Peru

Perú: Situación humanitaria - Temporada de lluvias con fenómeno El Niño Costero

Format
Situation Report
Source
Posted
Originally published

Attachments

Situación humanitaria: mensajes clave

• Las condiciones de los albergues y las viviendas en las que viven las personas damnificadas y afectadas, incluyendo servicios básicos, siguen requiriendo mejoras.

• La pérdida de ingresos y medios de vida incide en el incremento de la inseguridad alimentaria de las personas damnificadas y afectadas, así como en su capacidad de recuperación.

• Persiste el riesgo sanitario para las personas en las zonas donde se dañó la infraestructura pública o de vivienda. El acceso a la atención de la salud en los albergues es un reto permanente.

• Persisten dificultades en el acceso a la educación desde los albergues; uno de los factores es la falta de recursos de las familias que restringe el acceso adecuado de los niños y niñas a la escuela.

• Se han identificado riesgos y problemas de protección de las personas: casos de violencia y discriminación en contextos de vulnerabilidad.

• Resulta urgente brindar información precisa y oportuna a la población damnificada sobre los procesos asistencia y de transición hacia la implementación del plan de reconstrucción.

• El proceso de rehabilitación y reconstrucción debe considerar la atención de necesidades humanitarias pendientes

Contexto general

Debido a los desastres ocurridos a consecuencia del Fenómeno El Niño Costero, más de 1.7 millones de personas han sido afectadas entre enero y abril de 2017 en 25 regiones del país, con mayor impacto en las regiones Ancash, La Libertad, Lambayeque y Piura. Las personas que han perdido sus viviendas, consideradas damnificadas son más de 280,000 a nivel nacional. Hay más de 12,000 personas damnificadas que aún se encuentran en albergues o los sitios espontáneos, principalmente en la región Piura. La mayoría de personas damnificadas se encuentran en otras condiciones como alojados precariamente, o en sus lotes de origen en las zonas afectadas con materiales precarios luego de recuperarlos del barro y desmonte producto de las inundaciones y flujos de lodo. Algunas familias se dividen para ocupar espacios de albergues para obtener mayor apoyo. En las zonas afectadas se encuentran personas que no lo perdieron todo pero que han sido afectadas y continúan en condiciones de precariedad por falta de ingresos y limitaciones para reparar sus viviendas, así como para satisfacer otras necesidades.

Situación en las zonas afectadas

 La identificación de las necesidades humanitarias de las familias que permanecen en zonas afectadas ha sido insuficiente. Las familias damnificadas se han desplazado con diferentes modalidades, y menos de un 10% optó por ir a albergues. Muchas familias no son consideradas damnificadas, pero han sufrido daños y no cuentan con ingresos suficientes porque hay limitaciones en acceder a medios de vida. En las zonas afectadas se ha incrementado la inseguridad alimentaria, se enfrentan inadecuadas condiciones de salud ambiental que les expone a enfermedades endémicas (dengue, leptospirosis, entre otras). Al 08 de julio hay 67,477 casos de dengue entre probables y confirmados a nivel nacional.

 Hay incertidumbre en la población de zonas afectadas por falta de información. Por ejemplo, no se cuenta con información con respecto de qué zonas serán declaradas de alto o muy alto riesgo no mitigable, lo cual podría permitir o impedir el rápido acceso a una vivienda temporal.

 Hay un avance en la remoción de escombros y de lodo, aunque hay todavía mucho por hacer en este aspecto.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs
To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.