Peru

Estudio de Línea de Base del Proyecto “Aprendemos+, Crecemos y Emprendemos Siempre” — Producto 3: Informe Final, Versión: 12/11/2020

Format
Evaluation and Lessons Learned
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Equipo consultor:

Alicia Matta
Gabriela Carbajo

RESUMEN EJECUTIVO

El sistema educativo peruano se caracteriza por brechas de aprendizaje que afectan a las escuelas multigrado rurales, y están vinculadas a problemas de calidad en el servicio educativo. A esta brecha educativa se le sumó en 2020 la crisis sanitaria del COVID-19 que supuso la suspensión de clases y la implementación remedial de una propuesta educativa remota a nivel nacional, denominada Aprendo en Casa.

El proyecto APRENDEMOS+ CRECEMOS Y EMPRENDEMOS SIEMPRE es la respuesta educativa de CARE Perú para mejorar los aprendizajes de las Instituciones Educativas de nivel primaria multigrado en ámbitos rurales durante el estado de emergencia del COVID-19 y la educación a distancia. El proyecto se implementó en escuelas rurales de Amazonas y Cajamarca en 2019. En 2020, se está implementando en 115 instituciones educativas multigrado y/o unidocentes de las regiones de Amazonas, Cajamarca, Huánuco y Pasco. La intervención cuenta con tres componentes: un componente pedagógico que busca fortalecer las capacidades de los y las docentes/directores para la implementación de la propuesta pedagógica innovadora centrada en la convivencia saludable y educación social y emprendedora; un componente de gestión escolar centrada en la participación, la convivencia y el bienestar socioemocional, a partir de la asesoría a directivos en materia de planificación y gestión escolar; y un componente de soporte que busca promover el aprendizaje autónomo a través de herramientas digitales, para salvaguardar la salud integral de los y las estudiantes.

El presente informe presenta los resultados del Estudio de Línea de Base del proyecto, desarrollado en el mes de junio y julio de 2020. El estudio está compuesto por dos componentes (cuantitativo y cualitativo), y busca medir los indicadores inicio del proyecto y compararlos con un área de no intervención. Para el componente cuantitativo se aplicaron encuestas a 102 directivos, 55 docentes, 411 estudiantes y 111 padres/madres o cuidadores de escuelas tratamiento (intervenidas por el proyecto) y escuelas control (es decir, sin intervención). Para el componente cualitativo se seleccionaron ocho escuelas (cuatro tratamiento y cuatro control) y se aplicaron 48 entrevistas a directivos, docentes, estudiantes, padres/madres/cuidadores y agentes comunitarios.

Los hallazgos muestran que a nivel de la conclusión de la escuela primaria, los datos disponibles del Ministerio de Educación de 2019 muestran buenos resultados (entre el 94% y 99% según las regiones), tanto en escuelas tratamiento como control. Sin embargo, durante la crisis sanitaria el 66% de docentes de escuelas tratamiento y el 79% de docentes de escuelas control reportaron que no han podido contactar a algunos de sus estudiantes. Las entrevistas cualitativas en escuelas control y tratamiento muestran que la crisis sanitaria ha agudizado las brechas en las escuelas rurales, generando nuevas barreras para aprender y para enseñar.

El estudio permitió identificar que la crisis sanitaria ha afectado considerablemente el bienestar de los y las estudiantes, que es una condición imperativa para aprender: solo el 36.1% de estudiantes de escuelas tratamiento y el 37.5% de estudiantes de escuelas control practica una actividad física frecuente, y los niños hacen deporte con mayor frecuencia que las niñas. Las entrevistas cualitativas revelaron tres aspectos importantes sobre el bienestar integral de los estudiantes. El primero es que el bienestar socioemocional de los y las estudiantes se vio severamente afectado por la crisis sanitaria. El segundo aspecto es que casi todos los y las estudiantes entrevistados estaban informados sobre el coronavirus y sobre los métodos de prevención. El tercero es que solo algunos estudiantes realizaban actividades deportivas y lúdicas. Respecto del uso de la tecnología, el 87% de estudiantes de escuelas tratamiento y el 100% de estudiantes de las escuelas control declaran que saben utilizar el celular, aunque las entrevistas cualitativas mostraron que nunca se habían utilizado estos equipos como recursos educativos, y que el acceso a estos equipos es restringido por problemas de conectividad, cantidad insuficiente de equipos, poco tiempo disponible con el equipo para poder aprender, averías, etc.

Respecto al desarrollo de procesos autónomos de aprendizaje, el 50% de estudiantes de escuelas tratamiento y el 46% de estudiantes de escuelas control consideran que les resulta difícil Aprendo en Casa. Las entrevistas cualitativas muestran serias dificultades para aprender, por falta de acompañamiento, dificultades para comprender las consignas, o porque los tiempos de aprendizaje son muy largos y no favorecen la memorización.

Respecto a las habilidades sociales y emprendedoras, el 59% de estudiantes de escuelas tratamiento y 63% de estudiantes de escuelas control se encuentran en el nivel “en inicio”. El ahorro es el tema que los y las estudiantes manejan más, mientras que la planificación y el emprendimiento son temas poco conocidos.

Respecto a la capacitación de los y las docentes, el 64% de docentes de escuelas tratamiento recibió capacitación en convivencia saludable, el 55% recibió capacitación en habilidades sociales y emprendedoras y el 72% recibió capacitación en habilidades socioemocionales. El acceso a capacitación es menor para los docentes de las escuelas control, según los tres tipos de capacitaciones consideradas. A nivel cualitativo, las entrevistas muestran que los y las docentes no se sienten preparados para implementar una propuesta de educación remota, y esto es genera inseguridad y estrés.

Respecto a la convivencia saludable, los datos cuantitativos muestran que la gran mayoría de familias han implementado medidas de prevención para el COVID-19. Sin embargo, los datos cualitativos que se han implementado pocas disposiciones en los hogares para garantizar una convivencia saludable y armoniosa. En materia de vigilancia comunitaria, solo el 23% de familias de escuelas tratamiento y el 33% de familias de escuelas control reportaron que había un representante a cargo del bienestar y el acceso educativo de los niños y niñas.

Respecto a la gestión escolar, muy pocos son los directivos que han actualizado y utilizado de manera sostenida. El 57% de familias de escuelas tratamiento y el 17% de familias de escuelas control han recibido asistencia socioemocional por algún miembro del personal educativo, mientras que el 79% de familias de escuelas tratamiento y el 100% de familias de escuelas control han recibido material informativo vinculado a la prevención del COVID-19.

Respecto al material educativo utilizado, la ficha y el cuaderno de trabajo son los materiales más utilizados por los y las docentes antes de la crisis sanitaria: el 72% de docentes usaba fichas y el 81% utilizaba el cuaderno de trabajo en IIEE tratamiento, mientras que en las escuelas control estos porcentajes alcanzan el 86% y el 93%, respectivamente. Las entrevistas semiestructuradas muestran que los/las docentes tienen opciones limitadas respecto al material educativo que pueden utilizar durante la crisis sanitaria, porque los hogares tienen ingresos limitados para acceder a medios tecnológicos y a Internet. Los materiales centrales para la explicación de los aprendizajes -audios y videos- no son accesibles para los hogares. Por este motivo, los/las docentes utilizan versiones contextualizadas de las fichas.

Respecto del uso de material tecnológico de los y las docentes, el estudio muestra que el 60% de docentes de escuelas tratamiento y el 50% de docentes de escuelas control tenía un dominio nulo o básico de una laptop o PC. Las entrevistas cualitativas mostraron que los y las docentes no utilizaban las TIC para su práctica pedagógica, y que es un reto utilizarlas y enseñar a usarlas a sus estudiantes.

Respecto a las competencias digitales de los/las estudiantes, el 61% de estudiantes hombres y el 59% de estudiantes mujeres de las escuelas tratamiento reportaron que sabían usar una tableta. En el caso de las escuelas control, estos porcentajes son 60% en el caso de los estudiantes hombres y 57% en el caso de las mujeres. Las entrevistas cualitativas muestran que los niños y niñas no han utilizado estos materiales como materiales educativos, pero que se han familiarizado rápidamente, sobre todo con los celulares smartphone, aunque el uso de estos equipos es restringido.

Respecto a la igualdad de género, las encuestas muestran que el 100% de docentes de las escuelas tratamiento consideran importante el trato igualitario hacia niños y niñas en la escuela. Los y las docentes señalan además que en los hogares los niños y niñas reciben oportunidades diferenciadas (14%) y diferente apoyo (20%). Las entrevistas cualitativas muestran una distribución sexual del trabajo tradicional: los hombres se dedican al trabajo productivo y las mujeres se dedican a la crianza y el trabajo doméstico. Además, los y las entrevistados no mencionaron un trato diferenciado de niños y niñas durante la infancia, pero sí diferencias de trayectoria marcadas en la adolescencia. Estas trayectorias diferenciadas entre hombres y mujeres en la conclusión de secundaria, acceso a la educación superior y a oportunidades laborales, sugieren que las diferencias de trato hacia niños y niñas no son ausentes, sino que están invisibilizadas.

Respecto a la resiliencia, el 85% de familias declararon que las madres acompañan a niños/niñas en sus aprendizajes, y el 50.8% reporta que le parece difícil/muy difícil acompañar los aprendizajes de los niños y niñas. A nivel cualitativo, las entrevistas muestran estrategias de resiliencia limitadas frente a la crisis sanitaria. Las madres de familia tienen serias dificultades para el acompañamiento de los aprendizajes, sobre todo en los casos en los que son las únicas que acompañan y que no han culminado la secundaria. Asimismo, las capacidades de resiliencia se han demostrado en actos de cooperación entre familiares y vecinos (préstamo de equipos, recepción de fichas), y en los recursos de autosustento, pero se han visto limitadas por la duración de la crisis sanitaria.

Respecto a la inclusión, solo el 41% de padres, madres y cuidadores coordina regularmente con docentes y directivos. Las entrevistas cualitativas muestran que la participación ha disminuido durante la crisis sanitaria, debido a las barreras para reunirse y las dificultades de conectividad, y la gestión escolar se ha vuelto más operativa.

Respecto a los logros de aprendizaje, tanto en las escuelas tratamiento y control, la mayoría de estudiantes (alrededor del 60%) se ubica en el nivel previo al inicio, tanto en comunicación como en matemática.

Las recomendaciones que se han formulado en base a los hallazgos del estudio son las siguientes: promover el acceso inclusivo a la educación remota, promover el bienestar como requisito sine qua non para el desarrollo de los aprendizajes, fortalecer las capacidades pedagógicas de los/las docentes y promover una gestión escolar más participativa.