Honduras + 1 more

Línea Base — Vulnerabilidad y Sequía: Corredor Seco, Honduras (Noviembre 2020)

Format
Assessment
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Introducción

En el último quinquenio se registran diversos fenómenos climáticos en Honduras: sequías consecutivas entre 2016 y 2020 y el impacto de las tormentas tropicales ETA-IOTA a finales de 2020. El Índice de Riesgo Climático Global a largo plazo (1998-2017) sitúa a Honduras en la segunda posición como uno de los países con mayor exposición y vulnerabilidad frente a los efectos de la variabilidad y cambio climático (German Watch, 2019).

A inicios de 2020, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Honduras realizó un análisis de necesidades humanitarias en el cual se estimó que cerca de 1.2 millones de hondureños se encuentran en la fase 3 (crisis) en la Clasificación de Inseguridad Alimentaria por Fases (CIF). El mayor impacto lo ubicaron en los municipios del denominado Corredor Seco Hondureño.

Como parte de la respuesta del Sistema de Naciones Unidas, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), bajo la financiación del Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF, por sus siglas en inglés), realiza el presente estudio para comprender el vínculo entre la movilidad humana, la violencia/inseguridad y la sequía en municipios priorizados dentro del Corredor Seco Hondureño. El estudio se desarrolla a partir del análisis de fuentes secundarias de información, así como la implementación de la Matriz de Seguimiento de la Movilidad Humana (DTM, por sus siglas en inglés) en su modalidad de entrevistas a informantes clave.

El informe se divide en tres capítulos:

I. Caracterización de municipios priorizados. Se describen las condiciones sociales, económicas, demográficas y de movilidad en el área de estudio.

II. Efectos de los extremos climáticos (sequías-lluvias) en los medios de vida de la población. Se caracterizan las condiciones climáticas y los efectos que han tenido en los medios de vida de la población (agricultura, agua, saneamiento e higiene) en los últimos 4 años.

III. Mecanismos de resiliencia y adaptación. Se presentan los mecanismos que implementa la población, tanto a nivel de asistencia externa como acciones propias, para mejorar sus condiciones de vida ante los efectos de los extremos climáticos.

Antecedentes y justificación

La movilidad humana vinculada con los desastres e impactos adversos del cambio climático se desarrolla en un continuo que abarca desde casos de desplazamiento forzado a situaciones de migración voluntaria. Pueden, así mismo, implicar traslados temporales, permanentes, circulares o estacionales y tener lugar tanto de manera interna como transfronteriza. El vínculo entre cambio climático y movilidad humana es aún más complejo, ya se ha señalado que una de sus consecuencias es la generación de desastres. Estudiar el vínculo entre cambio climático y movilidad humana requiere considerar que los cambios ambientales derivan en la intensificación de la frecuencia y magnitud de peligros ambientales. Éstas pueden ser de súbita aparición - huracanes o lluvias torrenciales - o graduales (también llamadas de lenta aparición), como son las sequías y el aumento del mar.

En los países del Norte de Centroamérica, Guatemala, Honduras y El Salvador, coexisten flujos de migración interna, migración regional, y migración extra regional. La migración interna mantiene su importancia en el tiempo, motivada, por un lado, por los procesos de urbanización, la demanda de trabajadores estacionales para la producción agroexportación y la maquila, y por el otro por la crisis de la producción agrícola, vinculada con la creciente crisis ambiental, y la desigualdad en la distribución de la propiedad rural (Morales Gamboa, 2013).

De acuerdo con el Perfil Migratorio Honduras 2019, a partir de los datos de los censos de la década del 2010 se registraron casi 700.000 personas nacidas en Honduras viviendo en el exterior. Sin embargo, hay que considerar que estas estimaciones no logran capturar todas las dimensiones de la movilidad migratoria, como la movilidad transfronteriza, la migración temporal, entre otras. Por lo tanto, tiende a existir un subregistro de la población emigrante, el cual se puede estimar entre un 7% y un 9% respecto de las cifras reportadas.

Durante la 35 Conferencia Regional de FAO en América Latina y el Caribe, celebrada en marzo de 2018 en Jamaica, los países de la región de Mesoamérica solicitaron el apoyo de la FAO para identificar los territorios con los niveles más altos de inseguridad alimentaria, así como las causas de dicha condición. En esos territorios se observa no solamente inseguridad alimentaria, sino también inseguridad climática y socio-económica; la migración se manifiesta como una consecuencia y un mecanismo de adaptación a estas realidades.

International Organization for Migration
Copyright © IOM. All rights reserved.