Peru

Red Humanitaria Nacional - Informe de Misión a Loreto

Format
Situation Report
Sources
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Misión de la RHN por Inundaciones en la Región Loreto

Resumen Ejecutivo

Las emergencias por inundaciones, erosiones y deslizamientos en la región Loreto dieron lugar a una Declaratoria de Estado de Emergencia (D.S Nº 028-2015-PCM) emitida el 09 de abril por 60 días para 22 distritos. Con fecha 30 de abril se emitió un nuevo Decreto Supremo (D.S Nº 032-2015-PCM) que consideró a 19 distritos más.

De acuerdo a datos del SENAMHI del 28 de Abril, el nivel del río Amazonas estaba a 48 cm de su máximo histórico alcanzado en el año 2012 después de 40 años, considerándose que dados los niveles de este año el fenómeno ha sido similar al del 2012 y ha tenido un impacto de similar magnitud. Desde entonces las aguas se han mantenido en una tendencia oscilante y han iniciado su lento descenso desde la primera semana de mayo, y SENAMHI indicó que esta tendencia se prolongará hasta mediados de junio aproximadamente hasta llegar al nivel normal.

La Red Humanitaria Nacional ha estado monitoreando permanentemente estas y otras emergencias durante la temporada de lluvias 2014-2015. Una vez declarado el Estado de Emergencia en los primeros 22 distritos de Loreto, se decidió realizar una misión de terreno con el fin de contar con un análisis compartido de la situación humanitaria y realizar recomendaciones, así como definir una posible intervención humanitaria coordinada para complementar y fortalecer la respuesta estatal. La misión estuvo integrada por representantes de UNICEF, PNUD, UNFPA, FAO, Fundación Acción contra el Hambre – España, PMA, Ministerio de Educación, Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, INDECI y OCHA y se realizó del 14 al 17 de abril. Cabe mencionar que Plan Internacional y la Cruz Roja Peruana realizaron misiones previas cuya información está siendo compartida y contribuirá a la planificación conjunta.

En la ciudad de Iquitos, se han producido inundaciones mayores en las zonas periurbanas que todos los años se ven afectadas en alguna medida. En estas zonas las familias procuran permanecer lo más posible en sus viviendas generalmente levantadas sobre pilotes de más de metro y medio, construyendo altillos de madera elevándolos conforme sube el nivel del agua. Asimismo, construyen puentes de madera que promedian los dos metros de altura, los que funcionan como vías para transitar en las calles. Esta respuesta es similar en centros urbanos de la región que tienen zonas periurbanas inundables. Sin embargo, en Iquitos, dada la densidad poblacional y el nivel de afectación cuando la inundación es más severa se requiere de albergues para atender la necesidad de familias que necesitan evacuar sus viviendas y no tienen lugares alternativos donde trasladarse. Los medios de vida en las zonas urbanas no se afectan de manera significativa ya que la población continúa desarrollando sus actividades de comercio, servicios o mantienen sus lugares de empleo. De todos modos, es importante señalar que la población en zonas periurbanas presenta los mayores niveles de pobreza.

En las comunidades rurales ubicadas en las riberas de los ríos, las viviendas también se construyen sobre pilotes de madera, pero no construyen puentes porque el transporte fundamentalmente esmediante canoas. En estas zonas la vulnerabilidad es mayor en las estructuras debido a la exposición a corrientes más fuertes de los ríos. Asimismo, se observan las mayores pérdidas en los cultivos que son su principal medio de vida.

Si bien las inundaciones son recurrentes y hay un problema de ubicación en zonas inundables que es muy difícil de revertir, estas emergencias han afectado más allá de lo esperado debido a la intensidad de las lluvias de este año y la crecida de los ríos de la cuenca amazónica.

La vulnerabilidad no sólo se deriva de la exposición a los ríos, sino que existen condiciones prevalentes que aumentan la sensibilidad y disminuyen la capacidad adaptativa de las poblaciones. Este es el caso de la desnutrición infantil promedia 31% en los 41 distritos declarados en Estado de Emergencia Asimismo, la presencia de enfermedades endémicas (principalmente: dengue, malaria y leptospirosis, con el riesgo de que aparezca la chikingunya) genera riesgo de brotes epidémicos cuando las inundaciones retroceden (época de “vaciante”) y se crean las condiciones favorables para la multiplicación de vectores de estas enfermedades.

En enero de 2015 asumieron funciones tanto la autoridad regional recientemente elegida como la gran mayoría de las Municipalidades en Loreto. En muchos casos la transferencia de funciones fue adecuada. En estas circunstancias, el trabajo realizado por INDECI en la preparación de funcionarios y autoridades frente a desastres en el país no se ha capitalizado para afrontar las emergencias de esta temporada de lluvias, por el contrario, se ha generado una elevada demanda de asistencia técnica lo que ha representado un reto para la gestión en todos los niveles de gobierno.
En relación al impacto de estas emergencias, el Centro de Operaciones de Emergencia Regional de Loreto reporta de enero al 22 de abril un total de 13,659 personas damnificadas (totalmente afectadas con pérdida total de su vivienda) y 113,485 personas parcialmente afectadas, considerando todos los distritos de la región, no solo los que están declarados en Estado de Emergencia.

Se estima que aproximadamente unas 50,000 a 55,000 personas (8,000 familias) están en inseguridad alimentaria moderada a severa, principalmente debido a la afectación total (14,119 hectárea) o parcial (14,261 hectáreas) de sus cultivos; considerando las condiciones de pobreza extrema y vulnerabilidad, las familias más afectadas están principalmente ubicadas en las zonas rurales y en albergues de zonas periurbanas. Se estima que todas estas personas requerirán entre 30 y 60 días para recuperar sus medios de vida.

El Gobierno Regional, en previsión de los daños por lluvias intensas entregó madera, combustible y otros insumos para que la población en riesgo pudiese construir sus altillos y puentes en la ciudad de Iquitos. Esto ha tenido un impacto positivo reduciendo la demanda de albergues por parte de la población. Hasta el momento el Gobierno Regional ha movilizado 74 TM de bienes de ayuda humanitaria en la región. Asimismo, han trabajado tomando en cuenta las Lecciones Aprendidas de las Inundaciones del 2012, documento que está siendo un referente importante para la gestión de la emergencia. La construcción de albergues con material de madera y techos de calamina, evitando utilizar las escuelas ha sido una medida importante, sin embargo, su construcción ha sido lenta.Las municipalidades están respondiendo en la medida de sus capacidades y posibilidades. Actualmente, los recursos con que cuentan tanto del Gobierno Regional como las municipalidades no son suficientes para cubrir las acciones de respuesta y rehabilitación necesarias.

INDECI ha brindado soporte técnico desde el inicio de las emergencias al Gobierno Regional de Loreto y también en niveles locales. De igual manera, ha movilizado bienes de ayuda humanitaria desde sus almacenes haciendo al momento un total de 64 TM. Asimismo, INDECI brindará el apoyo en alimentos ante el requerimiento del Gobierno Regional con la modalidad de compra local.
Los sectores estatales de Educación, Salud, Agricultura, Vivienda Construcción y Saneamiento, Transportes y Comunicaciones, Economía y Finanzas, y Defensa están brindando apoyo técnico con visitas de terreno y asesoría a los funcionarios regionales. El sector Educación está desarrollando la estrategia de respuesta prevista en cuanto a infraestructura temporal, materiales necesarios, contención socio-emocional y currículo de emergencia.

El equipo de la Misión evalúa que las prioridades en cuanto a las necesidades humanitarias en zonas urbanas son: agua, saneamiento e higiene, salud, gestión y coordinación de albergues, protección especialmente en albergues, educación y alimentación. En zonas rurales se observan prioritariamente necesidades humanitarias en temas de agua, saneamiento e higiene, salud y educación; asimismo, se ven mayores necesidades en cuanto a ayuda alimentaria dada la pérdida de sus medios de vida.