Venezuela: 365 días de acción humanitaria

Report
from International Committee of the Red Cross
Published on 14 Jan 2020 View Original

En la localidad de El Callao, al oriente de Venezuela, la mayoría de las personas que se dedican a la minería viven y trabajan en campamentos a la intemperie, lo que las vuelve muy susceptibles a contraer malaria. Entre junio y julio de 2019, el CICR entregó 50.000 mosquiteros a los pobladores e intensificó su trabajo junto a las autoridades de salud del estado Bolívar para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad en la zona. En ese marco, se realizaron capacitaciones para dieciséis nuevos microscopistas formados para el diagnóstico adecuado de la malaria, y se entregaron insumos médicos para el tratamiento de más de 45.000 personas afectadas. En esta comunidad, Jorge nos muestra cómo él y sus compañeros usan los mosquiteros que les entregamos para no contagiarse la enfermedad.

Las fallas eléctricas que afectaron amplias zonas del país durante 2019 tuvieron un impacto directo en la vida de todos los venezolanos, particularmente en los servicios de salud pública disponibles. Para hacer frente a esta emergencia, el CICR prestó apoyo a nueve hospitales en Caracas, La Guaira, Miranda y Aragua mediante la donación y la instalación de sistemas de respaldo de electricidad. Estos generadores proporcionarán el suministro de energía necesario para que los servicios esenciales de esos hospitales puedan seguir atendiendo a miles de personas diariamente sin verse afectados por los problemas de electricidad. Durante todo el año, Marieli y nuestros compañeros que trabajan en el área de agua y saneamiento trabajaron arduamente para garantizar la entrega, la instalación y el correcto funcionamiento de los generadores que entregamos.

Cuando Abraham llegó a la consulta médica en una de las jornadas de salud que ofrecimos cerca de su casa en Petare, llevaba semanas con una fuerte tos. Afortunadamente, fue atendido a tiempo por un especialista y pudo recibir, de manera gratuita, todos los medicamentos necesarios para realizar su tratamiento y curarse. En comunidades vulnerables de Caracas, Táchira y Zulia, el CICR trabajó junto a la Cruz Roja Venezolana y las autoridades de salud locales para ofrecer atención médica primaria y preventiva a mas de 4.400 pacientes.

En todo el mundo, el CICR apoya los esfuerzos de las autoridades penitenciarias nacionales para mejorar las condiciones de vida de las personas privadas de libertad, así como el acceso a salud primaria y la infraestructura de los centros de detención, cuando es necesario. Nuestros colegas Ana María y Alfredo recorren uno de los ocho centros penitenciarios que el CICR visitó en Venezuela durante 2019. Desde marzo, casi 8.000 detenidos recibieron la visita de delegados del CICR, así como kits con insumos para su higiene y asistencia para reconectarse con sus familiares a través de llamadas y mensajes de Cruz Roja recolectados en estos centros de detención.

Luego de horas de viaje en autobús, muchos viajeros y migrantes se quedan sin batería y señal en sus teléfonos; algunos ni siquiera tienen uno para comunicarse con sus familiares e informarles dónde y cómo están. Para ayudarlos a reconectarse con sus seres queridos, en 2019 los voluntarios de la Cruz Roja Venezolana ofrecieron 12.900 servicios de conectividad como llamadas, recarga de baterías y conexión a internet en los dieciséis puntos disponibles en todo el país. Además, 75.000 viajeros recibieron mensajes de autocuidado y protección para continuar su camino sanos y salvos.

En 2019, trabajamos en el mejoramiento de la infraestructura y el mantenimiento de los servicios de emergencia en hospitales públicos, donde también capacitamos a 950 profesionales de la salud en la correcta atención de pacientes heridos por trauma. “Las capacitaciones del CICR nos dan un enfoque más adecuado sobre cómo debemos actuar al atender a los pacientes que llegan a la sala de emergencia”, explicó el doctor Armando Rico sobre el cambio que ha podido ver en el hospital donde trabaja, luego de recibir material y apoyo académico del CICR.

Juan Manuel, Arantza, Suset y Ariane son cuatro de los mil niños que reciben una comida al día en el comedor de su escuela en Petare, una de las zonas más vulnerables de Caracas. Para finales de 2019, este y otros 29 comedores populares en el Distrito Capital y en los estados de Bolívar, Táchira y Zulia recibieron equipos y enseres de cocina como neveras, licuadoras, platos, reverberos, para asistir la alimentación diaria de 7.658 personas.

El CICR apoya el diálogo con las fuerzas del orden público para asegurarse de que conozcan y apliquen el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario en sus operaciones. Durante 2019, un total de 2.261 oficiales militares y de policía en Caracas, Miranda, Táchira, Zulia y Bolívar recibieron capacitaciones sobre derecho internacional de los derechos humanos y los estándares internacionales del uso progresivo de la fuerza durante las operaciones de mantenimiento del orden público.

El año 2019 fue muy activo para nosotros. Ampliamos nuestras actividades en el país, lo que nos permitió ayudar a más de 300.000 personas en toda Venezuela, en ámbitos como los de salud, agua y saneamiento, detención, restablecimiento del contacto entre familiares separados por la migración, difusión del derecho internacional humanitario (DIH) y de los derechos humanos entre las unidades de las Fuerzas Militares y Policiales, por ejemplo. Esta galería de fotos ilustra una parte de todas las actividades desplegadas tanto por el personal del CICR como por los voluntarios de la Cruz Roja Venezolana. Los esfuerzos de todos, siempre guiados por nuestros principios de neutralidad, imparcialidad y humanidad, permitieron responder a las necesidades más urgentes de los venezolanos.