World

El coronavirus amenaza con aumentar la desnutrición aguda, poniendo en peligro el futuro de 10 millones de niños

Source
Posted
Originally published
Origin
View original
© WFP/Neto Flores

ROMA - El coronavirus puede llevar a otros 10 millones de niños del mundo a la desnutrición aguda. El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés) estima que el número de niños pequeños que sufren de esta forma de desnutrición potencialmente mortal podría aumentar en un 20 por ciento como resultado de la pandemia de COVID-19.*

El virus puede tener un efecto devastador en los cuerpos pequeños que ya son débiles debido a una mala nutrición. Al mismo tiempo, la pandemia está teniendo un efecto ruinoso en las familias vulnerables que dependen de un salario diario o una remesa. Los bloqueos relacionados con la COVID-19 y las restricciones de movimiento están socavando severamente los medios de vida, exacerbando las amenazas existentes como conflictos y sistemas de salud débiles, lo que hace que sea especialmente difícil para las familias de las naciones más pobres pagar una dieta nutritiva.

Si no actuamos ahora, enfrentaremos una devastadora pérdida de vidas, salud y productividad en las generaciones futuras. Obtener una nutrición adecuada hoy determinará si las consecuencias de COVID-19 para los niños se sentirán durante meses, años o incluso décadas, dijo Lauren Landis, Directora de Nutrición del WFP.

El Informe Global de Nutrición de este año destaca las desigualdades inherentes a la nutrición, y el retraso en el crecimiento y la emaciación son más frecuentes entre las comunidades más pobres. Los niños desnutridos, especialmente los menores de cinco años, corren el riesgo de ser una de las principales víctimas de la pandemia y sus consecuencias socioeconómicas.

Veintidós millones de niños menores de cinco años y madres embarazadas y lactantes dependen del WFP para proporcionarles alimentos y micronutrientes para la prevención y el tratamiento de la desnutrición. El WFP está trabajando con los gobiernos para monitorear a las poblaciones vulnerables a COVID-19, adaptando el apoyo nutricional donde sea necesario. El WFP también está trabajando para garantizar que la producción de alimentos nutritivos especializados no se vea afectada por las restricciones comerciales y está utilizando su presencia en el terreno para llevar información sobre la COVID-19 a las comunidades alejadas de los sistemas de salud.

El WFP está listo para ampliar su respuesta para prevenir y tratar la desnutrición aguda y mejorar la alimentación de los niños, pero necesita urgentemente US$300 millones para hacerlo.

La desnutrición aguda es causada por el consumo inadecuado de alimentos o enfermedades, o ambas, lo que resulta en una pérdida de peso repentina que, si no se trata, puede provocar la muerte.

Contenido relacionado con la nutrición disponible:

  • Imágenes de transmisión de alta calidad con lista de tomas
  • Fotografías

  • Las proyecciones del WFP indican que la desnutrición aguda en niños menores de cinco años podría aumentar en un 20% debido a los impactos socioeconómicos de la COVID-19 en la seguridad alimentaria. Este número es solo el resultado de la inseguridad alimentaria. Los impactos del cierre de las instalaciones de salud aumentarán aún más las tasas.