World

El DIH en tiempos de COVID-19

Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Tras años de enfrentamientos, destrucción, erosión de servicios básicos y desplazamiento, las personas que viven en medio de conflictos armados hoy se ven frente a una amenaza de particular intensidad a raíz de la COVID-19.
En un momento en que muchas poblaciones dependen de la ayuda humanitaria para sobrevivir, cabe recordar que el derecho internacional humanitario (DIH) prevé salvaguardias fundamentales para personas afectadas por conflictos armados, incluso ante pandemias.

ATENCIÓN DE SALUD

Disponer de instalaciones médicas que cuenten con el personal y el equipamiento adecuados es necesario para la atención a gran escala, tal como ha puesto de relieve el brote de COVID-19. El personal médico, las unidades y el transporte sanitarios deben protegerse de los ataques durante un conflicto.

ABASTECIMIENTO DE AGUA

Las redes de suministro de agua, incluidas las instalaciones de saneamiento y distribución, deben protegerse de los ataques durante conflictos armados, por considerarse tanto bienes de carácter civil como bienes indispensables para la supervivencia de la población civil.

ASISTENCIA HUMANITARIA

A la par de la adopción de medidas por parte de los Estados a fin de limitar la propagación del virus, es de suma importancia que la ayuda humanitaria imparcial llegue a las poblaciones vulnerables y que el personal humanitario pueda seguir prestándola a quienes más la necesitan

PERSONAS QUE CORREN MÁS RIESGO

Es esencial procurar que las personas mayores, las personas con discapacidad, quienes tienen enfermedades preexistentes o sistemas inmunitarios debilitados reciban la atención necesaria. La edad o el estado físico pueden dificultar la aplicación de medidas sanitarias preventivas, con lo cual el riesgo de contagio es aún mayor.

PID, MIGRANTES, SOLICITANTES DE ASILO Y REFUGIADOS

Todas las personas civiles gozan de protección contra los efectos de las hostilidades armadas y la privación arbitraria de la libertad. Esta protección se aplica, asimismo, a personas internamente desplazadas, migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas, quienes están particularmente expuestas al contagio de COVID-19 debido a las condiciones en las que suelen vivir.

INFANCIA Y EDUCACIÓN

Las normas del DIH exigen que las partes en conflicto faciliten el acceso a la educación. No obstante, muchas escuelas están cerradas de manera provisoria a causa de la pandemia. Si bien es una medida preventiva importante, pone en riesgo la continuidad educativa, sobre todo en zonas donde se libran conflictos armados.