Panorama de la situación de violencia y protección en el Norte de Centroamérica, Segundo Boletin sobre Acceso Humanitario - Noviembre 2018

Ell acceso a las necesidades humanitarias en otras situaciones de violencia

Los altos niveles de violencia criminal han convertido ciertas regiones en los países del norte de Centroamérica (NCA) en lugares extremamente peligrosos y con necesidades humanitarias elevadas. En efecto, el aumento de solicitudes de asilo de personas proviniendo de estos países y los desplazamientos grandes como la reciente caravana de migrantes demuestran que la situación es intolerable para muchos en Honduras, El Salvador y Guatemala. En algunas zonas, la inseguridad imposibilita que los programas de gobiernos puedan acceder a algunas comunidades para prestar servicios básicos como educación y salud.

Las condiciones generadas por la violencia criminal han sido clasificadas como ‘otras situaciones de violencia’ por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) o como “situaciones de violencia crónica o cronificada” por otros actores1, y son contextos de operaciones relativamente nuevos para organizaciones y agencias humanitarias cuya presencia en la región ha estado enfocada en la migración, la superación de la pobreza, y el desarrollo. En situaciones donde grupos criminales controlan territorios,

y las víctimas de violencia y desplazamiento no pueden o quieren identificarse por miedo, ¿cómo operan las organizaciones humanitarias? ¿Cómo acceden a las zonas afectadas? ¿Cómo se aseguran de que están llegando a las personas con mayor vulnerabilidad? Este boletín destaca buenas prácticas y retos en el acceso humanitario en el NCA con la intención de apoyar una mejor respuesta a las necesidades de personas afectadas por la violencia y el desplazamiento en la región.

Mensajes Clave

  • Los programas humanitarios en comunidades afectadas por la violencia están fuertemente limitados en el contenido, alcance e impacto de sus operaciones. 95% de las organizaciones entrevistadas afirmaron que hay zonas donde no pueden trabajar debido a la inseguridad

  • Los retos principales relacionados con el acceso humanitario son: las fronteras invisibles entre territorios, la multitud de actores criminales en pequeñas zonas, la necesidad de tener la aceptación del “grupo de control”, la dificultad de identificar a las personas afectadas, que tienen miedo a buscar ayuda o que no tienen un incentivo para buscarla (debido a los altos índices de impunidad)

  • La mayoría de las organizaciones y trabajadores comunitarios que entran en comunidades afectadas por la violencia se comunican indirectamente con los grupos criminales, pero no hay estrategias, consistencia, o buenas prácticas al respecto

  • La gran parte de las actividades humanitarias se hacen en los lugares más accesibles de la comunidad