Panama + 7 more

Seguimiento a la emergencia: estaciones de recepción migratoria (ERM) pandemia COVID-19 - Reporte de situación #2 (2-9 de abril de 2020)

Format
Situation Report
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

DESTACADOS

2.522 personas migrantes albergadas en las ERM

215% de exceso en la capacidad máxima de las Estaciones a nivel nacional

73 Mujeres embarazadas

27% Niños, niñas y adolescentes menores de 17 años

4 Niños, niñas y adolescentes menores de 17 años no acompañados

Se han identificado casos de COVID-19 por transmisión comunitaria en Darién. No se cuentan con datos oficiales sobre la cantidad de migrantes positivos.

No se reporta arribo de personas migrantes a Bajo Chiquito desde el 29 de marzo de 2020

No se descarta población en tránsito por el Parque Nacional Darién

METODOLOGIA

La información de este reporte es recolectada por personal de OIM Panamá en Darién y Chiriquí, a través de monitoreo en terreno, evaluaciones multisectoriales con informantes claves, así como el intercambio de información regular a nivel técnico y a nivel central del Grupo Inter Agencial de las Naciones Unidas sobre Movilidad Humana.

CONTEXTO DE LA SITUACIÓN

La región del Darién se ha caracterizado en la última década por ser uno de los sitios de paso más importantes en los últimos once años para las personas migrantes extrarregionales. No obstante, la región del Darién es una de las regiones con mayores desafíos en el desarrollo socioeconómico de Panamá, situación que incrementa los retos para la atención de flujos migratorios masivos e irregulares.

Desde el 2009 se han identificado flujos migratorios extrarregionales significativos, es decir, de personas migrantes que provienen desde otros continentes como África, Asia y la región del Caribe, específicamente personas haitianas y cubanas.

En el 2016, se dio la primera crisis migratoria por personas extrarregionales en la región del Darién, influenciada por el cierre de fronteras en Costa Rica y Nicaragua. Ante toda esta situacion, los gobiernos de Panamá y Costa Rica establecieron un acuerdo conocido como Operación Flujo Controlado, para garantizar el paso de migrantes de manera ordenada, regular y segura.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró estado de pandemia por el virus COVID-19 el 11 de marzo de 2020, razón por la cual a nivel mundial se han tomado medidas para mitigación del contagio. En América Central, una respuesta a ello ha sido el cierre de fronteras o o alteraciones en las políticas de gestión de fronteras, así como campañas masivas de higiene y la aplicación de estas medidas implica alteraciones en la movilidad de las personas migrantes en tránsito por Panamá.

El Gobierno de Panamá decretó estado de emergencia a partir del 12 de marzo de 2020, producto de medidas vinculadas que se han ido tomando, se han visto afectadas muchas operaciones particularmente la Operación Flujo Controlado.

Por su parte, el Gobierno de Costa Rica declaró estado de emergencia nacional en todo su territorio desde el 16 de marzo de 2020. A raíz de ello, la frontera entre Panamá y Costa Rica se presume estará cerrada poral menos un mes más, por disposición sanitaria del Gobierno de Costa Rica.

Dentro de las distintas disposiciones decretadas por ambos países se encuentra el cierre de las fronteras, situación que desde el pasado 18 de marzo deja un stock de minimo 1.900 migrantes varados en la provincia de Darién, en su mayoría en la Estación de Recepción Migratoria (ERM) La Peñita, la comunidad de Bajo Chiquito y 500 en ERM Los Planes, generando una serie de situaciones como hacinamiento, falta de recursos para higiene y alimentación, aumento de desechos sólidos y dificultad en su manejo, estrés producto de la incertidumbre, entre otros.

Al momento de la redacción de este informe, se confirmó el contagio por transmisión comunitaria de COVID-19 en la ERM La Peñita, tanto en funcionarios del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) y el Servicio Nacional de Migración (SNM) como en personas migrantes. A raíz de esta situación se ha observado la disminución en la presencia en terreno de unidades para el control y protección de migrantes, así como personal y socios claves que apoyan la labor de asistencia humanitaria. Las personas migrantes que resultaron positivas a COVID-19 a raíz del brote en Darién, fueron trasladados a la antigua Estación Temporal de Asistencia Humanitaria (ETAH) en Nicanor y se encuentran cubiertos por el protocolo de atención sanitaria activo en Panamá.

Panamá, igual que en la crisis del 2015 y 2016, cuenta con un stock de migrantes varados en territorio panameño, mayoritariamente en la provincia de Darién, situación que motiva el interés por reaperturar la ERM Lajas Blancas ubicada en esa provincia. Esta reapertura podría facilitar la gestión de la ERM La Peñita, ya que en conjunto con Lajas Blancas serian los dos puntos oficiales de entrada a Panamá.