Aviso precautorio No. 1 por frente frío No. 28

Report
from Government of Mexico
Published on 12 Feb 2018 View Original

Lun, 12/Feb/2018 - 10:32

12 DE FEBRERO DE 2018.

El Frente Frío No.28 (sobre la porción media del Estado de Veracruz) se prevé alcance el Suroeste del Golfo de México en esta tarde-noche; y que al interactuar con un canal de bajas presiones (el cual se extiende desde el Pacífico, hacia el mismo golfo), favorezcan condiciones de tiempo inestable sobre la Región; Con probabilidad de lluvias de fuertes a muy fuertes de 50 a 75 mm (Tabasco y Chiapas), los cuales podrán presentarse de manera puntual. A partir de la tarde los vientos serán del Norte y Noreste de 20 a 40 km/h en gran parte de la Región, Evento de “Norte” con rachas superiores a 60 km/h.

13 DE FEBRERO DE 2018.

El Frente Frio No.28 se situará sobre el Suroeste del Golfo de México con características de estacionario, para posteriormente disiparse en el mismo golfo. Generando la probabilidad En cuanto al potencial en la precipitación, se pronostican acumulados puntuales de 75 a 150 mm (Tabasco y Chiapas); los cuales estarán favorecidos por la interacción del sistema frontal y aun canal de bajas presiones; con vientos del Norte y Noreste de 30 a 40 km/h.

COMENTARIOS Y RECOMENDACIONES.

Dar seguimiento a los boletines informativos que emita el Instituto de Protección Civil del Estado de Tabasco.

  • A los municipios costeros tomar previsiones ante el incremento de oleaje y viento por efectos del Frente Frío No. 28.

  • Especialmente tomar previsiones en la franja costera en zonas vulnerables a la erosión. También tener precauciones en la navegación interior de embarcaciones menores, lagunas y ríos por la presencia eventual de vientos arrachados.

  • Prever que pueden darse en el interior del estado eventos aislados de vientos arrachados que pueden provocar problemas como caída de árboles o daños en estructuras ligeras como techos de lámina y/o espectaculares.

  • A los compañeros de las unidades identificar con oportunidad situaciones que puedan favorecer encharcamientos en áreas urbanas y rurales, así como estructuras o árboles que puedan provocar problemas de presentarse vientos fuertes arrachados.