Un espacio donde volver a ser niños

Report
from UN News Service
Published on 15 Feb 2018 View Original

Miles de niños en México pasan por los centros de atención de UNICEF para reintegrarse a la vida escolar tras los terremotos.

Algunos vieron su casa derrumbarse, otros tuvieron que salir corriendo de la escuela y perdieron a compañeros de clase. Miles de niños mexicanos se enfrentaron al miedo y la devastación que causa un terremoto.

Superar el miedo lleva tiempo. Y para los niños es fundamental volver a la rutina, que para ellos significa volver a la escuela.

Como parte de la ayuda humanitaria en las zonas afectadas por los sismos en México, UNICEF ha instalado los llamados “Espacios Amigables” para niños y adolescentes. Son centros donde los niños pueden jugar, dibujar, cantar…y donde hay personal especializado en apoyo psicosocial para ayudarles a superar el trauma. Además, UNICEF ha instalado cien espacios temporales de aprendizaje para que aquellos pequeños cuyas escuelas se han visto dañadas o destruidas puedan retomar las clases.

Pocas horas después de los terremotos del 7 y el 19 de septiembre, UNICEF llevó a cabo misiones de evaluación rápida para identificar las necesidades urgentes de la infancia, lo que permitió establecer un plan de respuesta centrado en tres prioridades:

  • La protección y la atención psicoemocional de niños, niñas y adolescentes.

  • El regreso a la escuela y la prevención del abandono escolar.

  • El acceso a instalaciones adecuadas y el suministro de productos de higiene y saneamiento.

Los niños y adolescentes en Chiapas, Ciudad de México, Oaxaca, Morelos y Puebla continúan necesitando apoyo para recuperar la normalidad en sus vidas.

Un posible aumento de la deserción escolar debido a las condiciones de vida que enfrentan las familias afectadas podría acarrear serias consecuencias para el desarrollo del país.

Producción: Centro de Información de la ONU en México