Más de cinco millones de niños en México no han regresado a la escuela un mes después del primer terremoto

Report
from Save the Children
Published on 06 Oct 2017 View Original

Una vez que los niños han interrumpido su educación tienen un 30% menos de posibilidades de volver al colegio.

Ciudad de México, 6 de octubre de 2017. Alrededor de 5,3 millones de niños mexicanos no han podido regresar a las aulas tras los fuertes terremotos que sacudieron el país el pasado mes de septiembre, según alerta Save the Children. Esto es especialmente preocupante ya que, según el Banco Mundial, en México, una vez que los niños se ven obligados a abandonar la escuela tienen un 30% menos de probabilidades de seguir con su educación.

Un mes después del primer terremoto que golpeó los estados mexicanos de Oaxaca y Chiapas el pasado 7 de septiembre, al que siguieron otros dos fuertes sismos que afectaron a diez estados los días 19 y 23, un total de 2.424 escuelas han quedado destruidas por completo (577) o de forma parcial (1.847).

“En este momento debe ser una prioridad coordinarnos Gobierno, sociedad civil y sector privado para asegurar el derecho a la educación de estos niños. Es importante que la reubicación de los alumnos en otras escuelas, así como el establecimiento de aulas temporales, se lleven a cabo en el menor plazo posible para que los niños más vulnerables recuperen su normalidad”, afirma María Josefina Menéndez Carbajal, directora ejecutiva de Save the Children en México.

“En las zonas afectadas en las que estamos trabajando, la educación es una de nuestras prioridades. Independientemente del tiempo que dure la emergencia, ningún niño debe dejar de recibir una educación de calidad. Los niños siempre nos dicen que uno de sus principales deseos es volver a la escuela. No importa lo que haya pasado, en la escuela están sus compañeros y allí se sienten seguros y protegidos”, añade Menéndez Carbajal.

Save the Children está trabajando con 1.825 niños en 35 albergues y campamentos en las zonas afectadas de Puebla, Ciudad de México, Oaxaca y Morelos. La ONG ha establecido espacios seguros donde los niños reciben apoyo psicosocial y materiales para cubrir sus necesidades básicas. Además, la organización está repartiendo material escolar, promoviendo hábitos de higiene para prevenir enfermedades y ayudará en el retorno de los niños a las escuelas. En total, la organización atenderá a 100.000 personas afectadas por los terremotos: 32.000 niños y 68.000 adultos.