World

El Niño/La Niña Hoy (mayo de 2021)

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Situación actual y perspectivas

Según los indicadores oceánicos y atmosféricos, el episodio de La Niña de 2020/2021 ha llegado a su fin. Los pronósticos más recientes de los Centros Mundiales de Producción de Predicciones a Largo Plazo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) apuntan al predominio de unas condiciones neutras en el Pacífico tropical durante el verano boreal: las probabilidades se sitúan en el 78 % para el período de mayo a julio, y bajan hasta el 55 % para el período de agosto a octubre. Para el resto del año, lo más probable es que el fenómeno El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) se mantenga en condiciones neutras. Sin embargo, las perspectivas para el segundo semestre del año son bastante inciertas, ya que algunos indicios sugieren una transición a un episodio de El Niño y otros la reinstauración de condiciones típicas de La Niña a finales de este año. Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales monitorearán de cerca la evolución del fenómeno ENOS en los próximos meses y facilitarán proyecciones actualizadas.

Según los indicadores atmosféricos y oceánicos, entre agosto y septiembre de 2020 se instauraron condiciones compatibles con La Niña. Las anomalías en la temperatura de la superficie del mar en las partes central y centroriental del Pacífico ecuatorial alcanzaron su apogeo durante los meses de octubre y noviembre de 2020. En 2021, las anomalías en la temperatura de la superficie del mar en la zona centroriental del Pacífico se debilitaron, dando lugar a las temperaturas actuales, que son ligeramente inferiores a lo normal, pero no suficientemente frías como para alcanzar el umbral que marca la presencia de un episodio de La Niña. Las temperaturas subsuperficiales más frías de lo normal también se debilitaron considerablemente en febrero, y en marzo empezaron a mostrar anomalías de signo positivo.

Desde finales de marzo, y como consecuencia de la variabilidad activa del viento en la superficie del océano, las anomalías negativas que subsistían en las temperaturas en superficie se han atenuado más lentamente de lo que cabría esperar a raíz del proceso de ajuste propiciado por las temperaturas subsuperficiales. Las temperaturas superficiales del mar ecuatorial frente a la costa sudamericana han experimentado una notable variabilidad y actualmente son mucho más frías que las del resto del Pacífico tropical, lo que puede conllevar efectos localizados.

Desde mediados de 2020 se observaron vientos alisios más intensos en el Pacífico tropical, y los vientos del oeste en altitud registrados en esa misma zona mostraron una intensidad superior a la media. En la actualidad, los vientos alisios cerca de la superficie presentan anomalías positivas débiles y carecen de estructura espacial. Los vientos del oeste en altitud también son mucho más débiles. Los indicadores de nubosidad y precipitación vuelven a mostrar valores normales. Asimismo, la nubosidad sobre el Pacífico tropical central y centroccidental ya no es inferior a la media, y la precipitación alrededor del continente marítimo ha dejado de superar los valores medios. En cuanto al índice de Oscilación Austral (que representa la diferencia normalizada de presión a nivel del mar entre Tahití y Darwin) también volvió a registrar valores comprendidos en el intervalo considerado neutro en marzo y no ha experimentado cambios. Estas características oceánicas y las correspondientes anomalías atmosféricas son típicas de la fase de transición que sucede al fin de un episodio de La Niña. Gracias a las observaciones pasadas sabemos que las condiciones del ENOS suelen ser de transición en algún momento entre los meses de abril y junio.

Las recientes condiciones instauradas entre abril y mayo son el punto de partida para que, sobre la base de los modelos climáticos de los Centros Mundiales de Producción de Predicciones a Largo Plazo de la OMM, puedan elaborarse pronósticos del ENOS a escala mundial para los próximos meses. Las predicciones para el período de mayo a julio de 2021 indican un 78 % de probabilidades de que se mantengan las condiciones neutras del ENOS, un 19 % de probabilidades de que se produzca un episodio de La Niña y solo un 3 % de probabilidades de que se instauren condiciones características de El Niño. El intervalo de posibles temperaturas de la superficie del mar en el Pacífico centroriental previsto para el período de mayo a julio de 2021 está comprendido entre −0,6 y +0,3 grados Celsius. Durante la temporada de agosto a octubre de 2021, lo más probable es que prevalezcan unas condiciones neutras con respecto al ENOS, (probabilidad superior al 50 %), y se prevé que la temperatura de la superficie del mar en el Pacífico centroriental difiera de la media en −0,8 y +0,8 grados Celsius. Para fechas posteriores, la incertidumbre es más acusada, aunque el mantenimiento de unas condiciones neutras con respecto al ENOS es más probable que la instauración de un episodio de La Niña o El Niño. Los pronósticos a largo plazo, y en particular aquellos que abarcan la primavera boreal, tienden a ser menos exactos. Estamos a punto de franquear la denominada "barrera de las predicciones de primavera", pero los pronósticos para finales de año todavía no aportan el grado de certidumbre necesario. A la hora de prever las condiciones que se darán hasta finales de año, prácticamente la mitad de los pronósticos indican la persistencia de unas condiciones neutras con respecto a ENOS, y el resto apunta a la reaparición de La Niña o a la instauración de El Niño.

Es importante tener en cuenta que El Niño y La Niña no son los únicos factores que condicionan las características climáticas a escala mundial y regional, y que la intensidad de los indicadores del ENOS no tiene una correspondencia directa con la de sus efectos. Por lo que se refiere a la escala regional, las proyecciones estacionales deberán tener en cuenta los efectos relativos tanto del estado del ENOS como de otros condicionantes climáticos pertinentes a escala local. Puede obtenerse información aplicable a los ámbitos regional y local en las proyecciones climáticas estacionales regionales y nacionales, como las elaboradas por los Centros Regionales sobre el Clima de la OMM, los Foros Regionales sobre la Evolución Probable del Clima y los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales.