Peru + 1 more

Estudio de Análisis y Monitoreo de Mercado - Proyecto: Reduciendo la vulnerabilidad de venezolanos en el Perú a través de medios de vida mejorados, protección, alimentos y efectivo

Attachments

1.1 Antecedentes

Desde el año 2016, más de 4.8 millones de venezolanos huyeron de su país como resultado de la crisis económica y humanitaria. El Perú recibió la segunda cantidad más grande de venezolanos en la región, teniendo al 2021 más de 1.4 millones de migrantes viviendo en su territorio.
La población migrante se encuentra conformada por grupos altamente vulnerables con limitaciones en recursos monetarios, acceso a medicinas, atención médica, ropa y otros recursos; situación que pone a prueba la capacidad de respuesta del gobierno.
Frente a esta problemática migratoria, World Vision Peru (WVP) y su socio CARE Perú desarrollaron un proyecto de respuesta humanitaria en Lima, La Libertad y Tumbes para satisfacer las necesidades básicas de los migrantes a través transferencias incondicionales de efectivo para fines múltiples que se entregó mediante tarjetas de débito prepago.
En la actual fase 2020-2021, WVP y CARE Perú han propuesto un proyecto que busca satisfacer las necesidades inmediatas de asistencia de alimentos para 53 mil 414 personas vulnerables en el Perú. Así, la meta de participantes se extiende a 11 mil 382 hogares más 2 mil 986 personas con transferencias incondicionales de efectivo para fines múltiples y 4 mil 900 personas participantes en un programa de comidas calientes a través de los comedores populares locales durante 8 meses.
El objetivo del proyecto es reducir la vulnerabilidad, mejorar la seguridad alimentaria y brindar oportunidades para mejorar los medios de vida de los migrantes venezolanos afectados por la crisis en el Perú para un futuro sostenible en las tres ciudades mencionadas.
Según la Encuesta Dirigida a la Población Venezolana que Reside en el País (ENPOVE), en el 2018, el 87.6% de la población venezolana necesita apoyo para cubrir sus necesidades básicas. Asimismo, de acuerdo con la Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM, por su sigla en inglés) más reciente en Perú, hasta el 80% de los migrantes requieren medicamentos diarios, el 85% de los migrantes no tiene acceso a la atención médica y el 68,5% de las personas encuestadas en Tumbes no tiene acceso a alimentos (esta cifra ha sido mucho más baja en Tacna, donde el 23,2% se encuentra en situaciones de inseguridad alimentaria moderada o grave). En adición a ello, se estima que solo el 12,5% de los migrantes han ingresado al mercado laboral formal; los demás únicamente pueden trabajar en el sector informal, con ingresos inestables, fluctuantes o insuficientes.
En esa línea, el apoyo a través de transferencias monetarias o en especie, deben ser sensibles al mercado y proteger los medios de vida, los empleos locales y las empresas. Para hacerlo, las respuestas de ayuda humanitarias deben ser informadas mediante un análisis y monitoreo de mercado adecuados.
El proyecto en ejecución planteó la necesidad de desarrollar un análisis y monitoreo de mercado a fin de determinar la capacidad de un mercado específico para satisfacer la demanda de productos de primera necesidad por parte de una población afectada. Asimismo, permitió recopilar información de los precios de los productos a fin de analizar y evaluar temporalmente su variación y disponibilidad en el mercado, así como para garantizar que la intervención no afecte negativamente en los mercados locales. Los incrementos de precios por encima de un umbral inaceptable o la falta de abastecimiento se podrán utilizar para poner en marcha medidas correctivas, incluyendo aquellas identificadas en la etapa de planificación, como las establecidas en la canasta mínima y, por ende, en las transferencias monetarias.