World + 11 more

A 100 días del inicio de la respuesta a emergencias ante del COVID-19

Format
Analysis
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Prólogo

A 100 días de su inicio, debemos redoblar nuestros esfuerzos para proteger a los niños y niñas más vulnerables del mundo.

Cuando comenzamos el 2020, no teníamos idea de que, en cuestión de días, el mundo enfrentaría un virus que mataría a cientos de miles y pondría a decenas de millones de niños y niñas en riesgo por las consecuencias de la crisis.

Mientras escribimos este informe, casi 15 millones de personas han contraído COVID-19, más de 600 000 han muerto, y las medidas de cuarentena y contención han creado un colapso económico que ha devastado los ingresos de millones de familias más.

Estoy profundamente preocupado por la difícil situación de la infancia. Más allá de la trágica pérdida de familiares por el virus, muchos enfrentan mayor estrés, violencia y daños en sus hogares y comunidades. El cierre de escuelas que afecta a más de 1500 millones de niñas y niños tiene un impacto en el desarrollo educativo y psicosocial de sus jóvenes mentes. Los niños y niñas más vulnerables que ya viven en lugares difíciles y peligrosos ahora están soportando tiempos especialmente desafiantes.

La serie de informes de impacto que produjo World Vision (Visión Mundial - VM) brindan información detallada e alarmante sobre lo que les está sucediendo a los niños y niñas.

Nuestro tercer y último informe es el más aleccionador hasta el momento. Basado en evaluaciones en 24 países de América Latina, África Subsahariana y Asia, muestra que 85 millones de viviendas en Asia ahora tienen suministros de alimentos limitados o nulos, y 8 millones de niños y niñas se ven obligados a trabajar o mendigar. En América Latina, uno de cada tres de los niños y niñas migrantes venezolanos se va a dormir con hambre. En África Subsahariana, una de cada siete propietarias de negocios nos dijo que gana menos de la mitad de su salario en comparación con el que tenía antes de la propagación de la pandemia. Las comunidades nos dicen que, en consecuencia, los niños y niñas enfrentan mayores riesgos de ser víctimas de matrimonios infantiles, violencia y abuso.

Este desafío único para los niños y niñas vulnerables ha requerido una respuesta única. Cuando nuestro equipo de China comenzó a respaldar a los afectados en enero, fue imposible prever este crecimiento en el programa más grande en la historia de World Vision, que reunió a todas nuestras oficinas para apoyar una Respuesta a emergencias ante el COVID-19 de USD 350 millones para 18 meses a fin de ayudar a 72 millones de personas en 70 países.

Este informe cuenta la historia de los primeros 100 días de nuestra respuesta. Es un testimonio del trabajo de miles de empleados, voluntarios y socios que ya han respaldado a 44 millones de personas, incluidos más de 18 millones de niñas y niños. El informe reflexiona sobre cómo nos hemos adaptado en la coordinación de respuesta remota, cómo ampliamos rápidamente la movilización de la comunidad, los trabajadores de la salud y los líderes religiosos, así como los medios de comunicación y las redes sociales, cómo hemos reinventado las operaciones de los campos de refugiados, cómo usamos la capacitación y el aprendizaje digital, y cómo hemos redirigido nuestros fondos de desarrollo para responder a esta crisis.

Sabemos que esto es un maratón y no una carrera corta. Estamos profundamente preocupados por la propagación del COVID-19 en América Latina, partes de Asia y África, donde los sistemas de salud corren un gran riesgo de verse abrumados. También sabemos que los impactos secundarios de esta pandemia nos acompañarán durante años, ya que se espera que 71 millones de personas vuelvan a la pobreza extrema.

Es por eso por lo que pido una acción urgente por parte de los gobiernos y la comunidad internacional para garantizar un plan de recuperación económica más inclusivo y con mayor capacidad de recuperación. Si solo se necesitan 90 000 millones (USD) para proteger a los niños y niñas más vulnerables del mundo y a sus familias de los peores impactos del COVID-19 (equivalente a solo el 1 % de lo que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y los países del G20 han prometido para el paquete de estímulo global) y esto no sucede, digo que es nuestra culpa si no hacemos de esto una realidad.

Es, en estos días oscuros, que la luz de Cristo brilla más fuerte. Me sorprende ver cómo se están uniendo nuestros socios, donantes, comunidades, vecinos, familias y jóvenes. El sacrificio personal, el amor y el servicio humilde de millones de personas, incluidas las de World Vision y nuestros socios dedicados, ayudan y fortalecen a los niños y niñas de todo el mundo.

Dios los bendiga y gracias, una vez más, por todo lo que hacen.

Andrew Morley
Presidente y Director
Ejecutivo de World Vision International
@andrewmorley0