Uruguay

Uruguay: Inundaciones provocaron la evacuación de 8.950 personas

Source
Posted
Originally published
El Prosecretario de la Presidencia, Jorge Vázquez, dijo que hay 8.950 evacuados en todo el país, por las intensas lluvias que provocaron el desborde de ríos, arroyos y cañadas y anegaron campos y cultivos. Pese a la gravedad de la situación, no hubo que lamentar pérdidas humanas y la situación sanitaria de los evacuados está bajo control.

El Gobierno evaluará la situación, una vez que bajen las aguas que afectan a las zonas inundadas y dispondrá de los recursos para atender las necesidades concretas que presente cada una de las localidades que sufrieron de manera directa el impacto de esta catástrofe.

Asimismo, las Intendencias involucradas deberán trabajar, de acuerdo a su Plan de Desarrollo, en la relocalización de los ciudadanos que se ubicaban en asentamientos de la periferia. Por su parte, el Ministerio de Vivienda, realizará lo propio de acuerdo a su programa de construcción de viviendas a nivel nacional.

El Sistema Nacional de Emergencia trabaja para solucionar los problemas ocasionados por las inundaciones que afectaron el interior del país, a través de los Comités Departamentales de Emergencia, los cuales tuvieron una rápida respuesta ante la grave situación que vive el país.

Los departamentos más afectados son Durazno con 5.800 evacuados, Soriano con 2.040 y Treinta y Tres con 1.450 personas fuera de sus hogares.

En el día de ayer, las autoridades viajaron a estos departamentos donde constataron la crecida de 10 metros sobre la cota del Río Olimar, lo cual comprometió el funcionamiento de las bombas de OSE y el posterior suministro de agua potable a Treinta y Tres.

En Durazno, tampoco hay suministro de agua potable y se estima que las plantas de OSE tardarán tres días en quedar operativas, una vez que comience a bajar la cota del río.

El abastecimiento de agua a las zonas afectadas, se realiza a través de camiones cisterna de las diferentes Intendencias, el Ministerio de Defensa Nacional y OSE. En Mercedes, el río se ubica por encima de las bombas de OSE, pero el suministro de agua no ha sido afectado.

Para el resto del país, si bien existen menos cantidad de evacuados y daños ocasionados, la situación está controlada.

Las personas evacuadas, se encuentran alojadas en domicilios particulares, clubes o lugares p=FAblicos y cuentan con la debida atención médica, víveres, ropa de abrigo, colchones y frazadas, suministrados por INDA y MIDES.

En las próximas horas, no se prevén lluvias, salvo algunos chaparrones en la zona costera, lo cual augura un descenso en los niveles del agua.

El Coordinador del Sistema Nacional de Emergencia, Carlos Lorente, señaló que en comparación con años anteriores, se sostiene que esta inundación supera a las ocurridas en los dos =FAltimos años.

Informó que la se instrumenta un sistema de vigilancia con patrullaje policiales a fin de evitar en las zonas anegadas por las aguas, actos de vandalismo y pillaje.

Por su parte, el Director General de la Salud, Jorge Basso, señaló que hasta el momento la situación sanitaria de la población evacuada es completamente normal y es controlada en forma permanente por los equipos de salud que trabajan en los Comités Departamentales de Emergencia.

Asimismo, advirtió a la población que extreme los cuidados sanitarios cuando retorne a sus hogares, a fin de evitar el riesgo de contraer enfermedades transmisibles de importancia sanitaria, como fiebre tifoidea, hepatitis A, leptospirosis, diarreas y afecciones a la piel.

Además, recomendó la adopción de medidas preventivas como evitar nadar o permanecer en agua estancada o barro, controlar la población de roedores, limpieza y desinfección con hipoclorito de sodio de áreas físicas domiciliarias, la utilización de agua potable que, en caso de no tenerla, hervirla o tratarla con hipoclorito como el lavado de manos e higiene personal con agua potable, vigilancia sanitaria de alimentos, almacenaje y destino adecuado de la basura, remoción y destino adecuado de excretas humanas y animales, desinfección de locales de crianza de animales, drenajes de agua libre, entre otras medidas como el lavado de frutas y verduras crudas con hipoclorito, lavar ropa que haya tenido contacto con materias fecales o agua estancada.

En otro orden, los relevamientos realizados en las zonas afectadas por la crecida de ríos y arroyos, establecen que los principales daños materiales afectaron la caminería rural, la cosecha de soja y causó la muerte de ganado ovino y bovino.