Mali + 2 more

Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo: Estrategia Humanitaria 2022-2023, El Sahel

Attachments

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (MAUC), es el principal órgano de gestión de la Cooperación Española (CE) que, orientada a la lucha contra la pobreza y al desarrollo sostenible en el marco de la Agenda 2030, tiene entre sus prioridades la acción humanitaria.

La Oficina de Acción Humanitaria (OAH) de la AECID, creada en 2007, se encarga de la gestión y ejecución de la acción humanitaria oficial de España, en base a los principios humanitarios de humanidad, imparcialidad, neutralidad e independencia. La OAH encuadra su trabajo en las directrices generales establecidas en el vigente Plan Director de la Cooperación Española, en lo establecido en la Estrategia de Acción Humanitaria de la Cooperación Española 2019-2026 (EAH), piedra angular de la acción humanitaria española con un enfoque de derechos; de género, edad y diversidad; preventivo y de reducción de riesgo de desastres e informado del riesgo; de resiliencia, de acción sin daño y sensibilidad al conflicto; y ambiental, así como en la Estrategia Nacional de Diplomacia Humanitaria, documento rector de los principios y líneas de actuación que rigen nuestra acción humanitaria a nivel nacional.

Igualmente, la AECID ha suscrito diferentes compromisos referidos a la calidad de la ayuda, tras la celebración de la Cumbre Humanitaria Mundial en el año 2016 y la adopción del Grand Bargain humanitario ese mismo año.

En esta línea, para mejorar la eficacia de la respuesta humanitaria proporcionada desde la AECID a las principales crisis, se establecen estrategias humanitarias sobre contextos geográficos prioritarios alineadas con los planes de respuesta humanitaria de Naciones Unidas (NNUU) y Unión Europea (UE) y que resultarán complementarias de los MAP que pudieran estar en vigor ahí dónde corresponda.

Así, esta estrategia, heredera de las lecciones aprendidas de la planificación de la respuesta humanitaria de la AECID en los periodos 2018 - 2019 y 2020 - 2021, busca responder a las principales necesidades identificadas en este contexto a través de la focalización en sectores concretos.

Por otro lado, casi dos años después de la declaración mundial de la pandemia de COVID-19, y aún con grandes incertidumbres que, sin duda, afectan a donantes y receptores, constatamos que los efectos de la pandemia han venido a exacerbar las necesidades humanitarias mundiales a la vez que han incrementado exponencialmente los desafíos a los que deben enfrentarse los actores humanitarios en su labor diaria. Sin duda, la respuesta a la pandemia de COVID-19 y a su impacto en los contextos humanitarios seguirá ocupando un lugar importante en las contribuciones canalizadas, tanto a través de organismos internacionales, como de ONG. En toda nuestra acción, mantendremos el alineamiento con la Estrategia de Respuesta Conjunta de la Cooperación Española a la Crisis del COVID-19 y las tres prioridades de dicha estrategia, a saber: salvar vidas y reforzar los sistemas de salud; proteger y recuperar derechos y medios de vida y reforzar las capacidades de las personas en situación de vulnerabilidad; y preservar y transformar los sistemas socioeconómicos, recuperar el tejido productivo y reforzar la gobernabilidad democrática, con las personas en el centro de nuestra acción. A un panorama humanitario en el que las necesidades no hacen sino incrementarse, se añade el preocupante impacto de la guerra de Ucrania sobre el resto de contextos humanitarios, especialmente en el ámbito de la seguridad alimentaria y la nutrición, ante, por un lado, el aumento de los precios del gasóleo y los alimentos y por otro, las restricciones al comercio de dos de los principales productores de cereales del mundo (Rusia y Ucrania).

El enfoque de género, edad y diversidad establecido por la EAH debe orientar la acción de manera transversal, razón por la cual la AECID promoverá que todos los proyectos humanitarios apoyados aseguren que la ayuda, recursos y servicios lleguen a todas las personas, con base en sus necesidades específicas, roles y capacidades, con especial atención a las mujeres, niñas y niños. También será una prioridad la prevención y respuesta a la violencia de género en las crisis humanitarias.

En este sentido, se apoyarán proyectos que contemplen el marcador de género del Comité Permanente Interagencial (IASC) de Naciones Unidas 3 y 41 y de la Dirección General sobre Asuntos Humanitarios y Protección Civil de la Comisión Europea (DG ECHO) 2.

Respecto al resto de prioridades horizontales y enfoques de la Cooperación Española, se priorizarán aquellas intervenciones que tengan un enfoque inclusivo y de gestión orientada a resultados, así como una efectiva transversalización de la sostenibilidad medioambiental, la diversidad cultural y los derechos humanos. Del mismo modo, se incorporará el uso de asistencia en efectivo y cupones en la acción humanitaria como un elemento clave de la respuesta, promoviendo también, en la medida de lo posible, la ayuda no marcada y el apoyo a los actores locales.