World

ACNUR y UNICEF alertan que muchas mujeres, en distintos países, sufren discriminación al registrar el nacimiento de sus hijas e hijos

Format
News and Press Release
Sources
Posted
Originally published
Origin
View original
Samira, una madre siria, visita un centro comunitario de ACNUR en Alepo para solicitar asistencia jurídica en el registro del nacimiento de su hijo © ACNUR/Qusai Alazroni

GINEBRA / NUEVA YORK – El informe conjunto publicado el día de hoy por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) muestra que, en distintos países, la discriminación que sufren las mujeres impide u obstaculiza el registro de nacimientos, lo cual pone a su descendencia en riesgo de apatridia.

El análisis más reciente en el informe “Discriminación sexual en el registro de nacimientos” detectó que tales barreras pueden existir en la legislación o en las normas culturales en que se basa el registro de nacimientos.

En algunos países, es el padre o cualquier otro hombre en la familia quien tiene la responsabilidad legal de registrar el nacimiento de un niño o de una niña; en contraste, las madres solo pueden hacerlo en casos excepcionales. En el supuesto de que un padre no registre el nacimiento, el niño o la niña puede nunca contar con un registro.

En algunos casos, el personal médico, las parteras o los jefes tribales que asisten a un nacimiento tienen prioridad por encima de la madre en la lista de integrantes de la comunidad que tienen derecho a registrarlo.

Además, en algunos países, para que una madre pueda ejercer el derecho a registrar el nacimiento de su hija o hijo, debe acreditar que el nacimiento se dio dentro del matrimonio, lo cual suele requerir la presentación de un acta o certificado que lo sustente.

“Para prevenir la apatridia, es necesario que tanto la madre como el padre tengan la facultad de registrar el nacimiento de hijas e hijos. Impedir que las mujeres gocen de los mismos derechos pone a la niñez en riesgo de no contar con personalidad jurídica ni con certificado de nacionalidad”, señaló Grainne O’Hara, Directora de Protección Internacional de ACNUR.

Hoy en día, según datos de UNICEF, no ha sido registrado el nacimiento de uno de cada cuatro menores de cinco años. Además, en los casos en que sí se registró el nacimiento, es probable que no se cuente con documentos que lo comprueben. De hecho, se estima que 237 millones de niñas y niños de menos de cinco años en el mundo no cuentan con un acta de nacimiento, la cual, al señalar el país en el que nacieron e identificar a la madre y al padre, sirve de evidencia para acreditar la elegibilidad que tiene la infancia para adquirir determinada nacionalidad.

“Para garantizar la salud y el bienestar de la niñez, esta debe ser registrada al momento de su nacimiento”, indicó Cornelius Williams, Director Adjunto de Protección de la Infancia en UNICEF. “Si no cuenta con un acta de nacimiento, la niñez corre el riesgo de convertirse en apátrida y de ser excluida de servicios básicos, como la educación y la atención médica. Nuestro análisis indica que los gobiernos deben emprender acciones urgentes para que la discriminación no impida que las mujeres registren el nacimiento de sus hijas e hijos en la misma medida en que lo hacen sus contrapartes masculinas”.

Aunado a ello, el análisis conjunto de ACNUR y UNICEF mostró que Estados tan diversos como Guinea, Sudán del Sur, Mozambique y Nepal han tomado medidas para reformar sus leyes en materia de registro civil con el objeto de otorgar los mismos derechos a las mujeres.

El informe recomienda acciones que los países pueden emprender para que la discriminación no siga formando parte del proceso de registro de nacimientos, lo cual incluye reformas legislativas y campañas de concienciación dirigidas a mujeres, familias y comunidades, con el propósito de apoyar el derecho de las madres, así como ampliar la comprensión de la importancia que tiene registrar los nacimientos. ACNUR y UNICEF liderarán la Coalición por el derecho de la niñez a una nacionalidad, la cual se creó para abordar la apatridia infantil como parte de la campaña #IBelong para acabar con la apatridia.

Antecedentes:

En términos de la Convención sobre los Derechos del Niño, el instrumento en materia de derechos humanos que ha sido ratificado el mayor número de veces en la historia, el registro del nacimiento es uno de los derechos fundamentales de la niñez. En el mismo sentido, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer exhorta a los Estados a otorgar a las mujeres los mismos derechos de los que gozan los hombres en cuanto a conferir una nacionalidad a su descendencia. No obstante, la apatridia infantil sigue siendo un problema a nivel mundial, en el que varias familias y generaciones no serán reconocidas como ciudadanas de ningún país.

Para obtener más información con respecto a este tema, favor de contactar a:

ACNUR: Shabia Mantoo, mantoo@unhcr.org, +41 79 337 7650

UNICEF: Christopher Tidey, ctidey@unicef.org, +1 917 340 3017