Honduras

Honduras: Evaluación de la capacidad nacional para la respuesta a desastres

Format
Evaluation and Lessons Learned
Sources
Posted
Originally published

Attachments

Resumen Ejecutivo

Los altos niveles de precipitación y su posición geográfica con acceso al Atlántico y Pacifico, en asociación a un territorio montañoso con laderas de más de 25% de pendiente, en las cuales predominan los suelos superficiales, pobres y frágiles, entre otros factores, hacen que Honduras sea proclive a eventos naturales de gran impacto. Históricamente Honduras, ha sido sometida a una serie de eventos naturales, destacando principalmente huracanes, inundaciones, sequías, deslizamientos y eventos sismológicos que impactaron de diferente manera en la sociedad, en la economía, en los recursos naturales y, por consiguiente, en el desarrollo del país. Los eventos más letales de la historia, el Huracán Fifí (1974) y el Huracán Mitch (1998), además de generar un altísimo n=FAmero de personas fallecidas o desplazadas, determinaron pérdidas estimadas en centenares de millones de dólares, afectando casi a la totalidad del territorio nacional, con daños que conllevaron un gran retraso social y económico. Aunque menor en incidencia, se ha detectado también desastres tecnológicos resultantes de distintas amenazas de origen antrópico.

En Honduras se observa un creciente proceso de madurez del marco legal de gestión para la reducción de riesgos, que permitirá un avance sustancial, en lo que se refiere al empleo de una visión sistémica de gestión de reducción de riesgo y no solamente de atención a la emergencia. Todavía ese proceso está en una base muy inicial de desarrollo, pero con muy buenas perspectivas de ser implementado a corto plazo. Es necesario resaltar que es imprescindible que se aproveche el momento político actual para desarrollar de manera decisiva ese proceso a través de la consolidación y aprobación de la ley de SINAGERH. La propuesta de Ley que está en estructuración aun necesita profundas modificaciones y adecuaciones, especialmente en lo que se refiere a la disminución de la sobre-posición o duplicidad con otras leyes y reglamentos ya vigentes, que pueden afectar negativamente la funcionalidad y aceptabilidad del nuevo sistema propuesto. Por lo tanto, es necesario hacer una detallada revisión de la legislación nacional vigente en materia de gestión de reducción de riesgo para que la nueva ley pueda estar adaptada a este marco legislativo previo.

Igualmente, un estudio de derecho comparado considerando las leyes de otros países, que ya implementaron la gestión de riesgo bajo la perspectiva sistémica, puede proveer bases más consistentes para la consolidación de la nueva ley. Por otro lado, la propuesta de ley debe ser resultado de un esfuerzo inter-institucional, englobando la participación de varios actores gubernamentales y representantes no gubernamentales, incluyendo minorías sociales y otros sectores que no han sido involucrados hasta el momento. El proyecto debe ser apropiado por un gran n=FAmero de potenciales participantes y usuarios del sistema de maneras que sea un proyecto del País y no sólo de un grupo de instituciones.

Asimismo, es importante que la implementación del SINAGERH sea acompañada por el diseño e implementación de un Plan Nacional de Gestión para la Reducción de Riesgos en todos los niveles de gobierno, a través de un proceso participativo, a fin de que la temática sea un eje importante que dirija los esfuerzos de organización, planificación y desarrollo y que integre a todos los actores al nivel nacional. Ese Plan Nacional debe buscar converger y facilitar la interacción de los distintos grupos institucionales que tratan de temas específicos relacionados a reducción de riesgo y/o atención a desastres y que no están actuando en toda su potencialidad de integración.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs
To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.