La recuperación de la infancia tras los terremotos requiere de un compromiso nacional a largo plazo, señala UNICEF

Report
from UN Information Centres
Published on 01 Nov 2017 View Original
  • La organización reportó hoy los avances en su plan de respuesta en apoyo a la infancia en México tras los terremotos del 7 y 19 de septiembre.

  • La recuperación nacional es un proceso a corto, mediano y largo plazo, particularmente en lo referente a la niñez afectada.

  • Un posible incremento en la deserción escolar a consecuencia de la emergencia podría acarrear consecuencias para el desarrollo presente y futuro del país.

  • Para descargar fotos y videos ingresa a: http://bit.ly/RespuestaUNICEF

UNICEF, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, informó sobre el progreso alcanzado en la implementación de su plan de respuesta ante los terremotos que azotaron a México el pasado mes de septiembre.

Tras una evaluación inmediata de las necesidades de la infancia a consecuencia del terremoto del 7 de septiembre, UNICEF desarrolló un plan de respuesta e inició una campaña de recaudación de fondos, los cuales adaptó e intensificó tras el terremoto del 19 de septiembre. Ambas actividades continúan en paralelo con intervenciones de ayuda en las zonas afectadas y en colaboración con actores clave del país.

“Nuestro trabajo en emergencias, como en todos los proyectos que tenemos en México, sólo es posible a través de la coordinación de esfuerzos con sociedad civil, autoridades y medios de comunicación, y mediante el apoyo de nuestros donantes”, señaló Christian Skoog, Representante de UNICEF en México.

“Las empresas y personas que confían en UNICEF y apoyan nuestras acciones en México son factores clave en los avances logrados a favor de los niños, niñas y adolescentes mexicanos.”

Skoog indicó también que la recuperación de la infancia afectada requiere de un compromiso nacional a largo plazo, y destacó las siguientes contribuciones por parte de UNICEF hasta el momento:

  • Apoyo a 24 municipios priorizados por UNICEF en los 5 estados más afectados.

  • Instalación de 26 Espacios Amigables para la Infancia, en beneficio de 1,300 niños. Distribución de 100 Escuelas en Una Caja (suministros escolares para el regreso a clases) en beneficio de 4,000 niños, inicialmente en Puebla.

  • Instalación de 100 Espacios de Temporales de Aprendizaje, para beneficio de 4,000 niños.

  • Capacitación de 162 docentes con herramientas de apoyo psicoemocional, para beneficio de más de 4,000 niños.

  • Distribución de 900 kits de higiene, entregados a familias en San Mateo del Mar, Oaxaca, y Tonalá, Chiapas.

La organización destacó también los siguientes desafíos y necesidades a futuro, insistiendo en la importancia de colocar y mantener a los niños en el centro de la recuperación a corto, mediano y largo plazo:

Tras los sismos de septiembre, los niños, niñas y adolescentes en Chiapas, Ciudad de México, Oaxaca, Morelos y Puebla continúan necesitando diferentes tipos de apoyo para recuperar la normalidad en sus vidas.

La recuperación nacional tras una emergencia de esta magnitud es un proceso que toma tiempo, y la infancia afectada requiere, además de protección inmediata, apoyo a mediano y largo plazo para garantizar su recuperación física y emocional.

Es crucial tanto para el beneficio individual de cada niña, niño y adolescente afectado, como para el futuro del país, asegurar un regreso a clases en condiciones seguras. Un posible incremento de la deserción escolar debido a las condiciones de vida que enfrentan las familias afectadas podría acarrear serias consecuencias para el desarrollo del país.

“La medidas tomadas por México tras los sismos del 85 le han mostrado al mundo que es posible fortalecerse y mejorar en muchos aspectos tras una emergencia humanitaria, y lo mismo puede suceder ahora si, entre todos, nos esforzamos por mejorar el presente y el futuro de la infancia afectada,” concluyó Skoog.

La organización reitera su llamado al pueblo de México para que apoye sus esfuerzos por la infancia afectada, a través del sitio www.donaunicef.org.mx o llamando al 01 800 841 88 88.