Venezuela

Venezuela agradece a México la ayuda a damnificados por las lluvias

Source
Posted
Originally published
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, envió una carta al presidente de México, Ernesto Zedillo, en donde a nombre de su pueblo, expresa el más profundo y fraternal agradecimiento, extensivo a todos los mexicanos, y en especial a quienes participaron directamente en la misión de ayuda en su país para los damnificados de las inundaciones de diciembre pasado.

Los mexicanos en Latinoamérica tienen mayor experiencia en superar los fenómenos que a veces ocasiona la naturaleza, máxime en los momentos de furia y rebeldía, y que bajo el liderazgo del presidente Zedillo han demostrado una vez más, ese gran espíritu de solidaridad y generosidad, que se tradujo en magnitud muy apreciable en ayuda material, añadió.

El Presidente venezolano agregó que en estos momentos los vínculos permanentes entre Venezuela y México, habrán de dar nuevos ímpetus para consolidar la relación de amistad, firmemente aposentada en el alma de ambos pueblos.

Reconoció que México contribuyó no sólo a aliviar el peso de la tragedia de los venezolanos, sino a la ejecución de acciones concretas en el lugar de los hechos, que son eslabones básicos e imprescindibles en la impostergable tarea de reconstrucción nacional.

El mandatario Hugo Chávez dijo que, si fue una ironía del destino que la catástrofe aconteciera precisamente al concluir el proceso de Referéndum que dio nacimiento a la Rep=FAblica Bolivariana de Venezuela, sus hijos se sentirán ahora más obligados a realizar el gran sueño integracionista de nuestro libertador, desde el Río Bravo hasta la Patagonia, para convertirlo en una de las realidades más formidables del presente siglo.

Los lazos de fraternidad existentes desde la formación de la nacionalidad, no necesitaban otro motivo para salir a flote con todo el vigor y la autenticidad que los inspiran, subrayó.

Finalmente, el presidente Chávez acotó: "quiso el destino que de repente golpeara nuestra conciencia un hecho trágico de esos que ponen a prueba los vínculos y los sentimientos, y su país --México-- no vaciló en responder a nuestro llamado, de una manera espontánea, inmediata y efectiva, además de profundamente humana y solidaria".