Presidente Mario Abdo Benítez aseguró la “mano solidaria del Estado” a damnificados por inundación

Report
from Government of Paraguay
Published on 31 Oct 2018 View Original

En una visita realizada a familias desplazadas por la crecida del río Paraguay al refugio instalado en la Primera División de Infantería, del barrio Tacumbú de Asunción, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, aseguró que el Gobierno Nacional no dejará de “hacer el mejor esfuerzo” y demostrar el compromiso “para dar la mano solidaria a los hermanos que necesitan”. Acompañado del ministro Joaquín Roa, recorrió una amplia zona del refugio más poblado de la capital, con unas 1 200 familias instaladas a la fecha.

“Lo que queremos hacer es venir a mirar personalmente, demostrando así nuestra preocupación. Seguramente nada va a ser suficiente, porque las necesidades son muchas, pero venimos a demostrar nuestro compromiso, escuchar el parte que nos dio el ministro de la SEN, no solamente con los damnificados aquí en esta zona, sino en el Gran Asunción y en algunos rincones del país, como San Ignacio, Ñeembucú, etc.”, explicó el mandatario a los medios que siguieron de cerca el recorrido.

Tras un recorrido en el que saludó a las familias llegando prácticamente casa por casa, y luego de escuchar sus necesidades, comentó acerca de la intención de “fortalecer este trabajo coordinado entre las diferentes instituciones”, considerando que muchos de los reclamos de la gente son justos, pero destacando a la vez que “la SEN tiene una experiencia con la que se ha podido constatar la eficiencia y el compromiso de quienes hoy están llevando adelante esta tarea difícil con nuestros hermanos damnificados, que hoy necesitan de la presencia del Estado, el respaldo, la solidaridad y el compromiso de sus autoridades”.

“No es fácil pasar lo que están pasando ellos, pero vamos a hacer todo lo que se pueda para que al menos podamos contenerles en este tiempo difícil. Esperamos que el agua baje lo antes posible y que la gente pueda recuperar su vida normal. Mientras tanto no vamos a dejar de hacer el mejor esfuerzo y demostrar nuestro compromiso para dar nuestra mano solidaria a los hermanos que necesitan de nosotros”, expresó el ejecutivo nacional.

Consultado sobre una posible solución definitiva para las familias afectadas por la crecida del principal cauce hídrico del país, el presidente indicó que el Gobierno trabaja en ello, pero que esa solución implicará un proceso que no será inmediato. No obstante, ordenó que las distintas instituciones coordinen las tareas de asistencia de manera a lograr un impacto más positivo en la calidad de vida de las personas afectadas.