World

Colaboración estrecha de la OMS con los países que están luchando contra la viruela símica

La OMS y sus asociados trabajan para comprender mejor el alcance y la causa de un brote de viruela símica. El virus es endémico en algunas poblaciones animales en varios países, lo que produce brotes esporádicos en la población local y los viajeros. Los brotes recientes notificados en 11 países hasta el momento son atípicos, ya que se presentan en países sin endemicidad.

A fecha de hoy, hay alrededor de 80 casos confirmados y 50 investigaciones pendientes. Es probable que se comuniquen más casos a medida que se amplíe la vigilancia.

La OMS está trabajando con los países afectados y otros para ampliar la vigilancia de la enfermedad a fin de encontrar y apoyar a las personas que puedan verse afectadas, y para proporcionar orientación sobre cómo controlar la enfermedad. Continuamos convocando reuniones de expertos y grupos consultivos técnicos (como la reunión de hoy del Grupo Consultivo Estratégico y Técnico sobre Peligros Infecciosos con Potencial Pandémico y Epidémico [STAG-IH]) para compartir información sobre la enfermedad y las estrategias de respuesta.

La OMS sigue recibiendo información actualizada sobre la situación de los brotes en curso en los países endémicos.

La viruela símica se propaga de manera diferente a la COVID-19. La OMS alienta a las personas a mantenerse informadas a partir de fuentes fiables, como las autoridades de salud nacionales, sobre el alcance del brote en su comunidad (si corresponde), los síntomas y las medidas de prevención.

Dado que la viruela símica se propaga mediante el contacto directo, la respuesta debe centrarse en las personas afectadas y sus contactos cercanos. Las personas que interactúan estrechamente con alguien que es infeccioso tienen un mayor riesgo de infección: esto incluye a los trabajadores de la salud, los miembros del hogar y las parejas sexuales.

Siempre es inaceptable estigmatizar a grupos de personas a causa de una enfermedad. Puede ser un obstáculo para poner fin a un brote, ya que puede evitar que las personas afectadas busquen atención médica, lo que provocaría la propagación no detectada de dicha enfermedad.

A medida que la situación evolucione, la OMS seguirá proporcionando actualizaciones para obtener más información.