Peru + 3 more

ACNUR reforzó la respuesta humanitaria en la frontera de Perú por el aumento de llegadas de venezolanos en busca de permisos de estancia

Source
Posted
Originally published
Origin
View original
Personal de ACNUR atendiendo a venezolanos recien llegados en la ciudad peruana de Tumbes, informándolos sobre sus derechos y las revisiones de salud. © ACNUR/UNHCR/Santiago Escobar-Jaramillo

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha reforzado la respuesta humanitaria en los principales puntos fronterizos en Perú, Ecuador y Colombia, ante la entrada en Perú de miles de refugiados e inmigrantes venezolanos esta semana, previo al fin del plazo para solicitar Permisos de Estancia Temporal.

El número de refugiados e inmigrantes procedentes de Venezuela que entraron en Perú desde Ecuador, a través del cruce fronterizo de Tumbes, superó el miércoles las 6.700 personas llegadas en un solo día, tres veces más que el umbral alcanzado hace tan solo dos semanas. Se estima que Perú acoge en estos momentos a cerca de medio millón de venezolanos.

También se vieron incrementadas en octubre las llegadas de venezolanos a Ecuador desde Colombia a través de los pasos fronterizos de Rumichaca y San Miguel; en el transcurso del mes, se registraron unas 97.500.

El principal motivo del súbito aumento de llegadas a Perú parece ser la fecha límite para solicitar Permisos de Estancia Temporales, que vencía el 31 de octubre. Este permiso otorga el derecho a trabajar en Perú y a acceder a servicios educativos y sanitarios. Las autoridades peruanas anunciaron que solo los venezolanos que entraran antes del 31 de octubre de 2018 podrían solicitar el permiso. Las personas que cumplan los requisitos para recibirlo tienen de plazo hasta diciembre para entregar su solicitud. Hasta el momento, son más de 100.000 los venezolanos que ya han obtenido el Permiso de Estancia Temporal.

A principios de esta semana, los venezolanos que esperaban cruzar habían de hacer cola durante dos o tres días hasta realizar los trámites fronterizos exigidos, incluyendo procedimientos de inmigración y vacunas obligatorias. Miles de personas se encontraban por ello durmiendo al raso, muchas de ellas necesitadas de recibir asistencia médica y comida. Ante esta situación, las autoridades peruanas, junto a ACNUR y sus socios, se movilizaron con rapidez para reforzar la respuesta humanitaria. De manera complementaria, se mantiene una sólida coordinación entre las oficinas de ACNUR en Perú y Ecuador, para responder mejor a las necesidades más urgentes de los venezolanos recién llegados.

En Perú, ACNUR ha reforzado su presencia en Tumbes con personal adicional para ayudar a coordinar la respuesta humanitaria, aumentar la cobertura de protección e identificar y asistir a personas con necesidades específicas, como menores no acompañados o separados. Los venezolanos que solicitan asilo formalmente en Perú continúan siendo admitidos a través de la frontera, aunque parece que el número de llegadas va en descenso. En Tumbes, las autoridades peruanas procesan en torno a 1.000 solicitudes de asilo por día. Desde el 29 de octubre, la Comisión Especial para los Refugiados (CEPR) ha estado trabajando 24 horas al día para lidiar con el incremento de peticiones. Desde 2014, más de 150.000 venezolanos han solicitado asilo en Perú.

ACNUR ha donado ordenadores portátiles y otros materiales a las autoridades de inmigración peruanas para acelerar los trámites fronterizos y reducir el tiempo de espera. ACNUR ha proporcionado también recursos económicos para el despliegue adicional de funcionarios públicos, de cara a reforzar la capacidad de la Comisión Especial para Refugiados en la frontera.

ACNUR, en colaboración con su socio Encuentros, ha distribuido miles de artículos de primera necesidad y provisto de asistencia económica en efectivo a personas solas y familias en situación de vulnerabilidad. Además, ACNUR ha instalado 50 retretes químicos en la frontera, y se han habilitado nuevas instalaciones médicas para atender emergencias. Actualmente, una media de 250 personas reciben atención médica cada día, gracias a nuestro socio IFRC, pero son más las personas que necesitan asistencia. ACNUR y la OIM están enviando voluntarios para facilitar información y orientación a los venezolanos recién llegados.

Ecuador

ACNUR también ha reforzado su respuesta en Ecuador para dar protección y asistencia a refugiados e inmigrantes de Venezuela. Equipos de ACNUR están presentes en las fronteras norte y sur para orientar a las familias venezolanas, identificando casos con necesidades específicas de protección y derivándolas a los servicios y programas implementados por el estado y los socios de ACNUR. A lo largo del pasado fin de semana, se distribuyeron paquetes de alimentos y artículos básicos a unas 1.500 personas en situación de vulnerabilidad en la zona de Rumichaca. En la frontera de Colombia, se ha prestado apoyo a casos identificados como de extrema vulnerabilidad a través de asistencia económica en efectivo y se han distribuido centenares de materiales de primera necesidad cerca de San Miguel y en Huaquillas (frontera con Perú). Asimismo, a las familias vulnerables identificadas se les ha proporcionado apoyo mediante alojamiento temporal mientras llevan a cabo los trámites migratorios de entrada.

Colombia

En Colombia, para responder al incremento de salidas hacia Ecuador, ACNUR y sus socios han desplegado equipos en la frontera para ofrecer asistencia, distribuir comida caliente, mantas y kits para niños, así como para ofrecer información y orientación a los venezolanos con rumbo a Ecuador. Los gobiernos y ciudadanos de la región han demostrado generosidad y solidaridad con los refugiados e inmigrantes de Venezuela. Sin embargo, los servicios y las infraestructuras básicas de las comunidades de acogida se están viendo afectados por el volumen de llegadas, por lo que se vuelve más difícil dar respuesta a todas las necesidades. Ahora más que nunca, es necesario contar con más apoyo de la comunidad internacional.