Venezuela: Respuesta Humanitaria - Informe de Situación No. 02 | hasta julio 2019

Este informe de situación es producido por la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) y el Grupo de Coordinación Inter-Clúster. Se centra en la respuesta de los clústeres desde mayo 2019 e incluye información acumulativa de la respuesta desde 2018.

DESTACADOS

  • Desde 2018, las Naciones Unidas continúa ampliando la entrega de asistencia. Entre otros logros, más de 8,5 millones de niños, niñas y adolescentes han sido vacunados contra el sarampión; se han importado y distribuido 350 toneladas de medicinas e insumos médicos en 41 hospitales y 23 centros de salud en 18 estados; se han administrado cerca de 85.000 tratamientos preventivos y curativos para la desnutrición aguda; y más de 185.000 personas han tenido acceso a agua segura.

  • En mayo de 2019, fue designado un Coordinador Humanitario, a lo que siguió la activación de un Equipo Humanitario de País (en sustitución al Equipo de Coordinación de la Cooperación y la Asistencia - ECCA) y un Grupo de Coordinación Inter-Clúster. También se designó un Coordinador Humanitario Adjunto. Juntos, estos mecanismos están liderando la coordinación de la acción humanitaria basada en principios en Venezuela.

  • Se han activado oficialmente ocho clústeres, a saber: seguridad alimentaria y medios de vida; salud; nutrición; agua, saneamiento e higiene; protección (que incluye las áreas de responsabilidad de la protección de niños, niñas y adolescentes y la violencia de género); alojamiento, energía y enseres; educación; y logística. Siete clústeres están activos, y el clúster de logística está en proceso de creación.

  • Las Naciones Unidas y sus socios han realizado un llamamiento para apoyar el Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela, que tiene como objetivo brindar asistencia a 2,6 millones de personas y requiere $223 millones hasta el final del año.

  • Hay un total de 63 actores operacionales (basado en la herramienta 3W – quien hace que y donde) incluyendo agencias de Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales (ONG), que están incrementando su capacidad y presencia. Esto incluye los 10 estados considerados prioritarios para la respuesta humanitaria.

  • La financiación para mantener y expandir la respuesta es urgente, ya que las agencias de Naciones Unidas y ONG declaran contar con limitados recursos financieros.

PANORAMA DE LA SITUACIÓN

  • Según datos recientes publicados por el Banco Central de Venezuela, la economía venezolana se ha contraído un 48 por ciento entre 2013 y 2018. En el mismo período, las importaciones no petroleras cayeron un 86 por ciento. Otros datos muestran una fuerte caída de las exportaciones de petróleo del país que pasó de 85 mil millones de dólares en 2013 a 30 mil millones de dólares en 2018.

  • Según el Índice Nacional de Precios al Consumidor, los alimentos y otros productos básicos han tenido una inflación acumulada de más de 1.000 por ciento entre diciembre de 2018 y abril 2019. Esta hiperinflación está profundizando la pérdida de poder adquisitivo y limitando el acceso a los bienes básicos. Aunque los alimentos pueden estar disponibles en los mercados, muchas personas, especialmente las más vulnerables, no pueden acceder a ellos debido a los altos precios.

  • La reducción de las importaciones de combustible y una producción local insuficiente, creó una escasez generalizada de gasolina. Esto obstaculizó el acceso a los servicios esenciales y afectó a los medios de vida de las personas. Además, dio lugar a la suspensión intermitente de algunas actividades humanitarias debido a la dificultad de acceder a suficiente combustible para garantizar la continuidad de las operaciones.

  • El 22 de julio se volvió a producir un fallo eléctrico a nivel nacional que puso nuevamente de manifiesto los retos en la provisión de servicios esenciales, aunque ya se habían tomado medidas de contingencia para minimizar sus consecuencias humanitarias sobre todo en centros de salud. El suministro de electricidad y agua sigue siendo limitado en muchos estados, especialmente fuera de Distrito Capital, con racionamientos impactando centros de salud y educación.

  • La frontera con Colombia, que permanecía cerrada desde febrero de 2019, fue reabierta el 7 de junio, permitiendo a la población cruzar la frontera. Muchos de estos movimientos son de ida y vuelta, como medio para acceder a bienes y servicios básicos. El cierre de fronteras obliga a la población a utilizar cruces informales, aumentado su vulnerabilidad y exponiéndoles a riesgos de protección.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs:
To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.