De jornaleros a productores de sus alimentos

Report
from World Food Programme
Published on 15 Feb 2013 View Original

La comunidad El Limón está ubicada en la zona seca del Norte de Nicaragua. En ella habitan 532 personas que se dedican a la agricultura familiar y a trabajar como jornaleros en fincas de granos básicos, café y caña de azúcar.

María de los Ángeles Reyes, y otras 24 familias de El Limón, participaron en los programas del Ministerio Agropecuario y Forestal (MAGFOR): Bono Productivo Alimentario y Alimentos para la Creación de Activos, éste último contó con el aporte del PMA y socios locales.

Las acciones de los dos programas del MAGFOR se complementaron para mejorar las condiciones de vida de las familias de El Limón. A través del Bono Productivo Alimentario Reyes recibió gallinas, un gallo, un cerdo, una vaca preñada y árboles frutales (mangos, naranjas y mandarinas) y cursos de capacitación.

A través del Programa Alimentos para la Creación de Activos, Reyes y su familia -que trabajan 3 manzanas de tierra (1 propia y 2 alquiladas)- además de cultivar granos básicos, iniciaron un huerto familiar sembrando rábanos, pepinos, repollos, zanahorias, chayotes, ayotes, chiltomas, tomates, cebollas, yuca y poco a poco incluyó más variedades de árboles frutales para disponer de más alimentos para su familia.

También la familia realizó en sus parcelas 4 curvas a nivel de 25 metros cada una para proteger el suelo de la erosión, conservar la tierra y mejorar el rendimiento de sus cultivos.

RECUADRO:

Participando en estos proyecto Reyes recibió capacitaciones para el cuido de sus animales y de los plantíos. Comenzó a participar en ferias locales para vender los productos de su huerto y procesó las frutas que cosecha para producir mermeladas que ahora vende en las tiendas de su comunidad y comunidades aledañas.

LOGROS:

• Tras participar en los programas, los ingresos de la familia Reyes se duplicaron.
• También aumentó el consumo y la variedad de alimentos que la familia consume.
• Reyes y su familia mejoraron sus conocimientos sobre actividades productivas, equidad de género, no violencia, preparación de mermeladas y encurtidos, entre otros
• Están implementando buenas prácticas agrícolas para proteger los suelos e incrementan la productividad.
• La familia dejó de trabajar como jornaleros en las fincas de otros y ahora trabajan en su parcela produciendo sus alimentos.
• La familia está empoderada y unida por un fin común y abierta a nuevos espacios de participación, en actividades comunitarias y ferias de productores.