Honduras

Estudio de monitoreo de indicadores seguridad alimentaria y nutricional en los 18 departamentos de Honduras para el año 2022

Attachments

RESUMEN EJECUTIVO

En el presente informe se muestran los principales resultados del estudio de monitoreo de indicadores de seguridad alimentaria y nutricional en Honduras para el año 2022, que tiene como propósito disponer de información actualizada para realizar análisis de situación de inseguridad alimentaria nutricional, que sirva de evidencia para apoyar la toma de decisión a nivel nacional. Para ello se realizó un levantamiento de información a través de una encuesta remota mediante llamadas telefónica, en el que participaron 2,610 hogares con representación a nivel de los 18 departamentos del país, distribuidos en un 49.9% en el área urbana y 50.1% en el área rural. La encuesta rescató información sobre los aspectos generales y características de los hogares participantes en la muestra, principales fuentes de ingreso, acceso a los alimentos, estrategias de afrontamiento en medios de vida, participación de hogares agrícolas, duración de las reservas de alimento e intención de reducir el área de siembra en granos básicos incluyendo las principales razones.

Como parte de los resultados, en términos del poder adquisitivo a nivel de los hogares se identificó que la principal fuente de acceso a los alimentos es a través de la compra (97.1%), mientras que un 16% utiliza además la producción propia. Los ingresos de los hogares provienen principalmente del empleo informal (81.6%), siendo las actividades agropecuarias uno de los principales rubros al que están vinculados (32.1%). La recepción de remesas es una fuente alternativa de ingreso, encontrando que el 27.5% de los hogares recibieron remesas del exterior al menos una vez durante el año 2021 y que esta condición se mantiene en un 22.1% hasta el mes de marzo 2022. La mayoría de hogares (65.7%) indicó que sus ingresos no son suficientes para cubrir los costos de la canasta básica y que además un 56.9% invierte un poco más de la mitad de sus ingresos para la compra de alimentos.

A partir del indicador de estrategias de afrontamiento en medios de vida, un 83.5% de los hogares se han visto en la necesidad de aplicar estrategias de estrés, crisis o emergencia debido a la falta de alimento o dinero para la compra de los mismos. De esa proporción, 44.5% corresponde a estrategias de emergencia, siendo estos los hogares que han recurrido a actividades extremas como pedir alimentos regalados, migración permanente, o trabajar solo por alimentos.

En cuanto a la producción agropecuaria, se encontró que el 44% de los hogares realizan este tipo de actividades, siendo essu mayoría producción de granos básicos (83.3%), principalmente el cultivo de maíz y frijol; casi todos corresponden a pequeños productores, con áreas de siembra que van desde menos de una manzana hasta un máximo de 5 manzanas. Al finalizar el mes de mayo 2022, las reservas de granos se habrán agotados en un 58.3% de los hogares para el caso del maíz, 70.5% para frijol, 77.4% para maicillo y 73.4% para arroz. Con relación a la intención de reducir el área de siembra en el próximo ciclo productivo, el 26.3% indicaron reducir el área de siembra de maíz, 22.2% de frijol, 24.3% para maicillo y 22.7% para arroz; estando entre las principales razones el alto costo de los insumos agrícolas, miedo por perdidas de cosecha, falta de financiamiento y limitado acceso a tierra.

Los resultados anteriores están alineados a los supuestos planteados en el reciente Análisis CIF de Honduras en su escala aguda, realizado en enero de 2022; por lo tanto, será necesario a nivel del CONACIF retomar este informe y de considerar pertinente, realizar una actualización de la situación proyectada para el periodo junio-agosto del presente año.