un multilateralismo más fuerte, eficaz e inclusivo, con vistas a hacer frente a la pandemia en curso y a los desafíos mundiales del futuro, al tiempo que se logra establecer un orden internacional democrático y equitativo.

I. Introducción

  1. El presente informe del Experto Independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo, Livingstone Sewanyana, se transmite al Consejo de Derechos Humanos de conformidad con la resolución 45/4 del Consejo.

  2. En esa resolución, el Consejo invitó al Experto Independiente a que, en su próximo informe al Consejo de Derechos Humanos, prestara especial atención a las repercusiones negativas de la pandemia de enfermedad por coronavirus (COVID-19) a nivel internacional en las cuestiones pertinentes relacionadas con su mandato. A este respecto, el Relator Especial ha observado que, desde el inicio de la pandemia, a principios de 2020, han quedado al descubierto en muchos frentes las debilidades prácticas del sistema multilateral, que es fundamental para un orden internacional democrático y equitativo. Por lo tanto, ha decidido consagrar el presente informe a la necesidad de un multilateralismo renovado frente a la pandemia, examinando en qué medida la pandemia supone una prueba muy seria para el multilateralismo y de qué manera esta podría ofrecer la oportunidad, como se ha propugnado en diferentes foros, de conseguir un multilateralismo más fuerte, eficaz e inclusivo, con vistas a hacer frente a la pandemia en curso y a los desafíos mundiales del futuro, al tiempo que se logra establecer un orden internacional democrático y equitativo.

  3. El Experto Independiente desea limitar el alcance de su informe al multilateralismo en relación con una respuesta sanitaria equitativa y una recuperación socioeconómica justa en el contexto de la pandemia, teniendo en cuenta la actual opinión generalizada sobre la necesidad de un multilateralismo de nuevos bríos que atienda mejor los desafíos presentes y futuro. De hecho, el multilateralismo ya se ha debilitado debido a varias cuestiones muy problemáticas, como las tensiones geopolíticas, el cambio climático, las crisis migratorias y humanitarias, la pobreza y la desigualdad. La pandemia no es más que la punta del iceberg.

  4. No cabe duda de que la pandemia de COVID-19 es la crisis más grave a la que se ha enfrentado el mundo desde la Segunda Guerra Mundial. Hasta la fecha, más de 4 millones de personas han muerto y casi 200 millones se han contagiado, según ha informado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se teme que las cifras reales sean considerablemente superiores. El Experto Independiente rinde homenaje a todas las personas que han muerto a causa de la pandemia, así como a sus familias, y en particular a los trabajadores de la salud, que han pagado un precio muy alto y cuyo sacrificio deberá permanecer siempre en la memoria de todos.

  5. Como destacó la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios en su publicación Panorama global humanitario 2021, un total de 235 millones de personas en el mundo entero necesitan asistencia y protección humanitarias en 2021, lo que representa un pasmoso aumento del 40 % en un año. Las repercusiones perjudiciales de la pandemia en el disfrute de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales en todo el mundo han sido, y siguen siendo, profundas. Entre los grupos más afectados figuran las mujeres y las niñas, los niños y los jóvenes, las personas de edad, las personas con discapacidad, las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales, los pueblos indígenas y las minorías, los migrantes, los refugiados y los solicitantes de asilo. Fundamentalmente, como ha señalado la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la crisis multidimensional ha agudizado las desigualdades y vulnerabilidades existentes, lo que ha dejado aún más expuestos los fuertes vínculos entre, por una parte, la raza, el origen étnico y la situación socioeconómica y, por otra, los resultados sanitarios. La adopción de un enfoque basado en los derechos humanos, centrado ante todo en las personas, debe ser el eje de todos los esfuerzos de recuperación a fin de reconstruir para mejorar4 . El Director General de la OMS declaró en diciembre de 2020 que la incorporación de la protección de los derechos humanos en la respuesta a la pandemia no solo era un imperativo moral, sino una obligación legal vinculante, y que el respeto de todos los derechos humanos sería fundamental para el éxito de la respuesta sanitaria5 . Además, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible debería ser la hoja de ruta para una recuperación mundial más resiliente y justa, en la que nadie se quede atrás.

  6. El multilateralismo y la solidaridad mundial deberían ser los principios fundamentales de esa recuperación. El Experto Independiente pone de relieve la obligación de cooperación y asistencia internacionales reafirmada, entre otros instrumentos, en la Carta de las Naciones Unidas (arts. 55 y 56), la Declaración Universal de Derechos Humanos (art. 22), el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (art. 2, párrafo 1) y la observación general núm. 14 (2000), relativa al derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud, del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Esta obligación adquiere una nueva dimensión en el atroz contexto de la pandemia mundial de COVID-19.

  7. Para la elaboración de este informe, además de realizar un amplio trabajo de investigación y documentación, el Experto Independiente envió un cuestionario a los Estados Miembros, a la sociedad civil y a otros interlocutores, y celebró consultas bilaterales con varias partes interesadas para recabar su opinión sobre el tema en cuestión6 . El Experto Independiente agradece a todas las personas que se tomaron el tiempo para colaborar con él y contribuir a la preparación del informe en este difícil contexto.

  8. El Experto Independiente espera que su informe aporte observaciones y recomendaciones útiles a todas las partes interesadas que trabajan para fomentar un multilateralismo renovado, al tiempo que tratan de derrotar la pandemia, en sus esfuerzos por establecer un orden internacional democrático y equitativo.