oPt

La prolongada crisis de Gaza no se arregla con parches

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published

Gaza/Madrid, 17 de septiembre de 2018.- Las delegaciones internacionales de Médicos del Mundo que trabajan en Palestina están preocupadas por la falta de soluciones sostenibles que respondieron al último llamamiento internacional para que los fondos de emergencia cubran las necesidades críticas de combustible del sector de la salud en Gaza.

La prolongada crisis energética de Gaza no se "curará" poniendo parches. La organización llama a todas las partes a buscar soluciones más sostenibles, en particular para garantizar que se satisfagan todas las necesidades de electricidad de las instalaciones de salud.

El pasado 5 de septiembre, el Coordinador Humanitario de la ONU para el Territorio Ocupado Palestino se dirigió a la comunidad internacional para pedir fondos inmediatos para combustible de emergencia. El fuel es necesario para poner en marcha generadores de energía de emergencia que pueden salvar vidas en centros de salud críticos y en instalaciones de agua y saneamiento en la Franja de Gaza.

Este es el cuarto llamamiento internacional para fondos de emergencia en Gaza desde mayo de 2017. Mientras tanto, el Ministerio de Salud en Gaza ha declarado que la escasez de combustible amenaza el cierre total del sistema de salud, incluidos todos los hospitales de Gaza y las clínicas de atención primaria. Según el personal del Ministerio de Salud, la falta de electricidad representaría un serio riesgo para la prestación de servicios tales como laboratorios, esterilización y radiología. Algunas salas de emergencia solo funcionan parcialmente y el resto de servicios han visto desafiados sus estándares de calidad.

Se estima que más de 110,000 pacientes al mes no tendrán acceso a servicios médicos si las clínicas de atención primaria de salud se cierran debido a la falta de combustible para la electricidad. En cuanto a los servicios especializados, 4.800 personas, incluido recién nacidos, podrían ver sus vidas amenazadas, ya que dependen de dispositivos eléctricos, como incubadoras y máquinas de electrodiálisis. Además, esta situación impone una carga económica adicional a los pacientes, obligados a ir de un centro a otro en busca de un servicio adecuado.

El sector de la salud en general es una víctima colateral de una crisis más sistémica. Según el Ministerio de Salud, el 48 por ciento de los medicamentos que son esenciales no están disponibles en los almacenes farmacéuticos. Todos estos problemas han afectado aún más la calidad de los servicios de salud y ponen a los pacientes en riesgo.

“La salud es un derecho universal y no debe instrumentalizarse con fines políticos”, señala desde Médicos del Mundo en Palestina el doctor Phillipe de Botton.

Si bien reconoce el contexto político complejo, Médicos del Mundo llama a todas las partes interesadas a buscar soluciones más sostenibles. Las autoridades locales no deben olvidar que el acceso a la salud es un derecho fundamental y no debe verse comprometido o puesto en peligro como resultado de las diferencias políticas.

Egipto debería reducir el riesgo de fallos técnicos de sus líneas eléctricas. Las autoridades israelíes deberían levantar el bloqueo, ilegal según el derecho internacional, ya que ha deteriorado los servicios disponibles y ha impedido el desarrollo de la Franja de Gaza. Por último, los donantes, en su mayoría países terceros responsables de garantizar el cumplimiento del Derecho Internacional Humanitario, deberían tomar medidas concretas para poner fin al bloqueo y, al mismo tiempo, buscar soluciones más sostenibles, en particular para el sector de la salud.

CONTACTO DE PRENSA:

Alba Villén albavillen@medicosdelmundo.org (mailto:albavillen@medicosdelmundo.org) / Tlf 91 5436033, ext. 2217 / 629214755