Panama

Panamá Informe de Situación Humanitaria no. 1 (Período de Reporte: agosto a diciembre 2019)

Format
Situation Report
Source
Posted
Originally published

Attachments

Destacados

• La población migrante que transita por el Darién, en la frontera entre Colombia y Panamá, ha cambiado su perfil, pasando de hombres adultos extracontinentales en busca de oportunidades en México, Estados Unidos y Canadá, a familias con niñas, niños y mujeres gestantes que huyen de la pobreza, la exclusión y los conflictos. El número de niños, niñas y adolescentes que han logrado cruzar una de las selvas más peligrosas del mundo en lo corrido de 2019 es 6 veces mayor que el año anterior, pasando de 552 en 2018 a 3,540 en 2019. Se estima que en 2019 más de 500 mujeres gestantes realizaron la misma travesía.

• En 2017, solo el 1% de los migrantes era menor de 18 años, para el 2018 se elevó al 5% y para 2019 es del 15,8%. Con base en esta estimación se proyecta para 2020 un incremento sostenido de la población infantil y adolescente que ingresa por flujo migratorio a través de Darién, mayoritariamente familias haitianas con hijos e hijas con nacionalidad chilena y brasileña.

• Ampliando su respuesta programática, UNICEF Panamá mantiene acciones en los sectores WASH, Salud, Nutrición y Protección en respuesta a las necesidades de los niños, niñas y adolescentes durante su tránsito a través de Panamá.

• UNICEF, con socios, ha instalado una planta de potabilización de agua para servir a poblacion migrante en la Estación de Recepción Migratoria (ERM) de Peñitas, y ha reactivado la red de distribución de agua que brinda servicio a la población local, y se han habilitado dos espacios amigables que pueden atender hasta 70 niños y niñas diariamente.

Resumen de la situación y necesidades humanitarias

La Selva del Darién, ubicada en la Frontera entre Colombia y Panamá, es descrita por la población migrante como el trayecto más peligroso y difícil en el tránsito hacia Norte América. De agosto a noviembre de 2019, ingresaron por dicho trayecto 4,7871 personas de 44 nacionalidades, en un promedio mensual de 1,197 personas. 1,078 de los migrantes sobrevivientes al cruce del Darién son niños, niñas y adolescentes (ago-nov), de los cuales la mitad se encuentra en ciclo vital de primera infancia. En el mismo período se reportó el ingreso de 137 mujeres en avanzado estado de gestación.

Comparado con julio de 2019, mes en el cual se registró el mayor ingreso del año con 3,970 personas, se puede afirmar que el flujo migratorio de agosto a noviembre se ha reducido a una tercera parte.

A su arribo a la Estación de Recepción Migratoria - ERM de Peñitas2 , los niños y niñas presentan síntomas como diarrea, vómito, fiebre, tos, dolor de cabeza y enfermedades de piel. Las mujeres gestantes tienen riesgo de aborto e infecciones. La atención básica en salud y vacunación es brindada 5 días a la semana por el Ministerio de Salud - MINSA con apoyo de la Organización Panamericana para la Salud – OPS, se cuenta con este servicio desde agosto. 50 niños, niñas y adolescentes no acompañados y separados fueron identificados por el Servicio Nacional de Fronteras - SENAFRONT en el flujo migratorio de Darién (Ene a Nov), de los cuales 11 casos (3 niñas y 8 niños) corresponden al mes de noviembre. La ausencia de documentos de identidad, presunción de fallecimiento de los familiares en la selva, la barrera de idioma y la diversidad de rangos de etáreos -que fluctúan desde 6 meses a 17 años, están entre los principales retos que enfrenta el Servicio Nacional de Infancia, Adolescencia y Familia – SENNIAF para asistir a esta población.

El Estado panameño a través SENAFRONT, en respuesta al incremento sostenido en mitad de año (casi 4,000 migrantes), avanzó en la construcción del campamento temporal de Lajas Blancas con capacidad estimada para 10003 personas, no obstante, con el tránsito al nuevo gobierno presidencial se determinó pausar la inciativa, lo que redundó en inutilización y deterioro de las estructuras de alojamiento e higiene construidas. Lajas Blancas se encuentra deshabilitado y sin fecha estimada para su apertura.

Con base en dicho contexto se evidencian las siguientes necesidades humanitarias:

• Defensoría del Pueblo ha expresado a la institucionalidad y actores humanitarios la necesidad de aumentar la presencia civil y humanitaria en la comunidad indígena de Bajo Chiquito donde la población migrante permanece varios días y es el punto previo a su movilización por río a la ERM de Peñitas.

• Bajo el liderazgo del Grupo de Fronteras del Sistema de Naciones Unidas (SNU), se requiere mantener los ejercicios de abogacía institucional para garantizar la sostenibilidad del servicio de atención de salud y vacunación que presta el Ministerio de Salud en las ERM de Darién y Chiriquí desde agosto, así como promover la gestión de medicamentos y los mecanismos de atención médica que reduzcan la exposición de las víctimas de violencia sexual y procuren medidas de apoyo psicológico para las víctimas.

• La Mesa de Protección de niñez migrante de Darién, liderada por SENNIAF, requiere asistencia técnica y financiera para fortalecer su rol en la identificación de casos de protección y el establecimiento de mecanismos de referencia, asistencia y protección administrativa, especialmente para aquellos casos de niñez no acompañada y separada, casos de especial cuidado en salud, víctimas de violencia basada en género y de violencia contra la niñez en Darién y Chiriquí.

• UNICEF, mediante el monitoreo en terreno, seguirá analizando la evidencia sobre las causas de la movilidad humana que generaron el incremento de flujos de niñez y adolescencia durante el año 2019.
Esto permitirá apoyar la toma de decisiones a la Mesa de Protección de Niñez Migrante.

• El Comité de Agua de la Junta de Acción comunal de Peñitas requiere apoyo en la identificación de los mecanismos de sostenibilidad para el funcionamiento de la planta purificadora de agua comunal, la cual actualmente se rehabilita con apoyo de la organización Global Brigades. Esta acción complementaría el servicio que se brinda con la planta de potabilización de emergencia en el marco del convenio entre UNICEF y la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR).

• Los ERM de Peñitas- Darién y Planes de Gualaca-Chiriquí requieren servicios de traducción, orientación, contacto internacional, información de protección y apoyo psicosocial para las personas adultas en movilidad que viajan solos, con especial énfasis en las mujeres, lo que posibilitaría la prevención y atención de casos de tráfico de personas, explotación sexual y trata de personas durante el tránsito por Centro América.

• UNICEF ha identificado la necesidad de avanzar en mecanismos de coordinación operativa binacional entre Colombia y Panamá que permitan la emisión de alertas y preparar la respuesta humanitaria ante el riesgo de aumento súbito, con énfasis en niños, niñas, adolescentes y mujeres gestantes migrantes. En la misma línea, se requiere crear mecanismos para la referenciación de casos de especial protección y salud a Costa Rica en el marco del flujo controlado.