Honduras

Ombudsman pide respeto por la vida e integridad física de manifestantes y agentes del orden

Source
Posted
Originally published
Origin
View original

- Nuestro deseo es que pronto cese el toque de queda en todo el territorio nacional y que la población vuelva a sus actividades normales, precisó el Defensor del Pueblo.

En el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos que se celebra este 10 de diciembre, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, pidió hoy respeto por la vida y la integridad física, tanto de las personas que participan en las manifestaciones como de los agentes que integran los cuerpos de seguridad del Estado.

Hasta ahora, más de una docena de hondureños, entre manifestantes y policías, han muerto en circunstancias aún no esclarecidas por las autoridades encargadas de la investigación en el país.

De acuerdo a datos recabados por el ente estatal de derechos humanos, alrededor de 14 personas han muerto, entre ellos dos miembros de la Policía Nacional.

De acuerdo al recuento de los hechos seis murieron en San Pedro Sula, dos en Olancho, 3 en Tegucigalpa, dos en La Ceiba y uno en el departamento de Yoro.

El Defensor del Pueblo considera que es repudiable y condenable todo acto en el que se le prive de la vida a una persona.

Tenemos nosotros reflejado que ha habido aproximadamente 14 muertes de compatriotas, lo cual que es sumamente repudiable, expresó.

Agregó que esas actitudes violentas son intolerables, “no se puede privar de la vida a ninguna persona”.

Indicó que es un deber fundamental de todo habitante, en el territorio nacional, velar por el respeto de la vida, la integridad de las personas y por el ejercicio pacífico de todos sus derechos humanos.

El ombudsman hondureño lamentó que se esté deteriorando el respeto a la dignidad del ser humano y que “entre hermanos nos estemos desangrando”.

Destacó la importancia de evitar la violencia entre hermanos y actuar solidariamente en paz con respeto al pluralismo de ideas.

“Hemos hecho una manifestación categórica y hemos llamado también y estamos dando seguimiento a las investigaciones que se puedan hacer, tanto por la policía como por el propio Ministerio Público”, declaró.

Herrera Cáceres recomendó, en las últimas horas, que todo funcionario o autoridad encargada de aplicar el Decreto Ejecutivo que restringe la libre circulación, deberá respetar los derechos humanos de cada persona y de toda la población, así mismo, destacó el respeto que debe haber por parte de la población hacia las autoridades.

En ese sentido, pidió al Ejecutivo incluir en las excepciones del decreto, a representantes de la Secretaría de Estado de Derechos Humanos, y a los defensores de derechos humanos para que realicen su labor sin restricciones de ninguna naturaleza.

Espera que cese el toque de queda en todo el territorio nacional

En torno a la suspensión del toque de queda, en varios departamentos del país, el titular del CONADEH, dijo que desde su aplicación le ha dado seguimiento al Decreto que restringe la libre circulación y que, por eso, le recomendó al Poder Ejecutivo que no se debe aplicar restricción a derechos en lugares o departamentos donde no hay ninguna necesidad.

En ese sentido, nuestro deseo es que pronto cese el toque de queda en todo el territorio nacional y que la población vuelva a sus actividades normales, precisó.

Es lo que esperamos, entendemos los fundamentos que motivaron la restricción de la libre circulación, pero si esos fundamentos están desapareciendo es bueno restablecer un poco la normalidad y hacer cesar ese decreto, puntualizó.

Consultado en torno a la ampliación del periodo de vigencia del decreto que prohíbe la portación de armas de fuego, respondió, que el CONADEH siempre ha tenido una posición en contra del uso de armas.

Nuestra aspiración seria llegar a un momento en que el único portador de armas sea la autoridad legítimamente autorizada para ello, sin embargo, dijo que hay circunstancias, como las actuales, donde ya existe una cultura en ese sentido.

Hizo énfasis en que frente a cualquier disposición que tome el Poder Ejecutivo en relación con la portación de armas o la restricción de las mismas, el uso de armas se haga siempre con la serenidad y responsabilidad que requiere un instrumento que priva y tiene muchas amenazas sobre la vida de las demás personas.