El Observatorio: Honduras: Agresión física y amenazas por parte de la policía en Choluteca en contra integrantes de ACI PARTICIPA

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, programa conjunto de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y de la FIDH, solicita su intervención urgente ante la siguiente situación en Honduras.

Nuevas informaciones:

El Observatorio ha recibido información de fuentes fidedignas sobre la agresión física y las amenazas por parte de elementos de la policía en contra de integrantes de la organización de defensa de derechos humanos, Asociación por una Ciudadanía Participativa (ACI PARTICIPA) en el contexto de la violenta represión de una protesta ciudadana en Choluteca, en el sur de Honduras.

Según la información recibida, el 13 de octubre de 2018, al final de una manifestación pacífica1 que se había desarrollado sin ningún tipo de incidente, elementos de la Policía Nacional agredieron a las y los participantes en la protesta haciendo un uso excesivo de la fuerza, incluyendo el lanzamiento de bombas lacrimógenas. Como consecuencia, varias personas resultaron heridas por los golpes de los toletes o porras y por el lanzamiento de bombas lacrimógenas, algunas de ellas lanzadas directamente contra el cuerpo de las y los manifestantes, incluyendo el defensor de derechos humanos de ACI PARTICIPA, el Sr. Erick Fernando Hernández, quien junto con el resto de integrantes de la organización estaban monitoreando la protesta.

Según las mismas informaciones, la también integrante de ACI PARTICIPA, la Sra. Nivia Vargas, también resultó herida mientras trataba de dialogar con los elementos de la Policía, incluyendo el Sr. Rudery Cruz, subinspector de la Policía Nacional a cargo de la operación por órdenes del Subcomisionado de Policía, el Sr. Rolando Ponce Canales. Cuando la Sra. Vargas se acercó a los policías fue golpeada por varios agentes y como producto de los efectos del gas se desmayó y testigos presenciales vieron como dos agentes trasladaban el cuerpo inconsciente de la Sra. Vargas y lo arrojaban en la puerta de una iglesia en las cercanías.

La Sra. Hedme Castro, Coordinadora General de ACI PARTICIPA, que también estaba presente se dirigió a los agentes de Policía, incluyendo el subinspector Cruz, para denunciar que el actuar de los policías estaba contraviniendo los estándares sobre uso de la fuerza y poniendo en riesgo la integridad física de las y los manifestantes pacíficos. Sin embargo, la respuesta de los elementos de la Policía habría sido de aumentar la represión y acelerar el lanzamiento de bombas lacrimógenas, varias de las cuales alcanzaron los cuerpos de la Sra. Castro y el Sr. Hernández, quien fue encontrado inconsciente en la zona de la protesta y necesitó tratamiento médico urgente. Además, según las mismas informaciones, minutos después de que miembros de la Dirección Policial de Investigación (DPI) se apersonaran en el hospital para obtener información sobre el perfil del Sr. Hernández, un comando de la Policía Militar se estacionó en la entrada de emergencia del hospital en el que estaba siendo atendido, lo que fue percibido como un acto de intimidación.

El Observatorio recuerda que estas agresiones no son hechos aislados, sino que se suman a una larga lista de ataques en conexión con el trabajo de ACI PARTICIPA en Choluteca (ver antecedentes).

El Observatorio quisiera destacar que estos hechos se enmarcan en una campaña sistemática de ataques públicos, verbales y físicos contra las personas defensoras de derechos humanos y periodistas en Honduras, que se ha visto exacerbada desde la celebración de las elecciones en noviembre de 2017, poniéndolos en una situación de alto riesgo. En este contexto, ACI PARTICIPA, se enfrenta asimismo a una campaña sistemática de ataques, en su mayoría a manos de las fuerzas de seguridad. Preocupa particularmente la fuerte represión que se vive en la región sur de Honduras y, particularmente, en el Departamento de Choluteca en el que las movilizaciones sociales que reivindican mejores condiciones de vida o que denuncian las decenas de concesiones mineras en la región, al menos 89 entre 2013 y 2015, son atajadas con un uso excesivo de la fuerza por parte de la policía.

El Observatorio condena enérgicamente la campaña sistemática de ataques en contra de ACI PARTICIPA y, concretamente, las agresiones producidas en Choluteca y hace un llamamiento a que el Estado de Honduras tome medidas concretas urgentemente para asegurar el respeto del derecho a defender derechos humanos en el país.