Venezuela + 6 more

El invierno en el hemisferio sur agrava las dificultades para los venezolanos desplazados

Source
Posted
Originally published
Origin
View original
Trabajadores de ACNUR entregan mantas a refugiados y migrantes venezolanos en Cuzco, Perú, donde en el invierno las temperaturas caen por debajo de los 0 grados durante la noche. © ACNUR/Andrea Díaz

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

En un momento en que América Latina está emergiendo como el nuevo epicentro de la pandemia de la COVID-19, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, advierte sobre el deterioro de las condiciones para los venezolanos desplazados en la región sur del continente a medida que se acerque el invierno.

Además de los riesgos para la salud, las medidas de confinamiento y cuarentena relacionadas con la COVID ya han generado graves dificultades para los refugiados y migrantes venezolanos. Muchos han perdido sus medios de vida y hacen frente ahora a la pobreza, la miseria, desalojos, hambre generalizada e inseguridad alimentaria, así como a mayores riesgos en materia de protección.

A medida que las capacidades nacionales están alcanzando sus límites y ya no dan más de sí, el acceso efectivo a los servicios de salud pública y a la atención médica representa también un desafío, especialmente para aquellos que se encuentran en situación irregular.

A ACNUR le preocupa que su grave situación pueda empeorar aún más con el inicio del invierno y la consiguiente bajada de las temperaturas en Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, que en conjunto acogen a más de 1,5 millones de venezolanos.

Ante la llegada del frío, ACNUR se está preparando para una posible agudización de la crisis. El invierno hará aumentar considerablemente la necesidad de asistencia humanitaria y médica, como por ejemplo para los casos de enfermedades respiratorias, como la gripe.

En este contexto, ACNUR prevé que aumente el número de personas que necesitarán alojamiento de emergencia y materiales para protegerse del invierno como mantas, ropa de abrigo, medicamentos y combustible para calentar sus hogares.

En estos momentos, vivienda, alimentos, artículos de higiene y asistencia en efectivo ya se han convertido en necesidades críticas para muchos refugiados y migrantes venezolanos vulnerables que viven en condiciones precarias y que corren el riesgo de quedarse sin hogar o vivir en la calle.

ACNUR está aumentando su respuesta para abordar este doble desafío. Junto con sus socios, ACNUR continúa brindando refugios de emergencia, subsidios para pagar el alquiler y otro tipo de asistencia material. ACNUR también está reforzando las alianzas humanitarias para poder brindar atención médica básica a las personas refugiadas en situación vulnerable.

En la región austral del continente, ACNUR también está brindando asistencia mediante intervenciones en efectivo para ayudar a los refugiados y migrantes a cubrir sus necesidades más urgentes durante el invierno.

En Chile, casi 790 familias venezolanas ya han recibido bonos polivalentes virtuales que les permiten comprar en tiendas y supermercados locales productos tales como ropa, combustible o comida caliente.

En Perú, donde se esperan lluvias torrenciales y nieve durante el invierno, ACNUR ha priorizado su apoyo en las regiones de acogida de refugiados, como Cuzco, que se encuentra a 4.000 metros sobre el nivel del mar y donde las temperaturas pueden caer muy por debajo de los cero grados centígrados.

Hasta el momento, se han distribuido más de 2.000 paquetes para cubrir necesidades básicas y 4.700 mantas a venezolanos vulnerables y a sus comunidades de acogida, al tiempo que se siguen realizando transferencias de dinero para aquellas personas que se encuentran en situación de mayor riesgo.

Se prevé también la asistencia de invierno para los venezolanos desplazados vulnerables en Argentina, Uruguay y Bolivia dado que en las próximas semanas el frío azotará la región.

ACNUR agradece los recientes compromisos anunciados el martes durante la conferencia internacional virtual de donantes en solidaridad con los refugiados y migrantes venezolanos. En la conferencia, los donantes comprometieron 2.790 millones de dólares para apoyar a refugiados, migrantes y comunidades de acogida en países de la región donde los venezolanos han encontrado seguridad, atención médica y empleos.