Paraguay

Paraguay: Sequía 2020 - Análisis de situación preliminar

Format
Analysis
Source
Posted
Originally published

Attachments

INTRODUCCIÓN

Durante el 2020, Paraguay ha sido triplemente golpeado por la sequía más grave de los últimos 50 años, por incendios forestales masivos y por la pandemia de la COVID-19, los cuales pusieron fin a siete años de crecimiento ininterrumpido de su economía (dependiente de la agroexportación y del comercio fluvial a través del río Paraguay).

La población indígena rural del Paraguay, la mitad de la cual está concentrada en la región occidental (departamentos de Alto Paraguay, Boquerón y Canindeyú), ha sido una de las más afectadas por la sequía histórica y los incendios forestales, los cuales han generado retos humanitarios excepcionales en materia de seguridad alimentaria, acceso a agua limpia y desagüe, medios de vida, y protección.

Dichos retos, producto de inequidades estructurales en el acceso a servicios básicos, y en la implementación efectiva de los derechos sociales, económicos y de protección de los pueblos indígenas, constituyen una “ampolla humanitaria”, la cual amenaza con estallar en una crisis de gran escala, con graves consecuencias para la vida y el bienestar de las poblaciones más vulnerables del Paraguay, especialmente los pueblos indígenas.

El presente análisis tiene como objetivo promover una discusión sobre el impacto real de la sequía y sus graves consecuencias humanitarias en las áreas y en las poblaciones más afectadas del Paraguay con miras a formular una estrategia para brindar asistencia inmediata de corto y mediano plazo.

La comunidad internacional, las autoridades nacionales y las comunidades indígenas deben desarrollar de manera urgente un plan de asistencia humanitaria que permita intervenir quirúrgicamente en dicha situación, impidiendo que más personas se vean afectadas por esta crisis de inicio lento.

CONTEXTO

2.1. Perfil político, sociocultural, demográfico y económico

Paraguay es un país con una superficie de 406.752 kilómetros cuadrados que no cuenta con litoral y se sitúa en el corazón de América del Sur, compartiendo fronteras con Argentina, Bolivia y Brasil.
El río Paraguay divide al país en dos regiones: la occidental (Chaco) y la oriental. Aunque la región occidental representa el 60% de la superficie total del país, está habitada por sólo el 2,7% de la población total. De los aproximadamente 7,2 millones de paraguayos, el 56% son menores de 30 años y el 1,7% son de origen indígena, distribuidos en 14 pueblos indígenas.

La economía paraguaya se respalda ampliamente en el sector servicios, que de acuerdo a datos de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), representa el 50% del PIB y que como subsectores tiene de protagonista a la intermediación financiera (16,8%) y la administración pública (15,8%). Otros sectores sobresalientes en el PIB paraguayo son el comercio con 14.7% y el sector agropecuario, que aporta el 10,5%. El Banco Central de Paraguay (BCP) presentó en octubre de 2020 su proyección del Producto Interno Bruto (PIB) para el cierre del 2020, con una estimación del 1,5% de contracción, menos severa que la pronosticada en julio pasado, que preveía una caída del 5%.

Durante 2019, la pobreza total en Paraguay abarcó al 23,5% de la población y la pobreza extrema al 4%. En términos absolutos, 1.657.000 de personas se encuentran en situación de pobreza, mientras que unas 22.000 salieron de esta situación en el periodo 2018-2019. La reducción se dio fundamentalmente en áreas rurales (1,2 puntos porcentuales: 34,6% a 33,4%), mientras que en áreas urbanas la incidencia se mantiene (17,8% a 17,5%). En relación al 2018, el costo de la canasta básica de alimentos (línea de pobreza extrema) se incrementó en 1,5% y el costo de la canasta básica de consumo (línea de pobreza total) en un 2%.

Paraguay se encuentra en la banda superior de la categoría de desarrollo humano medio. Sin embargo, es importante notar el alto grado de desigualdad en el país. La Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC) del gobierno paraguayo indica que el coeficiente de Gini ha pasado de 0,542 en 1997/98, a 0,482, en 2016. Esto indica una reducción del 11% en la desigualdad de ingresos. Al comparar el valor del 2016 con el obtenido en 2015 se observa que a nivel nacional este indicador ha permanecido constante alrededor de 0,48. De acuerdo con los últimos datos del Banco Mundial, en 2018 el mismo se encontraba en 0,46.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs
To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.